Medio Oriente

Fondo patrimonial saudita, cerca de realizar operaciones directas en negocios de China

El Fondo de Inversión Pública, de US$450.000 millones, solicitó una licencia de Inversionista Institucional Extranjero Calificado en China

Postal nocturna del tráfico en el King Fahd highway, en Riad, Arabia Saudita.
Por Matthew Martin
05 de noviembre, 2021 | 11:19 am
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El fondo soberano de Arabia Saudita podría estar a punto de empezar a realizar importantes inversiones en empresas chinas, después de haber limitado hasta ahora sus participaciones en el extranjero a Estados Unidos y Europa.

El Fondo de Inversión Pública, de US$450.000 millones, solicitó una licencia de Inversionista Institucional Extranjero Calificado en China, según la información publicada en el sitio web del principal regulador de valores del país. Esto le permitirá negociar directamente con acciones denominadas en yuanes (renmibis), en lugar de tener que recurrir a terceros.

PUBLICIDAD

Una inclinación hacia China tendría sentido para el reino, que busca desarrollar sus vínculos económicos a través de la inversión de su fondo soberano. China es el mayor socio comercial del reino y uno de los principales clientes de Saudi Aramco, que preside el gobernador del FPI, Yasir Al Rumayyan.

Muchos inversores mundiales se están acercando a las maltrechas acciones chinas en medio de las apuestas de que la revisión regulatoria de Beijing ha tocado techo. La segunda economía más grande del mundo también ha sido un destino atractivo para los inversores soberanos, con el fondo de riqueza de Rusia convirtiendo miles de millones de dólares en yuanes como parte de un esfuerzo para hacer que el país sea menos vulnerable a las sanciones.

PUBLICIDAD

Objetivo de US$2 billones

El FPI, que no ha revelado ninguna inversión en China, tiene la ambición de controlar activos por valor de US$2 billones y convertirse en una potencia inversora mundial.

Sin embargo, desde que hace cinco años presentó un plan para dejar de ser un holding adormecido y centrado en el ámbito nacional, sus inversiones publicadas se han realizado principalmente en Estados Unidos y Europa.

Su primera gran operación internacional fue una inversión de US$3.500 millones en Uber Technologies Inc. en 2016. Más recientemente, respaldó a Lucid Motors Inc. antes de que saliera a bolsa a través de un acuerdo con una empresa de adquisición de propósito especial.

El pasado mes de marzo, cuando los mercados mundiales se desplomaron en medio de la aparición de la pandemia de coronavirus, el FPI consiguió una transferencia de US$40.000 millones de las reservas del reino para apostar que las acciones se recuperarían rápidamente.

A finales de junio del año pasado, reveló participaciones por valor de US$10.100 millones en empresas que cotizan en Estados Unidos, como Walt Disney Co., BP Plc. y Boeing Co. y, tres meses después, vendió la mayoría de ellas cuando los mercados se dispararon.

PUBLICIDAD