Green

COP26: Greta Thunberg califica proyectos de compensación de CO2 como “greenwash”

La ecologista sueca aseguró que las empresas de combustibles fósiles y los bancos están intentando “dar a los contaminadores un pase libre para seguir contaminando”.

Las activistas climáticas Greta Thunberg, en el centro, Vanessa Nakate, en el centro a la derecha, Isabelle Axelsson, en el tercer lugar a la izquierda, y Luisa Neubauer, en el centro a la izquierda, sostienen pancartas mientras participan en una manifestación en la jornada de clausura del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, el viernes 24 de enero de 2020.
Por Jessica Shankleman y John Ainger
03 de noviembre, 2021 | 05:04 PM

Bloomberg — Greta Thunberg y otros activistas se presentaron en un panel en el marco de la COP26 para crear conciencia sobre los peligros de depender de las compensaciones de carbono para reducir las emisiones.

Su presencia atrajo a una multitud de personas al espacio de reunión a pesar de las reglas de distanciamiento social. La ecologista sueca se sentó al fondo de la sala, pero antes tuiteó que las empresas de combustibles fósiles y los bancos están intentando “dar a los contaminadores un pase libre para seguir contaminando”.

El exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, quien lidera un grupo de trabajo de cientos de grandes contaminadores y expertos en sostenibilidad para ampliar el mercado voluntario de compensación de carbono, llegó al evento después de Thunberg. El momento llegó en un día en el que los jefes de finanzas reunieron billones de dólares para desplegarlos en la lucha contra el cambio climático.

PUBLICIDAD

Pero fuera de las salas de conferencias donde la élite financiera hablaba de sus planes, la frustración creció entre otros participantes de la COP26, que dijeron que habían sido excluidos de las discusiones y criticaron los compromisos por considerarlos demasiado escasos y demasiado tarde.

Activistas y miembros de organizaciones no gubernamentales, algunos de los cuales se habían costeado ellos mismos un viaje de miles de kilómetros para asistir a la cumbre, afirmaron que se les había excluido del recinto principal y se les había pedido que se conectaran desde sus habitaciones de hotel.

Si bien los organizadores de Reino Unido se comprometieron a hacer de la reunión de las Naciones Unidas de dos semanas en Escocia la más inclusiva hasta la fecha, un grupo conocido como COP Coalition la calificó como “la cumbre climática menos accesible de la historia”.

PUBLICIDAD

Los problemas de acceso amenazaron con eclipsar el tercer día de la cumbre de la ONU sobre el cambio climático en Glasgow, que se dedicó al papel de las finanzas para salvar el planeta. Carney lo inició anunciando que más de US$130 billones en los balances bancarios estarían cubiertos por metas de cero neto.

Algunos no se dejaron impresionar por las enormes sumas expuestas.

Sonam Phuntsho Wangdi, quien preside el llamado grupo de países menos desarrollados, dijo que el progreso fue “decepcionante y en cierto modo también aterrador”.

Subrayando la división en las percepciones sobre el éxito de las promesas, pidió que se pongan a disposición fondos adicionales para los países que ya sufren el cambio climático, haciéndose eco de la consternación expresada durante los últimos dos días por numerosos líderes de estados más pequeños e insulares que ya están presenciando el impacto devastador de los países que sufren el cambio climático. tormentas severas, inundaciones y sequías.

Ver más: ¿De qué va la COP26? 7 datos para que entiendas la conferencia climática

Los organizadores de las conferencias climáticas anuales de la ONU tradicionalmente permiten que las ONGs y los activistas observen las negociaciones para que puedan monitorear el progreso de forma independiente. Sin embargo, aunque se habían acreditado “miles de observadores” de ONGs ambientales, solo cuatro pudieron ingresar a la sala, dijo Sébastien Duyck, abogado principal del Programa de Clima y Energía con sede en Washington en el Centro para el Derecho Ambiental Internacional, y lo calificó como “no sólo una decepción, pero también un ultraje “.

PUBLICIDAD

Fuera del recinto, los delegados y observadores llegaron para encontrar largas colas que muchos esperaban que se redujeran con la salida de los líderes y jefes de estado. En cambio, la espera agravó el enfado por el acceso limitado.

En un comunicado, los organizadores dijeron que la COP26 estaba experimentando “un nivel de asistencia muy alto” y que las restricciones por la pandemia significaban que la entrada podría estar limitada a aquellos que tuvieran que estar físicamente presentes. Se animó a todos los que pueden participar de forma remota a hacerlo.

Los participantes de la COP26 no viajaron a Escocia para ver los procedimientos desde un hotel con mala conexión Wi-Fi mientras los asientos del plenario permanecen vacíos, dijo Ellery Li, asesor de proyectos de la Red de Acción Climática Juvenil de China. “La sociedad civil debe ser tratada como un socio igualitario con igual acceso a las negociaciones”, dijo Li.

Con la asistencia de Ewa Krukowska, Jennifer A. Dlouhy y Karoline Kan.

PUBLICIDAD