Medio Oriente

Talibán recorta aranceles de importación de alimentos con más afganos pasando hambre

El país depende en gran medida de las importaciones y de la ayuda exterior para su suministro de alimentos.

Los miembros del Talibán reunidos frente a la gobernación de Herat después de la finalización de la retirada de Estados Unidos de Afganistán.
Por Eltaf Najafizada
27 de octubre, 2021 | 03:05 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El gobierno Talibán ha recortado los aranceles a la importación de alimentos básicos al tiempo que lucha contra la subida de los precios y la escasez de dinero en efectivo, que han hecho más difícil para los afganos alimentar a sus familias justo cuando se avecina un amargo invierno.

Afganistán ha tenido que lidiar a menudo con la subida de los precios de los alimentos debido a la escasez y a los problemas de las cadenas de suministro, lo que ha supuesto un problema importante para los miembros del Talibán que tomaron el poder en agosto cuando las tropas estadounidenses se estaban retirando. El país depende en gran medida de las importaciones y de la ayuda exterior para su suministro de alimentos.

PUBLICIDAD

Ver más: Economía afgana necesita “volver a respirar”, dice Secretario General de ONU

El Ministerio de Finanzas redujo los aranceles de importación de una tonelada de harina a 1.000 afganis (US$11) desde los 3.095 afganis anteriores, mientras que los de una tonelada de aceite de cocina se redujeron a más de la mitad, a 2.012 afganis, desde 5.885 afganis, dijo por teléfono el portavoz Ahmad Wali Haqmal. Los derechos de importación de una tonelada de azúcar se redujeron a 1.548 afganis, desde 3.483 afganis.

PUBLICIDAD

Afganistán obtiene más de la mitad de sus necesidades alimentarias de los países vecinos, en particular Pakistán, Kazajstán y Uzbekistán, dijo Haqmal. El país es también un importante comprador de arroz: consume unas 600.000 toneladas anuales, añadió.

Algunas de las importaciones se introdujeron de contrabando para evitar los aranceles y algunos funcionarios de aduanas fueron sobornados para ayudar, dijo Haqmal. Los miembros del Talibán están trabajando para acabar con la corrupción y, como resultado, los ingresos por aranceles se han duplicado hasta alcanzar los US$4 millones diarios en comparación con el mes pasado, añadió.

Se acerca el invierno

Es mucho lo que está en juego para los miembros del Talibán y Afganistán a medida que se acerca el invierno. Un informe de las Naciones Unidas del 25 de octubre advertía que más de la mitad de la población afgana se enfrentaría a una situación de hambre aguda a partir del próximo mes, impulsada por una crisis económica cada vez más profunda.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación señaló que la cifra de 22,8 millones de personas en peligro es la más alta en los 10 años transcurridos desde que se comenzaron a recopilar los datos. Es un 37% más alta que la anterior evaluación, en abril, antes de que los talibanes tomaran el poder.

PUBLICIDAD

Para tratar de resolver el problema, los miembros del Talibán presentaron esta semana en Kabul un programa de “alimentos por trabajo”. El plan consistía en dar trabajo a 40.000 personas que recibirían sacos de trigo como pago, según informó el Ministerio de Agricultura, Riego y Ganadería.

La comunidad internacional ha acordado canalizar la ayuda a través de las Naciones Unidas, ya que no existe un consenso firme sobre cómo interactuar con el Talibán. Estados Unidos y sus aliados han dicho en repetidas ocasiones que el gobierno de Afganistán será juzgado por sus acciones y no por sus palabras.

PUBLICIDAD

China tiene previsto proporcionar ayuda humanitaria a Afganistán, según declaró el miércoles el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian. “China insta a Estados Unidos y a los países occidentales a que levanten las sanciones y pide a todas las partes que se comprometan con los miembros del Talibán afganos de forma racional y pragmática”, declaró en una rueda de prensa.

Hay informes de que algunos países podrían tender la mano. La Unión Europea está estudiando un plan para reabrir su oficina diplomática en Kabul con el fin de ejercer presión para que se respeten los derechos humanos y contribuir con la ayuda humanitaria, informó el Financial Times. Los miembros del Talibán han acogido con satisfacción la decisión.

PUBLICIDAD

Ver más: La UE se reunió con el Talibán para dialogar sobre la presencia diplomática en Kabul

Con la asistencia de Lucille Liu.

PUBLICIDAD