PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

La táctica con la que los ultra ricos evaden impuestos a través del arte en EE.UU.

Aunque las donaciones fraccionadas no son nuevas, abogados y asesores fiscales afirman que están ganando popularidad a medida que los valores suben y la pandemia de Covid-19 provoca cambios en los lugares de residencia.

Los ultra ricos usan esta táctica para evadir impuestos a través del arte.
Por Heather Perlberg
06 de noviembre, 2021 | 04:00 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Para los multimillonarios amantes del arte, el Rothko, el Basquiat o el Banksy que cuelgan en el vestíbulo puede ser motivo de orgullo y alegría. También es una buena forma de obtener una exención fiscal.

Los abogados, que ya se apresuran a ayudar a sus clientes a prepararse para los cambios fiscales en Washington que amenazan con alcanzar a los ricos, dicen que cada vez reciben más peticiones de coleccionistas de arte para encontrar estrategias que protejan su riqueza del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés). La solución: ceder sólo una parte de su propiedad.

PUBLICIDAD

Se trata de una oportunidad para obtener un beneficio fiscal ligado al aumento del valor del arte sin tener que donar el cuadro en su totalidad. En un acuerdo típico, la obra va y viene entre el donante y el museo, como si padres divorciados compartieran la custodia de sus hijos. El propietario obtiene una deducción en el impuesto sobre la renta basada en el valor justo de mercado, pudiendo regalar más trozos a lo largo del tiempo, hasta 10 años. A continuación, el arte pasa a la organización benéfica para siempre.

Aunque las donaciones fraccionadas no son nuevas, abogados y asesores fiscales afirman que están ganando popularidad a medida que los valores suben y la pandemia de Covid-19 provoca cambios en el lugar de residencia de la gente.

PUBLICIDAD

Según John Mezzanotte, socio director de la oficina de Greenwich (Connecticut) de la empresa de contabilidad y asesoramiento fiscal Marcum, es especialmente adecuado para aquellos que han decidido dividir su tiempo entre Nueva York y Florida, que es una zona fiscalmente favorable, dejando atrás los penthouses vacíos de Park Avenue durante parte del año.

Si divides el tiempo entre dos lugares, ni siquiera echarás de menos el arte”, dice Mezzanotte, que ha ayudado a clientes a organizar donaciones fraccionadas.

Dividir la propiedad del arte es otro ejemplo de cómo los ultra ricos están encontrando formas creativas de obtener beneficios fiscales para sus fortunas, especialmente en un momento en el que los demócratas buscan imponer nuevos gravámenes a las personas con altos ingresos. La semana pasada, el presidente Joe Biden esbozó un marco de gasto social que incluye un llamado impuesto millonario del 5% sobre los ingresos superiores a US$10 millones y un 3% adicional sobre los ingresos superiores a US$25 millones. Sin embargo, los ricos evitaron una medida mucho más dura después de que se rechazaran varias medidas, incluida una propuesta dirigida a los billones de riqueza de los multimillonarios estadounidenses.

El aumento en el valor de casi todo -desde los bienes inmuebles hasta el vino y los objetos deportivos- ha hecho más urgente la planificación financiera. Y el arte ha estado experimentando un alza particular. Un tríptico de Francis Bacon se vendió el año pasado por US$84,6 millones. En octubre, un cuadro de Banksy medio destrozado de una niña con un globo rojo alcanzó los US$25,4 millones, un récord de subasta para el artista.

PUBLICIDAD

La IRS no publica datos sobre la frecuencia con la que los contribuyentes solicitan deducciones por este tipo de donaciones, por lo que es imposible saber cuántos impuestos se evitan con esta estrategia. Los inversores acaudalados no suelen promocionarla con la misma publicidad que la donación de una obra completa a un museo.

El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, el Museo de Arte Moderno y el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles son algunas de las instituciones que aceptan donaciones fraccionadas, según sus políticas de colecciones. El Met aceptó una participación parcial en 17 obras en su último ejercicio.

PUBLICIDAD

Un ejemplo destacado es un dibujo de una madre amamantando a su bebé del postimpresionista francés Paul Gauguin. El museo aceptó un interés del 10% en la obra, según un informe anual para el año fiscal 2019 a 2020. Un representante del Met declinó hacer comentarios.

“Tiene sentido cuando no necesariamente quieres ser dueño de algo por el resto de tu vida, pero todavía puedes colgarlo en tu pared y disfrutarlo durante años”, dijo Laura Beck, una abogada de Cummings & Lockwood que se especializa en planificación patrimonial y protección de la riqueza.

PUBLICIDAD

La logística puede ser un problema, según los expertos fiscales. Los propietarios tienen que encontrar una organización benéfica, normalmente un museo, que esté dispuesta a aceptar el trato. Y el museo tiene que tomar posesión del arte durante el primer año. Hay que pagar el transporte y el seguro, además de los riesgos que conlleva el envío de la obra de un lado a otro.

Los regalos fraccionados solían tener condiciones aún mejores. Antes de 2006, el importe deducible se basaba en el valor justo de mercado de cada obra de arte en el momento en que se regalaba, en lugar del valor inicial de la contribución. Por tanto, a medida que el arte se revalorizaba, el ahorro para los ricos también aumentaba. Un cambio en la legislación fiscal de la Ley de Protección de las Pensiones puso fin a eso.

PUBLICIDAD

El aumento de los precios de las obras de arte también está contribuyendo a popularizar otra táctica que conlleva ventajas fiscales: la financiación del arte. Pedir un préstamo sobre el valor de una obra de arte permite obtener una amplia cantidad de efectivo sin tener que venderla, lo que significa que no hay que pagar impuestos sobre las ganancias de capital.

Colleen Boyle, directora nacional de ventas de la empresa asesora Fine Art Group, ha visto aumentar la demanda de préstamos para obras de arte y joyas en los últimos dos años. Todo ello está relacionado con el creciente interés por la gestión de las fortunas familiares, afirma.

“Sobre todo con el Covid-19, la gente está prestando más atención a su planificación patrimonial”, dijo.

PUBLICIDAD