Negocios

Gran Premio de Fórmula 1 en México: la prueba de fuego en economía, salud y turismo

El regreso del evento deportivo a la Ciudad de México tras la cancelación en 2020 se vuelve la primera apuesta para recuperar lo perdido en pandemia.

En 2021, la Fórmula Uno se realizará por primera vez en una fecha distinta al fin de semana de Día de Muertos.
05 de noviembre, 2021 | 06:05 am
Tiempo de lectura: 11 minutos

Ciudad de México — El regreso paulatino a la normalidad en Ciudad de México tomó su tiempo. Tras 20 meses de medidas sanitarias y de confinamientos, la capital del país enfrenta una prueba de fuego a partir de la reactivación de eventos masivos desde finales de octubre, que determinarán qué tan listo está México en términos de recuperación económica y de salud, a más de un año de un cierre obligado que provocó una contracción del 8.5% del PIB.

El turismo, una de las principales arterias económicas del país, se ha venido sosteniendo no solo de viajes, sino de espectáculos deportivos y de entretenimiento que atraen a nacionales y extranjeros.

PUBLICIDAD

La reciente entrada del color verde en la paleta del Semáforo Epidemiológico del Gobierno federal, utilizado para medir la emergencia sanitaria por Covid-19 en el país, y que significa la reapertura total de actividades, marca el regreso de un par de eventos que servirán como termómetro.

El Gran Premio de Fórmula Uno en la Ciudad de México, que inicia actividades a cuatro días de un desfile de Día de Muertos y que dejó una asistencia de más de 800.000 personas, según cifras preliminares, es el siguiente en la lista.

PUBLICIDAD

El deporte y las actividades alrededor de este ha sido considerado como de élite por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ante su política de austeridad y el discurso de “primero los pobres”, cortó en 2019 el apoyo económico que el Gobierno federal venía aportando en conjunto con la iniciativa privada desde el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Mira esta historia en video

Pese a los precios para adquirir un boleto, cuyo rango va desde los MXN$1.500 en gradas generales -equivalente a 11 salarios mínimos- hasta los MXN$120.000 para un paquete de acceso total y exclusivo, la Fórmula Uno no deja de ser una gallina de huevos de oro para el Gobierno en turno por la derrama económica que aporta y el mensaje que manda al mundo en materia de imagen y de atracción turística de prestigio.

De 2015 a 2018, el evento generó más de 30.000 empleos y una derrama económica superior a los MXN$39,611 millones, superando lo estimado a cuando se anunció el regreso del campeonato en 2014, que proyectaba al menos MXN$33.000 millones (US$2.000 millones).

PUBLICIDAD

La organización también ha sido la inversión más grande en la historia de CIE, la empresa promotora del evento, según Alejandro Soberón, director general, quien lo ha dicho a la prensa en distintas ocasiones. En los estados financieros de la empresa, este evento le ha aportado ingresos significativos a las divisiones Comercial y de Eventos Especiales.

El 2020 apuntaba a superar nuevamente el récord en asistencia y derrama económica, pero la pandemia nubló cualquier ambición de mantener los buenos números para las compañías involucradas y el turismo a nivel ciudad y país.

PUBLICIDAD

El presidente del Inegi, Julio Santaella, informó en su momento que el PIB Turístico cayó 28,4% aquel año. Los Indicadores Trimestrales de la Actividad Turística (ITAT) mostraron que la caída fue de tal magnitud, que al observar solo la actividad turística del segundo trimestre de 2020, el PIB del sector se hundió -43% trimestral.

En 20 meses que incluyeron un proceso de cancelación, reembolso, reorganización y adaptación ante un virus que aún circula en el aire, con un 81% de la población vacunada con esquema completo, según la Secretaría de Salud, las autoridades federales y locales de Turismo, así como un fideicomiso de empresas privadas encabezada por CIE, apuestan a la Fórmula Uno como el principal reactivador de la economía mexicana en la época post pandemia.

PUBLICIDAD

“La edición 2021 alcanzará una derrama de US$700.2 millones y será simbólicamente el banderazo del gran futuro turístico”, dijo Miguel Torruco, secretario de Turismo, durante el Red Bull Show Run, un espectáculo callejero en el que el piloto mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez calentó los ánimos al realizar maniobras al volante en un viejo monoplaza de Red Bull, su escudería actual, en el distrito financiero de la ciudad, como parte de los eventos previos a la carrera del domingo.

1 de 3

CIE, de 100 a cero

En julio de 2020 se reunieron tres cabezas directivas con el mayor poder de decisión sobre la organización del Gran Premio en la Ciudad de México. El evento, programado de costumbre a finales de octubre para empatarlo con la derrama económica de las celebraciones por Día de Muertos, se frenó en seco. “Señores, no hay condiciones para hacerlo”.

PUBLICIDAD

Alejandro Soberón, fundador y director general de CIE, junto con Federico González Compeán, managing director de Fórmula Uno en la empresa, escuchaban virtualmente las palabras del italiano Stefano Domenicali, CEO de Formula One Group.

“No hay manera de que se pueda hacer. No es conveniente, mejor nos quedamos en Europa”.

El ‘gran circo’, como se le conoce a la máxima categoría del automovilismo, estaba por cumplir su quinto año del contrato original de US$360 millones firmado por CIE en 2014, responsable de los derechos para organizarlo en territorio mexicano, y que por cinco años consecutivos le habían valido el reconocimiento por parte de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) como ‘Mejor promotor’ del evento en el calendario de F1.

PUBLICIDAD

Al espectáculo y el folclor de los organizadores se sumaba una afición que hacía honor al slogan ‘F1esta’, una estrategia atinada de mercadotecnia que había generado el suficiente atractivo para lograr año con año un lleno total en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

En 2019, cinco meses antes de la pandemia, el Gran Premio de México rompió récord de asistencia con 345,694 personas a lo largo del fin de semana, pero también una derrama económica de más de MXN$8.000 millones que ascienden hasta los MXN$17.000 millones, si al gasto por hospedaje, consumo y transporte se une el dinero de patrocinios, publicidad y derechos de transmisión.

También se generaron 8.000 empleos, según los últimos datos disponibles de la Secretaría de Turismo.

Cuando Domenicali, también exjefe de la escudería Ferrari, decidió descartar del calendario 2020 al continente americano, que también incluía las carreras en Austin, Texas y Sao Paulo, Brasil, la Ciudad de México atravesaba su tercera semana en semáforo naranja, que significaba el inicio de la reapertura paulatina de la economía al 30% de su capacidad.

Sin embargo, la incertidumbre ante una vacuna que apenas debatía su viabilidad en múltiples laboratorios del mundo, la logística de mover a miles de personas en medio de una disrupción fronteriza y una eventual segunda ola de contagios, no aseguraban el ambiente adecuado para llevar a cabo el evento en un lugar que, además, apagó el ruido de los motores y transformó la recta principal de la pista y la zona de pits en un hospital temporal para atender a pacientes de coronavirus. Aquella fortaleza se mantuvo operando por 15 meses.

“Fue muy difícil, nos tomamos de la mano todos y decidimos posponerlo. Era lo más prudente y lo que se debía hacer, más allá de las pérdidas económicas y de lo que ha venido pasando como grupo, lo responsable era eso”.

Federico González Compeán, managing director de Fórmula Uno, CIE

El directivo se refiere a la poca alternativa que le quedaba a CIE, en un momento en que la compañía se sumergía en un infierno de liquidez, no solo por el desplome en sus ingresos ante la imposibilidad de poner a funcionar el corazón de su negocio: la organización de eventos masivos, shows y conciertos, sino por la suspensión temporal de la compra de su subsidiaria Ocesa por parte de la estadounidense Live Nation, la empresa promotora de conciertos y espectáculos en vivo más grande del mundo, que hasta septiembre de 2021 reactivó el plan para adquirir la participación mayoritaria.

CIE Eventos Especiales bajó 67% sus ingresos del cuarto trimestre, reportando solo MXN$435 millones en ingresos derivados de las Unidades Médicas Temporales instaladas para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Autódromo Hermanos Rodríguez, Ciudad Juárez y Chihuahua, ya que la división trabajó como un integrador de soluciones.

En la Bolsa Mexicana, la pandemia y los conflictos de negocio también mermaron el precio de las acciones, que tocaron su precio más bajo históricamente de 4.71 pesos por unidad en noviembre de ese año para luego repuntar en 12.35 pesos el 2 de diciembre de ese año ante una mejor perspectiva económica.

Durante ese año, las acciones presentaron una contracción de 36.94% al pasar de 14.72 a 9.30 pesos por título. “Hoy afortunadamente estamos más en un ambiente de júbilo, con precaución, pero de júbilo porque lo vamos a tener, pero creo que todos tendríamos que tener muy consciente de que esta es una oportunidad de regresar a las actividades, pero que lo tenemos que hacer con conciencia y con moderación”.

En lo que va del año, el precio de CIE sigue mostrando un comportamiento constante. Los títulos acumulan una contracción de 4.30%. El precio máximo tocado por la emisora en este año ha sido de 9.60 pesos por unidad.

Boleto con filtro

Los boxes de la escudería Ferrari y el resto de los equipos arribaron al Autódromo Hermanos Rodríguez una semana antes del Gran Premio de México.dfd

La cancelación del evento no fue un periodo de pausa, sino una carrera contra el tiempo para que los directivos y el Gobierno local sostuvieran reuniones periódicas de evaluación y de medición para tomar una nueva decisión, basada en la ocupación hospitalaria y los contagios de Covid-19, sobre si era conveniente realizar el Gran Premio en 2021.

El avance de la vacunación fue determinante, asegura Rodrigo Sánchez, director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de CIE. “Fueron tiempos de mucha incertidumbre, era complicado planear a largo plazo. Subían y bajaban los contagios, pero el Gobierno hizo su parte y se abrió la ventana de oportunidad para que regresen los grandes eventos”.

La Fórmula Uno, dice Sánchez, no es un evento que pueda organizarse de un día para otro. Actualmente la FIA exige una dinámica de burbuja sofisticada, un círculo rojo, que limita la interacción de personas ajenas a los actores que participan en cada una de las 21 carreras del calendario que recorre el mundo, desde pilotos, escuderías, miembros directivos, la prensa y hasta el público.

De regreso al continente americano, la Fórmula Uno hizo su primera parada en Austin, Texas, con un lleno total. Las autoridades locales no exigieron pruebas de vacunación o PCR negativa. En México, donde la vacuna no es obligatoria, ya se han realizado otros eventos, como los partidos de fútbol México contra Canadá y el clásico América-Chivas.

Sin embargo, González Compeán presume un protocolo sanitario para acceder al autódromo más estricto y robusto: además de las pruebas, se pide el uso obligatorio de cubrebocas, filtros sanitarios y una metodología de pago cashless. Al 25% de los organizadores y voluntarios se les realizan pruebas aleatorias y el día del evento se le realizará al 100% de la plantilla para poder laborar.

Ante la amenaza de falsificación de pruebas o que surja un nuevo brote, argumenta que ya se trata de una responsabilidad civil.

“Nosotros podemos poner todas las reglas del mundo, pero si la gente no participa y no se suma, es imposible. Nosotros como promotores, la FIA, los medios de comunicación y los aficionados”.

Rodrigo Sánchez, director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de CIE

Reactivación económica, ¿bandera de cuadros?

En 2021, la Fórmula Uno se realizará por primera vez en una fecha distinta al fin de semana de Día de Muertos. La secretaria de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix, dice que lo considera positivo para poder dimensionar el impacto de la carrera en la derrama económica.

“La tenemos medida de lo que dejaba en 2019. Aún no podemos tener un aproximado, pero se han hecho ya algunos cálculos y se espera una derrama de MXN$4.700 millones sin contar el boletaje”, asegura a Bloomberg Línea.

Félix dice que el cambio de fechas resulta una gran noticia para la ciudad, porque así se pudo planear una agenda de actividades que extendiera durante una semana las actividades culturales relacionadas al Día de Muertos, y así seducir a los turistas nacionales y extranjeros para que permanezcan más tiempo en la capital.

“La ocupación del 17 al 27 de octubre estaba en 50% de ocupación, pero en los últimos días de octubre, el gremio hotelero y Airbnb reportan una ocupación de alrededor de 90% para estas dos grandes semanas”, sostuvo. La funcionaria afirma que estos niveles de ocupación implican hablar de porcentajes de “normalidad” en el nuevo contexto de la pandemia.

También se focalizó una campaña en EE.UU., al ser el principal emisor de turistas y, en segundo lugar, América Latina. La meta es comenzar a detectar los patrones de confianza del turismo foráneo. Se esperan visitantes aficionados de Reino Unido, Canadá, EE.UU, Unión Europea, Chile, Colombia y Costa Rica.

El factor Netflix-Checo

El anuncio de posponer el Gran Premio de México en 2020 sorprendió a los propios directivos de CIE. Al momento del anuncio, el 70% de los boletos ya estaban vendidos. De ese universo, sólo el 5% de los compradores pidieron un reembolso y de lo que faltaba por vender, se fue como pólvora meses más adelante.

Federico González Compeán lo atribuye a que México tiene un piloto al cual apoyar.

“No se puede hablar del primer Gran Premio, cuando la novedad era que regresaba después de 23 años. No es lo mismo después de la serie de Netflix, Drive to Survive y no es lo mismo tras tener finalmente a ‘Checo’ en una escudería competitiva”

“Creo que para adelante tenemos más fans de los que teníamos antes. Hay más interés y conocedores ahora que hace cinco años. Si ‘Checo’ no estuviera, sí bajaría un poco, pero hoy tenemos bases sólidas para tener Gran Premio por muchos años más”.

Más allá de la ‘F1esta’, que presumen les ha otorgado el reconocimiento como el mejor Gran Premio, los organizadores buscan cambiar el discurso: celebrar la unión de los mexicanos tras un año de pérdidas económicas y de vidas humanas, además de un año para la empresa que le costó recortes de nómina y empleos. “Ha sido un año complicado, pero no tronamos, no quebramos, estamos vivos y entusiasmados de que esto regrese. Es algo de celebrar. La vimos difícil, pero ya vemos la luz al final del camino”.

CIE y el gobierno se mantienen confiados en que será un fin de semana parteaguas que reactive el verdadero regreso a la normalidad.

Próxima parada: Brasil.


A esta historia contribuyeron Zenyazen Flores, Michelle del Campo y Estephanie Suárez.

Ahora escucha la historia en podcast

PUBLICIDAD