Silencio ensordecedor de México hace retroceder bonos de Pemex

Los inversionistas frenen su entusiasmo, a una semana de conocer que el Gobierno se haría cargo de sus pagos de amortización.

Octavio Romero, CEO de Pemex, sorprendió a los inversionistas el 27 de octubre al decir que el Gobierno se haría cargo de los pagos de amortización de deuda de Pemex.
Por Justin Villamil
03 de noviembre, 2021 | 05:27 PM

Bloomberg — Una semana después de que Petróleos Mexicanos sorprendiera a los inversionistas al decir que el Gobierno se haría cargo de sus pagos de amortización, los bonos de la compañía han revertido todas sus ganancias, en tanto que el Estado guarda un desconcertante silencio sobre los detalles de dicha propuesta.

El miércoles, el bono con vencimiento en 2031 cayó 0,2 centavos por dólar, lo que llevó su caída desde su máximo intradía del 28 de octubre a más de 2 centavos y arrastró los bonos al nivel en el que estaban cuando el director general, Octavio Romero, hizo el anuncio el 27 de octubre.

Cumplir con los pagos de la deuda de Pemex hasta el final de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador en 2024 le costaría al Gobierno alrededor de US$36.000 millones. Eso representaría un gran alivio para la petrolera, que cuenta actualmente con una deuda de US$115.000 millones de dólares y ha visto disminuir su producción de crudo durante 15 años.

Pero el silencio del Gobierno ahora ha provocado que los inversionistas frenen su entusiasmo.

PUBLICIDAD
Los bonos a 10 años de Pemex han borrado las ganancias tras el silencio del Gobierno en relación a la propuesta. dfd

“No creo que tengamos suficientes detalles” sobre la propuesta, dijo Jens Nystedt, gerente de cartera de EMSO Asset Management en Nueva York.

En los últimos cuatro días, los diferenciales de rendimiento de los bonos de Pemex frente a los bonos del Tesoro estadounidenses equivalentes se han ampliado casi 24 puntos básicos a 476 en los últimos cuatro días. Los pagarés a 10 años de la compañía han tenido un desempeño inferior al de sus contrapartes soberanas mexicanas durante el mismo período, registrando un rendimiento negativo de 1,4% frente a la pérdida de 0,5% del soberano.