Actualidad

Ella es la mujer que quiere redimir a Cadillac en Le Mans

Laura Klauser dirige la campaña para que en 2023 la marca de lujo de GM participe en la carrera de coches más prestigiosa del mundo por primera vez en 20 años.

Cadillac Racing; Cadillac DPi-V.R hace equipo con Konica Minolta, Mustang Sampling y Whelen Engineering en Road Atlanta en Braselton, Georgia.
Por Hannah Elliott
24 de octubre, 2021 | 05:10 AM

Bloomberg — “Los brownies me han hecho ganar relaciones como no te imaginas”, dice Laura Klauser por teléfono el 12 de octubre.

Klauser estará al mando de Cadillac en las prestigiosas 24 horas de Le Mans en 2023 tras la sorprendente decisión de la marca de participar en la carrera, por primera vez en 20 años. Tiene el tipo de cargo — directora del programa de carreras de coches deportivos — que te hace saber que “hasta ella llega todo”. Pero esta ingeniera mecánica de profesión dice que sólo en los últimos años se ha sentido lo suficientemente segura como para mostrar a sus duros colegas un lado más suave.

“Cuando era más joven, hacía todo lo posible por huir de todo lo que se consideraba femenino: no quería parecer demasiado femenina”, dice Klauser, nacida en Maryland y que lleva 13 años trabajando en General Motors Co. Empezó como ingeniera de nivel básico, pasó a ocuparse de los problemas del tren de potencia como ingeniera de integración, y más tarde dirigió los equipos de Cadillac y Camaro que competían (y a menudo ganaban) en series como las 24 horas de Rolex y el IMSA Michelin Pilot Challenge. Estas carreras se celebran en el marco de la Asociación Internacional de Deportes de Motor, una división de la Nascar.

PUBLICIDAD
Con su primer auto: un Ford ZX2, en Maryland. Photo: Laura Klauserdfd

Resulta que el lado “más suave” de Klauser surgió en forma de dulces que se daban como recompensa a los miembros del equipo y a los empleados cuando dirigía programas de carreras para GM. Pero en lugar de socavar su autoridad con su staff, hombres, en sy mayoría, las “galletas de la victoria” hechas en casa le granjearon el cariño de la gente, dice.

“Cuando era más joven, me pasé de la raya en el espacio masculino”, dice Klauser. “Pero me he dado cuenta de que hay muchos beneficios en los rasgos que clasificamos como femeninos. Una de ellas es tomarse el tiempo necesario para conocer a las personas con las que trabajas, y preocuparse por ellas como individuos y por sus seres queridos. Ser capaz de conectar a dos personas que quieren lo mismo, pero que pueden llegar a ello más rápido si trabajan juntas, eso es lo que siempre se me ha dado bien”.

Klauser tendrá que apoyarse en todo lo que ha aprendido en GM para conseguir una victoria para Cadillac en Le Mans en 2023, cuando la marca se enfrente a leyendas de las carreras extranjeras como Acura, Audi, BMW y Porsche. La carrera, que se celebra anualmente desde 1923 cerca de la ciudad de Le Mans (Francia), es el evento automovilístico de resistencia más antiguo del mundo y, junto con las 500 millas de Indianápolis y el Gran Premio de Mónaco, forma parte de la triple corona del automovilismo. El coche que gana Le Mans cubre la mayor distancia sobre su pista de 8,5 millas en 24 horas; la mayoría de los pilotos recorren más de 5.000 kilómetros (3.107 millas). La edición de 2023 será la del centenario de la carrera de coches de resistencia más prestigiosa y agotadora del mundo, que fue glamurosa en la película de Hollywood Ford contra Ferrari. Porsche es la marca que más veces ha ganado, con 19 victorias. Audi ha ganado 13 veces; Ferrari tiene nueve victorias absolutas.

PUBLICIDAD

Los coches de carreras que utilizan tecnología híbrida han competido allí durante décadas, por lo que el prototipo híbrido de Cadillac no es revolucionario, aunque será seguido de cerca. Cadillac terminó en un decepcionante 9º y 12º lugar la última vez que estuvo allí, en 2002. Sus pobres lugares 10º y 11º en 1950, la única otra vez que compitió en Le Mans, fueron igualmente poco impresionantes. (Los equipos de este tipo de carreras automovilísticas suelen presentar dos coches por carrera).

“Lamentablemente, nuestro reto es la falta de experiencia en esa serie [Fédération Internationale de l’Automobile]”, dice Klauser. “Al tener todos los programas de coches deportivos a mi cargo [en el pasado], podemos hacer mucha transferencia de conocimientos, así que eso es una buena noticia. Pero hasta que no vayas allí y lo experimentes de primera mano no es lo mismo que te digan lo que puedes esperar.”

Klauser declina especular sobre los pilotos que se nombrarían para la temporada de 2023. En las carreras del año que viene, el equipo Cadillac incluirá al veterano Rengar Van der Zande (Países Bajos), Sebastien Baude (Francia), Earl Bamber (Nueva Zelanda) y Alex Lynn (Reino Unido). Mientras tanto, Klauser trabaja con su equipo para perfeccionar el coche de carreras (todavía en forma de prototipo) y para sentar las bases de la temporada de carreras de 2023, elaborando presupuestos, recursos, objetivos y concienciación. También está en la pista. Mucho.

Hay señales auspiciosas de lo que está por venir. El fabricante italiano Dallara se ha comprometido a construir el chasis del nuevo prototipo híbrido que Cadillac correrá en Le Mans. También construyó el coche que el año pasado dio a Cadillac su cuarta victoria consecutiva en la Rolex 24 de Daytona.

Además, la carrera de 2023 del prototipo híbrido coincide con el lanzamiento del coche eléctrico de producción Cadillac Lyric, que se agotó en 19 minutos cuando salió a la venta el 18 de septiembre. La sinergia eléctrica es un buen indicador de lo que está por venir, dice Klauser.

“Estamos buscando un futuro eléctrico; Cadillac está liderando el camino [para GM]”, dice. “La capacidad de pasar directamente a las carreras totalmente eléctricas en las carreras de resistencia que nos tocan la fibra sensible, como Le Mans, todavía no ha llegado. Pero el híbrido es el siguiente paso para incorporar esa energía eléctrica a la unidad de potencia”.

Si el prototipo gana en Le Mans, dice Klauser, está planeando hacer “una tarta gigante” para celebrarlo.

PUBLICIDAD