Tecnología

“Facebook Papers”: 5 revelaciones clave de la filtración de documentos

La información provista por la denunciante Frances Haugen pone de manifiesto la incapacidad de la empresa para frenar la difusión de información errónea, discursos de odio y otros contenidos perjudiciales.

El logo de Facebook Inc. en un teléfono inteligente, en el barrio de Brooklyn de Nueva York, el viernes 24 de julio de 2020. Jones/Bloomberg
Por Bloomberg News
25 de octubre, 2021 | 11:15 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Facebook ha estado luchando por atraer usuarios más jóvenes durante más de una década, y algunos empleados de alto nivel están alarmados por la incapacidad de la empresa para mantener a los adolescentes interactuando con la red social. Cuando los analistas les preguntan sobre las perspectivas de crecimiento, los ejecutivos de Facebook suelen presentar una imagen más optimista que la descrita por investigaciones internas, alega una denunciante.

Esos son solo algunos de los hallazgos que se desprenden de una serie de declaraciones realizadas por Frances Haugen, exdirectora de producto de Facebook, a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC por sus siglas en inglés) y entregadas al Congreso, con partes redactadas por su asesor legal. Un consorcio de 17 organizaciones de noticias estadounidenses, incluido Bloomberg, ha obtenido las versiones redactadas recibidas por el Congreso.

Los documentos brindan información poco común y vívida sobre las formas en que Facebook, bajo la guía de su CEO Mark Zuckerberg, creó un gigante de redes sociales que, aunque con frecuencia publica grandes cifras de ventas y ganancias, también ha fracasado en su misión de ofrecer a los usuarios las herramientas que necesitan para construir una comunidad y acercar a las personas del mundo.

PUBLICIDAD

Ver más: ¿Meta? ¿Horizon? Informe de cambio de nombre de Facebook desata especulaciones

En defensa propia, Facebook apunta a nuevos productos y servicios que está desarrollando para atraer a usuarios más jóvenes; observa que la incitación al odio representa bastante menos del 1% del contenido total en su plataforma y que está disminuyendo; dice que utiliza investigaciones, pruebas hipotéticas y otros métodos para analizar cómo recomienda contenido y mejorar en sus esfuerzos para frenar la propagación de contenido dañino. Facebook también sostiene que ha realizado divulgaciones adecuadas sobre el crecimiento y que los documentos que Haugen compartió con la SEC representan una “selección curada” que “de ninguna manera se puede utilizar para sacar conclusiones justas sobre nosotros”.

Ver más: Opinión: Mark Zuckerberg necesita cambiar más que el nombre de Facebook

PUBLICIDAD

Aun así, los errores de la empresa están empezando a pasar factura. Los documentos describen el empeoramiento de la moral de algunos miembros del personal y los desacuerdos sobre la mejor manera de combatir el contenido dañino; las acciones de Facebook han caído más de 10% desde que el Wall Street Journal comenzó a publicar artículos basados en los documentos de la denunciante; y legisladores, que ya están sopesando una legislación que controlaría el poder de Facebook, están pidiendo una supervisión aún más estricta.

Otros datos extraídos de los documentos, investigadores y personas familiarizadas con Facebook, incluidos empleados actuales y antiguos:

  • Los ejecutivos de Facebook saben desde hace mucho tiempo que el problema de la incitación al odio en la plataforma es más grande y está más arraigado de lo que revela la empresa. Si bien Facebook prioriza la erradicación de la violencia y el contenido de odio en las naciones occidentales de habla inglesa, descuida las regiones en desarrollo, que son más vulnerables a los daños en el mundo real de la negatividad en las redes sociales.
  • El equipo de Facebook encargado de frenar el flujo de publicaciones perjudiciales se vio obstaculizado por la falta de personal, las limitaciones impuestas al desarrollo de sus productos y el algoritmo de la plataforma, centrado en la participación, que a menudo acaba promoviendo contenidos que pueden ser falsos y divisivos.
  • El personal de Facebook que estudia la desinformación ha llegado a la conclusión de que los productos principales de la red social contribuyen a la difusión de material dañino, y los propios esfuerzos de la empresa para sofocar la desinformación a veces se ven socavados por consideraciones políticas.
  • En 2019, Facebook creó una cuenta de prueba en la India para determinar cómo sus herramientas afectan a la gente en su mercado más importante; en tres semanas, la cuenta del usuario ficticio se convirtió en un torbellino de noticias falsas e imágenes incendiarias.
  • El propio personal de Facebook, incluidos los investigadores internos, culparon a la empresa por no haber frustrado la proliferación de grupos que fomentaron la violencia el 6 de enero.


PUBLICIDAD