Líderes del G-20 aprueban acuerdo fiscal mundial que pone fin a años de conversaciones

Los dirigentes de las mayores economías del mundo dieron luz verde a un ambicioso plan para revisar la forma en la que los países gravan a las empresas multinacionales.

Bloomberg Línea
Por Christopher Condon
30 de octubre, 2021 | 09:30 AM

Bloomberg — Los líderes de las mayores economías del mundo reunidos en Roma aprobaron formalmente este sábado un ambicioso plan para revisar la forma en que los países de todo el mundo gravan a las empresas multinacionales.

Los jefes de gobierno respaldaron el acuerdo durante su primera sesión formal de conversaciones en una cumbre del Grupo de los 20, según un resumen de la sesión obtenido por Bloomberg News y dos funcionarios estadounidenses que hablaron bajo condición de anonimato porque la información aún no era pública.

Ver más: G20: Guzmán pidió una definición de reglas para reasignar los recursos del FMI

El viernes, un alto funcionario de la administración estadounidense, que viajaba con el presidente Joe Biden, calificó el plan como una remodelación histórica de las normas de la economía mundial que obligará a las empresas a pagar su parte justa de impuestos. Eso se hizo eco de comentarios anteriores de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, cuyo apoyo ayudó a impulsar un acuerdo que había languidecido durante la administración del presidente Donald Trump.

PUBLICIDAD

El pacto ya había obtenido en octubre el apoyo, en principio, de 136 gobiernos bajo los auspicios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y los ministros de finanzas del G-20 aprobaron un marco para el acuerdo en julio.

Los países firmantes también deben cumplir con la promulgación de legislación nacional para aplicar las nuevas normas fiscales y con la aprobación formal de un convenio multilateral, que será redactado por la OCDE.

Estados Unidos y cinco gobiernos europeos contribuyeron al acuerdo con un acuerdo paralelo, anunciado el 21 de octubre. Permite a los países europeos mantener, por ahora, los llamados impuestos sobre los servicios digitales a gigantes tecnológicos como Facebook Inc. y Amazon.com Inc. que, según las autoridades estadounidenses, discriminan injustamente a las empresas estadounidenses. Eso permite a esas naciones mantener los ingresos y mantiene la presión sobre el Congreso para que apruebe las nuevas normas frente a las objeciones de los principales republicanos.

PUBLICIDAD

Créditos fiscales

Cuando entre en vigor un nuevo régimen fiscal global en los próximos dos años, los países europeos ofrecerán un crédito para reembolsar de forma efectiva cualquier impuesto recaudado que supere lo que las empresas pagarían bajo el acuerdo fiscal global.

A pesar del firme respaldo del gobierno de Biden, el acuerdo general puede seguir enfrentándose a su mayor reto en Estados Unidos, donde no se sabe si el presidente podrá convencer a suficientes legisladores para que aprueben la nueva reasignación de impuestos.

Ver más: Borrador de Cumbre G20 incluye promesa de dejar de financiar carbón

Mientras que los demócratas del Congreso pueden aplicar el impuesto mínimo del 15% por su cuenta este otoño como parte del paquete de gasto social propuesto por Biden, la promulgación de la parte de reasignación de impuestos puede llevar varios meses más y se enfrentará a la dura oposición de los republicanos.

“El gobierno de Biden retrocedió al no exigir la derogación inmediata de los impuestos discriminatorios, que continuarán durante años, si no indefinidamente”, dijeron en un comunicado el 22 de octubre el senador Michael Crapo, de Idaho, y el representante Kevin Brady, de Texas, los dos principales republicanos de las comisiones de redacción de impuestos del Congreso. “La administración simplemente se conformó con una promesa vacía: si reformamos nuestras leyes fiscales a satisfacción de estos países, entonces ellos concederán a las empresas estadounidenses créditos fiscales contra futuros impuestos.”

-- Con la asistencia de Justin Sink, Isabel Gottlieb y Michael Rapoport.