Criptomonedas
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — El viejo adagio de la publicidad es: “Vende el chisporroteo, no el bistec”. A la hora de hablar de criptomonedas, la proporción de chisporroteo por bistec está fuera de serie.

Una ráfaga de anuncios de nuevos tokens digitales en el metro de Londres están promocionando “GRANDES” ganancias. Una promete ser la cripto que cambiará la vida de todos aquellos que se " perdieron " a dodgecoin, un token meme con temática del perro shiba inu que vio enormes ganancias a principios de este año cuando la tercera ola de Covid-19 se enfureció. Otro anuncio de una aplicación para realizar operaciones sugiere que cualquiera que se sienta intimidado por esta clase de activos debería “sentarse, relajarse” y dejar que los algoritmos manejen sus operaciones.

Esta es una tendencia mundial inquietante: la industria cripto está reciclando las ganancias de los confinamientos y convirtiéndolas en marketing descarado y eslóganes diseñados para impulsar a las personas a que regresen por más. El metro de París se cubrió recientemente con anuncios de criptos que se burlaban del débil poder adquisitivo de quienes están atrapados en cuentas de ahorro regulares. En los EE.UU., Spike Lee es el rostro de los anuncios de cajeros automáticos de criptodivisas que ofrecen “dinero nuevo” en medio de imágenes de billetes en llamas.

Robinhood ha registrado un descenso de los ingresos por comercio de criptomonedas en el tercer trimestre.
Transacciones de cripto, basadas en ingresos ( totales netos)
Fuente: Documentos presentados de la empresadfd

La principal fuente de poder de estas campañas publicitarias proviene de generar un miedo a perderse algo (FOMO por sus siglas en inglés). La tecnología rara vez se presenta en ellas. El riesgo de los precios volátiles y sufrir pérdidas financieras está relegado a una letra diminuta. Es algo potente: una encuesta de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido publicada este mes encontró que el 58% de las personas que comercian con productos de alto riesgo como las criptomonedas lo hicieron alentadas por las redes sociales y sus amigos.

PUBLICIDAD

Se agradecería algún tipo de limpieza, incluso si los sectores con problemas de liquidez como el transporte público tienen que conformarse con menos dinero de los profundos bolsillos del ecosistema cripto. Ya ha habido algunas prohibiciones de anuncios en el Reino Unido, donde los organismos de supervisión decidieron que varias campañas de marketing eran engañosas e irresponsables. Una de ellas, prohibida en marzo, se dirigía a los jubilados, que habrían necesitado una piel gruesa para soportar la posterior caída del 48% en el precio de bitcoin. (La agencia de transporte de Londres le dijo esta semana al Financial Times que no es su trabajo verificar que los anuncios sigan las reglas).

Pero tomar medidas enérgicas contra las campañas publicitarias riesgosas o fraudulentas no es una varita mágica. El mundo posterior al Covid-19 ha creado un mercado alcista para las narrativas económicas virales que ofrecen respuestas fáciles a un mundo complicado, y esto va mucho más allá de las vallas publicitarias.

Indice de criptomonedasdfd

Las redes sociales, por ejemplo, claramente serán un campo de batalla mucho más grande para los reguladores. Redes como Google y Facebook Inc. de Alphabet Inc. impusieron prohibiciones a muchos anuncios de criptos en medio del último gran ciclo de auge y caída de bitcoin en 2018, pero ahora están levantando las restricciones. Las grandes tecnológicas parecen envalentonadas por una mayor adopción, regulación y sus propias estrategias cripto. La autorregulación todavía parece estar a la orden del día aquí.

PUBLICIDAD

El papel de los influencers para incitar a los inversores también está creciendo. Ya no se trata solo de “cryptopump999″ que repite “bitcoin es inevitable” o “HODL”. Algunas de las personas más ricas del mundo están promocionando bitcoin como cobertura contra una catástrofe económica inminente, sin importar cuán débil o inexistente sea la evidencia.

Jack Dorsey, de Twitter Inc., tuiteó la semana pasada: “La hiperinflación lo cambiará todo. Está sucediendo.” Añadió: “Sucederá pronto en EE.UU. y también en el mundo”. El tweet desencadenó un festival de respuestas de los evangelistas de bitcoin, que comandaban a sus seguidores a que compraran más. No importa que incluso una tasa de inflación de EE.UU. del 5% no se parezca en nada a la hiperinflación, o que bitcoin haya fallado en gran medida como cartera de cobertura a lo largo de su historia. Las decisiones se tomarán en función de la percepción más que de la realidad.

Robert Shiller ha identificado correctamente a las criptomonedas como un ejemplo puro de economía narrativa: “Una historia contagiosa que tiene el potencial de cambiar la forma en que las personas toman decisiones económicas”. El chisporroteo se vuelve irresistible.

Entonces, si bien los reguladores deberían centrarse en los anuncios cripto fraudulentos y riesgosos, la sociedad también debe trabajar para mejorar la educación financiera y digital para una generación que siente que se está quedando sin tiempo para generar riqueza. Las redes sociales no van a ninguna parte, y tampoco las fintech; en todo caso, se han acelerado desde la pandemia, al igual que sus riesgos. Mientras tanto, solo podemos intentar imaginar cómo sería un anuncio de cripto honesto.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.