Green

El mundo está lejos de dejar de lado su hábito más sucio

La humanidad sigue siendo profundamente dependiente del carbón y las esperanzas de un acuerdo para ponerle fin se desvanecen.

Una pila de carbón frente a las torres de la central eléctrica de carbón Eskom Holdings SOC Ltd. Kendal en Mpumalanga, Sudáfrica, el viernes 15 de octubre de 2021. Enviados de algunas de las naciones más ricas del mundo se reunieron con ministros del gabinete sudafricano para discutir un acuerdo climático que podría canalizar US$5.000 millones para acabar con la dependencia del carbón del país. Fotógrafo: Waldo Swiegers/Bloomberg
Por Thomas Biesheuvel y Samuel Dodge
24 de octubre, 2021 | 12:49 PM

Bloomberg — Nunca en la historia de la humanidad una tonelada de carbón había costado tanto. Los gobiernos y las empresas de servicios públicos de todo el mundo están dispuestos a pagar sumas récord para literalmente mantener las luces encendidas. Esta es la cruda realidad a la que deben enfrentarse los líderes mundiales en las conversaciones de alto nivel sobre el clima, que se celebran este mes en Glasgow, mientras se desvanecen las esperanzas de un acuerdo para poner fin a la dependencia mundial del combustible más sucio.

La quema de carbón representa el mayor obstáculo para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a 1,5 ° C. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lo llama una “adicción mortal”, y el presidente de la COP26, Alok Sharma, ha instado a los líderes a “entregar el carbón a la historia”.

Ya se han producido algunos avances: la reserva mundial de nuevas centrales eléctricas de carbón se ha reducido casi un 70% desde 2015. El presidente Xi Jinping anunció el mes pasado que China dejará de construir centrales eléctricas de carbón en el extranjero, mientras que Alemania quiere ahora poner fin a su uso del carbón para finales de esta década y más de 40 países se han comprometido a “no utilizar más carbón.” La energía renovable se está extendiendo considerablemente.

PUBLICIDAD

Ver más: La crisis energética global es la primera de muchas en la era de la energía limpia

Pero el dramático repunte de los precios en las últimas semanas muestra cada vez más claramente que no está lo suficientemente cerca. La humanidad sigue dependiendo profundamente del carbón.

A pesar del aumento de las energías renovables, el carbón sigue dominando el suministro eléctrico mundial.dfd

Por un lado, el carbón sigue dominando la combinación total de generación de electricidad del mundo por un amplio margen. Todavía se están construyendo más plantas de carbón nuevas que las antiguas que se están apagando, y la Agencia Internacional de Energía proyecta que las emisiones del sector eléctrico alcanzarán un récord en 2022 a medida que aumente el uso de la energía del carbón.

PUBLICIDAD

Para alcanzar el objetivo de 1,5 ° C, las emisiones de carbón deben reducirse en esta década aproximadamente dos veces más rápido que la contaminación del petróleo y el gas, según el análisis de Carbon Brief de escenarios de emisiones globales. Por ejemplo, en una de las docenas de posibles vías para alcanzar el objetivo, las emisiones del carbón tendrían que disminuir un 79% de 2019 a 2030.

Se trata de un reto gigantesco, que resulta aún más abrumador si se tiene en cuenta el aumento del apetito por el carbón para generar electricidad. Una crisis energética mundial y la escasez de gas natural han impulsado la demanda de carbón, lo que ha hecho que los precios se disparen a récords en términos nominales y reduzcan los suministros.

Ver más: China evalúa intervenir en el mercado del carbón para poner fin a impactante repunte

Y aunque la producción se ha visto limitada a medida que las grandes empresas mineras se retiran del carbón bajo la presión de los inversores, es probable que los altos precios atraigan a actores privados y más pequeños que no enfrentan las mismas limitaciones, lo que significa que hay más carbón disponible para quemar.

Emisiones por tipo de combustible. Gigatoneladas de CO2.dfd

Como casi todos los demás aspectos de la historia económica mundial, la demanda de carbón en las últimas tres décadas ha sido una historia sobre el ascenso de China. A medida que la base manufacturera mundial se trasladó al este, también lo hizo la demanda de energía barata y fácil de construir, necesaria para alimentar todo, desde las plantas de acero hasta las ciudades.

Desde 1990, la demanda de carbón en Estados Unidos se ha reducido a la mitad, en gran parte porque las compañías eléctricas han optado por el gas. La demanda europea se ha reducido en casi dos tercios. Sin embargo, estos avances se han visto fácilmente opacados por el crecimiento de China. Su consumo estaba más o menos a la par del de EE.UU. cuando terminó la Guerra Fría, pero ahora asciende a la impresionante cifra de 87.638 terajulios, más de la mitad de la demanda total del mundo.

PUBLICIDAD
Los aumentos en el este han compensado las caídas en el oeste.dfd

No se trata sólo de China. La India quema ahora más carbón que Europa y EE.UU. juntos, y los mineros apuestan por el aumento de la demanda en la próxima década de países como Vietnam, Bangladesh e Indonesia, aunque la preocupación por la contaminación y las alternativas más baratas amenazan con descarrilar esos planes.

Nada pone mejor de manifiesto la migración del carbón de Occidente a Oriente que el lugar donde se están retirando y construyendo centrales eléctricas. Durante décadas, las plantas han estado cerrando en toda Europa, eliminadas por una potente combinación de presión de la política climática, la caída de los costos de las energías renovables y una avalancha de gas barato.

Las nuevas plantas de carbón en Asia están compensando las plantas retiradas en otros lugares.dfd

Reino Unido, el ejemplo original de la revolución industrial del carbón, pasó 67 días consecutivos sin quemar este combustible el año pasado. Sólo España cerró siete de sus 15 centrales de carbón en 2020. En total, la mitad de las centrales de carbón de la región han cerrado o cerrarán en 2030.

PUBLICIDAD

Este año, la crisis eléctrica en Europa ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades del sistema. Reino Unido se ha visto especialmente afectado después de que la calma meteorológica afectara al suministro de energía eólica, exacerbando los efectos de una escasez regional de gas más amplia.

Ver más: Precios de energía en Europa reducen ganancias tras llegar a récord por la crisis

PUBLICIDAD

Mientras tanto, los cierres en Europa se han visto fácilmente compensados por las nuevas construcciones en Asia. China, India, Indonesia, Japón y Vietnam tienen previsto construir más de 600 centrales de carbón. Sólo China está construyendo o planificando centrales de carbón que equivalen a seis veces toda la capacidad de combustión de carbón de Alemania.

La mayor parte de la energía se genera en centrales construidas en los últimos 20 años.dfd

La década de 2010 ha sido la de las energías renovables. El rápido aumento de la tecnología, las cuantiosas subvenciones gubernamentales y la caída de los costes han hecho que los mares de paneles solares y los bosques de turbinas eólicas se conviertan en algo habitual.

Sin embargo, a pesar del enorme despliegue de las energías renovables, la quema de carbón sigue siendo la forma favorita del mundo para producir energía, con un 35% de toda la electricidad. Mientras que la cuota de las energías renovables ha crecido del 20% al 29% de la mezcla mundial en la última década, el carbón sólo ha perdido 5 puntos porcentuales en el mismo periodo.

PUBLICIDAD
Combustible más suciodfd

El carbón es la mayor fuente de emisiones de dióxido de carbono y la mayor fuente de gases de efecto invernadero del sector eléctrico. Si bien las emisiones globales de CO2 cayeron en la mayor cantidad registrada el año pasado, esto se debió a un colapso de la demanda a causa de la pandemia, más que a un cambio radical en el uso de combustibles fósiles. Las emisiones globales están aumentando de nuevo este año a medida que la economía se recupera y los cortes de energía se propagan por todo el mundo.

(Michael Bloomberg, fundador y propietario mayoritario de Bloomberg LP, la empresa matriz de Bloomberg News, se ha comprometido a aportar US$500 millones para lanzar Beyond Carbon, una campaña destinada a cerrar las plantas de carbón que quedan en EE.UU. para 2030).

PUBLICIDAD