Mundo

Aumenta el número de personas sin hogar en las principales ciudades de Brasil

En Sao Paulo, la ciudad más grande de América Latina, se estima que el número de personas que no pueden pagar una vivienda ahora asciende a más de 66.000.

Miembros del (MEPSRSP) Movimiento Estatal de la Población sin Hogar de Sao Paulo, durante de las donaciones de alimentos a las personas que experimentan la falta de vivienda en la región central de Sao Paulo, Brasil, el martes 26 de octubre de 2021.
Por Andrew Rosati
30 de octubre, 2021 | 04:46 PM

Bloomberg — Todo empezó con un par de docenas de sopas repartidas entre los más necesitados de Sao Paulo. Veinte meses después de la aparición del coronavirus, todas las mañanas se forma una fila de cientos de personas que buscan comida frente a la oficina de Robin Mendoca en el centro de la ciudad, que serpentea durante varias manzanas bajo una de las principales avenidas de la ciudad.

“Empezamos atendiendo a 30, luego a 1.000, y ahora a 1.400 personas diariamente”, dice Mendoca, presidente de la sección de Sao Paulo del Movimiento Estatal para la Población sin Hogar, o MEPSR. “Y cada día crece”.

El Covid está desapareciendo de las mayores ciudades de Brasil, pero el hambre persiste. En Sao Paulo, la ciudad más grande de América Latina, el MEPSR, un grupo de defensa, estima que el número de personas que no pueden pagar una vivienda ahora asciende a más de 66.000, casi el triple de la cantidad del censo más reciente realizado en 2019. En Río de Janeiro hay más de 14.000, es decir, casi el doble del último recuento oficial del año pasado.

PUBLICIDAD

Un portavoz de la alcaldía de Río de Janeiro se negó a comentar los datos no oficiales, mientras que el gobierno de la ciudad de Sao Paulo dijo que actualmente está realizando un censo de personas sin hogar. Pero las cicatrices económicas del virus están ahora a la vista mientras millones de brasileños intentan volver a su vida anterior a la pandemia.

Las tiendas de campaña y los frágiles refugios se alinean en las aceras. Familias enteras piden limosna en los cruces más concurridos. Las colas salen de las puertas de las iglesias y las organizaciones de ayuda.

La espera para conseguir una plaza en un hotel reconvertido en refugio del centro de Río, llamado Hotel Acolhedor, comienza a primera hora de la mañana. “Tienes hasta las 3 de la tarde para asegurarte una cama, de lo contrario, vuelves a la calle”, dice Almir da Silva Junior, en una tarde reciente. Este albañil de 25 años fue despedido hace tres meses. Él y su mujer dejaron a su hija con sus abuelos en las afueras y empezaron a acampar en el centro.

PUBLICIDAD

“El lugar de trabajo cerró, y yo estaba desesperado”, dice da Silva Junior. Ahora es un asiduo del albergue y dice que ha pasado de buscar comida a buscar trabajo. “Con un poco de suerte, pronto no estaré haciendo cola”.

Las vacunas se han generalizado, pero la inflación de dos dígitos está desgastando los débiles avances que Brasil logró tras superar la crisis económica del año pasado. El presidente Jair Bolsonaro, que restó importancia a los riesgos del virus desde su aparición, proporcionó inicialmente miles de millones de dólares de ayuda de emergencia a los pobres de la nación para amortiguar el golpe. La ayuda se redujo y expirará a finales de este mes.

El presidente promete ahora ampliar significativamente las transferencias de efectivo a los pobres antes de las elecciones del próximo año. No hay duda de la necesidad, pero los economistas temen que un mayor gasto público pueda disparar aún más los precios.

“El dinero no dura en ningún sitio”, dice Andreina Santos da Silva, de 21 años, al registrarse en el refugio de Río. Ella y su marido dejaron su casa cerca de la ciudad amazónica de Manaos hace seis meses, aceptando un trabajo en una empresa de mudanzas que les llevó a la ciudad costera de Fortaleza, donde el propietario se negó a pagar.

La pareja trató de conseguir trabajos esporádicos en ciudades de la costa brasileña, antes de emprender el largo viaje hacia el sur, a Río, con la esperanza de encontrar un trabajo más estable. Durmieron en la playa tres días antes de oír hablar del Hotel Acolhedor.

“Aquí es donde vamos a empezar de nuevo. Aquí es donde vamos a alquilar una habitación propia”, dijo.

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de Luana Reis.



PUBLICIDAD



PUBLICIDAD