Mundo

Hui, de Evergrande, acumuló miles de millones en dividendos antes de la crisis

Hui ha recibido más de US$7.000 millones en dividendos desde que la empresa empezó a cotizar en 2009.

Hui Ka Yan.
Por Blake Schmidt y Venus Feng
30 de octubre, 2021 | 04:19 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Cuando Hui Ka Yan recorría el mundo en un jet privado, derrochando en mansiones y joyas en la cima de la Edad Dorada de China, su extravagante estilo de vida apenas destacaba entre el pujante grupo de multimillonarios del país.

Ahora, el imperio inmobiliario del fundador del Grupo Evergrande de China se tambalea al borde del incumplimiento, y su fortuna personal ha aterrizado de lleno en la mira del gobierno chino.

PUBLICIDAD

Mientras Evergrande lucha por cumplir sus obligaciones con acreedores, proveedores y propietarios de viviendas, las autoridades de Pekín instan a Hui a aliviar la crisis con su propio patrimonio. La directiva se produjo después de que Evergrande incumpliera incumpliera la fecha límite inicial del 23 de septiembre para el pago de intereses de uno de sus bonos en dólares, según personas familiarizadas con el asunto.

Esto está llamando la atención sobre una pregunta difícil de responder: ¿Cuánto dinero tiene Hui? La suma (aunque probablemente sea una pequeña fracción de los más de US$300.000 millones de pasivos de Evergrande) puede ayudar a determinar la gravedad de una crisis que ha sacudido el mercado crediticio de China y ha socavado la confianza en un sector inmobiliario que representa aproximadamente una cuarta parte de la producción económica del país.

PUBLICIDAD

Ver más: China insta a fundador de Evergrande a pagar deuda con su propia fortuna

El índice de multimillonarios de Bloomberg estima que la fortuna de Hui es de US$7.600 millones, por debajo de los US$42.000 millones de su pico en 2017. Aunque el valor de su participación en Evergrande ha caído más del 80% este año, Hui ha recibido más de US$7.000 millones en dividendos desde que la empresa empezó a cotizar en 2009, la mayor cantidad entre los 82 magnates chinos rastreados por Bloomberg.

Pagos generososdfd

La cuestión de a dónde ha ido a parar la riqueza personal de Hui puede influir ahora en si su empresa tiene la capacidad de seguir pagando las deudas a corto plazo. No sería el primer magnate inmobiliario chino que proporciona a su empresa la financiación que tanto necesita: Las acciones de Guangzhou R&F Properties Co. subieron el mes pasado después de que los principales accionistas prometieran US$1.000 millones de financiamiento.

Aunque Evergrande pagó un cupón de US$83,5 millones a los tenedores de bonos internacionales la semana pasada antes del vencimiento de un período de gracia, la compañía tiene problemas para recaudar fondos a través de la venta de activos, instituciones financieras o amigos adinerados. A principios de este mes, un expediente mostró que Hui comprometió 500 millones de acciones de Evergrande, casi el 5% de su participación en el desarrollador, a una entidad que no es un banco ni una firma financiera. Más tarde, uno de sus asociados comprometió una casa en Hong Kong como garantía para un préstamo, y los medios locales estimaron su monto en US$38,6 millones.

PUBLICIDAD

Hui acumuló muchos de sus activos a través de las empresas Evergrande o de sociedades ficticias en el extranjero, una táctica habitual de los ricos para proteger legalmente sus activos de los acreedores, las autoridades fiscales y el escrutinio público. Fue uno de los magnates asiáticos que aparecieron en los Papeles de Panamá en 2016.

Hui y su esposa controlan el 77% de Evergrande, la mayor parte a través de una entidad de las Islas Vírgenes Británicas, Xin Xin (BVI) Ltd., según una presentación realizada este mes en la bolsa de Hong Kong. En 2014, compró una mansión de US$30 millones en Sídney utilizando una cadena de empresas fantasma en cascada, una de las cuales se llamaba Golden Fast Foods Pty. Más tarde, Australia le obligó a vender la propiedad porque el acuerdo violaba las reglas de inversión extranjera.

PUBLICIDAD

Hui no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios enviada a través de Evergrande.

El fundador de Evergrande es el último magnate que gasta a lo grande y que se enfrenta a un mayor escrutinio por parte de Pekín, mientras el presidente Xi Jinping trata de dirigir el país hacia el objetivo de la “prosperidad común”. La atención a las extravagancias de los multimillonarios refuerza la necesidad de una mayor presencia del partido en las empresas chinas, dijo Alex Payette, director ejecutivo de la consultora Cercius Group, con sede en Montreal.

PUBLICIDAD

Hui, que nació en la provincia central china de Henan en 1958 y perdió a su madre cuando era un bebé, salió de la pobreza gracias a la educación. Se graduó de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan en 1982 cuando la economía de la nación comenzaba a abrirse y fundó Evergrande en 1996 después de una temporada en una empresa siderúrgica.

Convirtió su empresa en uno de los desarrolladores inmobiliarios más grandes de China a través de la emisión de deuda, y más recientemente se expandió a la administración de propiedades y los vehículos eléctricos. Hui también tiene operaciones que van desde equipos de fútbol y voleibol hasta agua mineral, entretenimiento en línea, administración de patrimonio y seguros.

PUBLICIDAD

Ver más: Cómo el fundador de Evergrande está tratando de salvar su imperio

A medida que su influencia crecía, Hui se aseguró de que sus prioridades comerciales estuvieran alineadas con las del Partido Comunista de China. Es miembro del Comité Consultivo Político, que ayuda a asesorar al gobierno sobre políticas, y ha promocionado que su empresa creó millones de puestos de trabajo y pagó miles de millones de yuanes en impuestos. Forbes lo clasificó como el principal filántropo de China y fue nombrado uno de los 100 empresarios más destacados del país en 2018.

PUBLICIDAD

Desmond Shum, autor de Red Roulette, que describe los días de auge de China para los magnates en busca de riqueza en la década de 1990, dijo que una vez fue a comprar con Hui un superyate en la costa sur de Francia. Hui se imaginaba un “palacio flotante para cenar con los funcionarios frente a la costa china, lejos de las miradas indiscretas de la policía anticorrupción y de sus incipientes paparazzi”, escribió Shum.

Hui también compró dos anillos de US$1 millón por capricho, según Shum, que añadió que derrochar en artículos de gran valor era su forma de llamar la atención de los gobernantes. En 2012, se ganó el apodo de “hermano del cinturón” tras ser fotografiado con un cinturón de Hermes para asistir a una reunión del órgano consultivo del gobierno en Pekín.

Si bien los tiempos han cambiado, Hui escribió en una carta a los empleados el mes pasado que mantiene la esperanza sobre el futuro.

“Creo que Evergrande puede salir de la hora más oscura gracias al esfuerzo de nuestros directivos y empleados”, escribió. “Mantendremos nuestro espíritu frente a todas las dificultades, haciendo nuestro mejor esfuerzo para cumplir con nuestras responsabilidades sociales”.

Con la asistencia de Emma Dong.

PUBLICIDAD