Estilo de vida

Dune es la epopeya de ciencia ficción que los traders siempre habían querido

El comercio de materias primas es un ingrediente inesperado en esta película de Denis Villeneuve

Dunas en el desiero
Por Max Reyes
31 de octubre, 2021 | 02:14 PM

Las escabrosas rivalidades que definen el mundo de los negocios han servido durante mucho tiempo como material para dramas televisivos de prestigio como Billions y Succession. Pero la nueva película de ciencia ficción del director Denis Villeneuve, Dune, que se estrenó el 22 de octubre en EE.UU., se inspira en un rincón improbable y poco sexy del capitalismo: el comercio de materias primas. Al hilar una compleja historia sobre la familia, la venganza y el destino, tiene el efecto de hacer que los mercados sean convincentes y accesibles para un público algo más amplio de lo habitual.

Ambientada en un futuro muy, muy lejano  — el año 10.191, para ser exactos — en una galaxia nada lejana, Dune es una adaptación bastante fiel de aproximadamente la primera mitad de la novela de 1965 del autor Frank Herbert, que desafía el género. No hay extraterrestres que hablen, pero sí mucha intriga palaciega. A continuación, leves spoilers.

También lee: James Bond encabeza lista de películas y hace de octubre el nuevo julio para cines

PUBLICIDAD

Paul Atreides (Timothée Chalamet) es el único heredero de una familia noble que ejerce una creciente influencia sobre la aristocracia bizantina que gobierna la humanidad bajo el emperador Shaddam IV. La popularidad del padre de Paul, el duque Leto (Oscar Isaac), hace que el emperador urda un complot contra los Atreides, un plan que los coloca en el control del planeta desértico Arrakis (también conocido como Dune, de ahí el título). Su administración del planeta les hace responsables de la recolección y distribución de una sustancia llamada “especia”, que es esencial para los viajes espaciales y ofrece diversos beneficios para la salud.

Ese es el argumento: William Shakespeare a la manera de Andrew Ross Sorkin, con una buena dosis de espectáculo visual. En muchos sentidos, el alcance de la película es titánico, tanto por la escala de la historia que pretende contar como por la cantidad de estímulos con los que bombardea a los espectadores. (Verla en IMAX es intenso). Un desierto interminable, monstruos que parecen extenderse a lo largo de kilómetros, explosiones que hacen temblar el teatro y voces en off moduladas que pueden doblegar la voluntad de otra persona: Todo esto sale aquí.

En el centro está la especia, la razón por la que Arrakis es tan valiosa, la razón (nominal) por la que los Atreides son enviados allí, y la razón por la que los amargos rivales de la casa, los Harkonnen, están tan interesados en arrebatarles el planeta. Es aquí donde los ojos de cualquier trader de materias primas del público se iluminarán al darse cuenta, por lo que parece ser la primera vez, de que hay una superproducción adaptada exactamente a sus intereses. (O, al menos, a lo que hacen durante la jornada laboral, menos el polvo).

PUBLICIDAD

La idea de una sustancia absolutamente inestimable para los viajes y la actividad económica tiene algunos paralelismos obvios con el mundo real. Aunque el libro es anterior al embargo petrolero árabe de los años setenta, en cierto modo lo predice, y el desierto azotado por el viento y los términos y frases árabes salpicados en la película apuntan a claros paralelismos entre la ficticia Arrakis y los petroestados de Medio Oriente.

Hay algunas metáforas más acertadas en la actualidad. La pandemia ha bloqueado las cadenas de suministro mundiales, creando una escasez de semiconductores que ahora son esenciales para la tecnología de todo, desde las computadoras hasta las lavadoras, pasando por los coches y los camiones, lo que no se corresponde exactamente con las “naves gigantes capaces de viajar por el espacio”, pero sirve como el análogo más cercano en el mundo real.

También lee: Secuela de ‘Venom’ de Marvel y Sony lidera taquilla de EE.UU. en debut

El hecho de que la especia sólo pueda encontrarse en un planeta y que su obtención sea tan peligrosa y difícil (gracias, gusanos de arena) significa que cualquier contratiempo en la producción hace que los almacenes de especias existentes sean aún más valiosos, algo que los Harkonnen parecen dispuestos a aprovechar hacia el final de la película. Si te viene a la mente la cantidad de dinero que ha ganado Jeff Bezos, de Amazon.com, durante la pandemia, bueno, es sólo un signo de los tiempos. Y todo esto sin ni siquiera considerar el valor del agua en este (nuestro) planeta.

En un momento dado, el hombre de armas Gurney Halleck (Josh Brolin) se pregunta si Paul puede imaginarse la riqueza de la que disponen los Harkonnen gracias al comercio de especias. Y un problema clave que persigue a los Atreides es el mal estado del equipo utilizado para recolectar y cosechar la especia, debido en parte al sabotaje, pero también a la falta de inversión en infraestructura. La película también deja claro que la recolección de la especia conlleva inevitablemente el conflicto y la explotación de los Fremen, que habitan en los desiertos del planeta y llevan una vida ardua, en la que sus ojos azules brillantes reflejan la dura realidad del capitalismo.

Dune invita a hacer comparaciones con acontecimientos del mundo real, ya que la película comienza con el ataque de los Fremen a los recolectores de especias y una voz en off de Chani (Zendaya) que describe la crueldad infligida a su pueblo por los extraterrestres que llegan a su planeta para reclamar sus riquezas. La secuencia recuerda a la oposición de los nativos estadounidenses al oleoducto Dakota Access y a las interacciones entre los mineros de Brasil y los grupos indígenas. En una escala aún mayor, una disputa entre Irak y Kuwait sobre la producción de petróleo y energía condujo parcialmente a la Guerra del Golfo.

PUBLICIDAD

La película dedica mucho menos tiempo a abordar el hecho de que su escenario y su premisa están impregnados de orientalismo y de tropos de salvadores blancos, que probablemente estarán aún más en primer plano si la inevitable secuela, aún por estrenar, se ciñe a los acontecimientos de la novela. El material original muestra su edad: Las representaciones del fanatismo religioso parecen muy pesadas, en el mejor de los casos, y equivocadas, en el peor de los casos, y en el actual clima de reflexión sobre la representación en el arte y la cultura, no actualizar el texto parece un gran paso en falso.

Todo esto plantea una pregunta fundamental: “¿Es una disputa económica suficiente para colgar un drama de dos horas y media de duración?”

Es una gran pregunta, y justa. Y aunque no todos los elementos se conjugan a la perfección, el marco proporciona una base sólida para la acción que se desarrolla en la pantalla, así como una oportunidad para reflexionar sobre los sistemas económicos que conforman nuestro mundo. Si la codicia es intrínseca al capitalismo y conduce inevitablemente al conflicto y la desigualdad, eso, y los gusanos de arena, deberían evitarse a toda costa.

PUBLICIDAD