Actualidad

Thunberg establece lema de COP26 en la ciudad de las protestas de Escocia

Fue el turno para que los manifestantes por el clima tomaran Glasgow, un lugar con una larga historia de desafiar al sistema.

Activistas del clima, marchan durante una protesta en el "Día de la Juventud", en el marco de las conversaciones sobre el clima de la COP26 en Glasgow, el 5 de noviembre. Fotógrafo: Jonne Roriz/Bloomberg
Por Rodney Jefferson
05 de noviembre, 2021 | 08:30 PM

Bloomberg — Se hicieron promesas y se desdibujaron otras, pero los líderes mundiales aclamaron los avances en la conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima celebrada esta semana en Glasgow. Inevitablemente, el ambiente en las calles era más escéptico.

Después de que los grandes políticos abandonaran la ciudad más grande de Escocia, la atención de la COP26 se centró en los manifestantes que exigían el tipo de acción que probablemente sabían que nunca iban a conseguir. La policía espera que hasta 100.000 personas se reúnan en Glasgow el sábado, tras una marcha y una concentración encabezadas por jóvenes activistas el viernes, que sirvieron de preludio a la fiesta.

Manifestantes se unen a la marcha Fridays For Future (Viernes por el futuro), en Glasgow, el 5 de noviembre. Fotógrafo: Jeff J Mitchell/Getty Images Europedfd

En la céntrica George Square de la ciudad, escenario de muchas protestas a lo largo de las décadas, niños, jóvenes, padres y abuelos dejaron su huella en la conferencia del viernes. Las pancartas iban desde “No hay planeta B” y “¿Por qué no te importa?” hasta la más humorística “Busco un amante caliente, no un planeta caliente”. Un lema fue el que más resonó: el fin de lo que la activista en jefe Greta Thunberg llamó “bla bla bla”.

PUBLICIDAD

Es posible que los organizadores de la COP26 esperaran que sus propios mensajes calaran más. De hecho, hasta ahora se han producido algunos avances en la conferencia, que se celebra hasta el 12 de noviembre. Eso incluye acuerdos sobre la eliminación del metano y la financiación de los combustibles fósiles. También hubo una promesa de 100 países de detener la deforestación. Pero se avecina una segunda semana difícil.

Greta Thunberg, durante una marcha de protesta el "Día de la Juventud", en el marco de las conversaciones sobre el clima de la COP26 en Glasgow, el 5 de noviembre. Fotógrafo: Jonne Roriz/Bloombergdfd

Para Ross Tatham, quien estuvo en la marcha el viernes, el legado de Glasgow vendrá desde “la base” en lugar de las promesas de los líderes. “Una cosa es segura y es que el evento principal hace poca diferencia”, dijo Tatham, de 24 años, un graduado en física de Bristol que había acudido como voluntario a un centro comunitario. “No hay responsabilidad para que los estados hagan un seguimiento de lo que dicen. La sociedad civil se ha quedado fuera”.

Los informes sobre las huelgas de los trabajadores públicos durante la COP26, cubos de basura desbordados y una plaga de ratas arrojaron una nube sobre la ciudad anfitriona. Sin embargo, para los manifestantes, esto no hizo más que aumentar la imagen del antiguo corazón industrial de Escocia y su historial de desafío al orden establecido.

PUBLICIDAD

Hace un siglo, un movimiento apodado Red Clydeside protagonizó una protesta política que llevó al gobierno británico a enviar tanques para sofocar lo que pensaba que podría convertirse en una revolución socialista. En el río Clyde, a poca distancia de la zona comercial central, hay una estatua de la líder comunista de la Guerra Civil española Dolores Ibarruri.

Ver más: COP26: promesas climáticas reducirían calentamiento global a 1,9 grados

Recientemente, Glasgow votó a favor de la independencia de Escocia en un referéndum celebrado en 2014, cuando el país eligió en general permanecer en Reino Unido por un 55% contra un 45%. El gobierno liderado por el Partido Nacional Escocés está impulsando otra votación.

Ruth Ewan, de 40 años, fue convencida para acudir al acto por su hija de ocho años, que ha estado aprendiendo en la escuela de Glasgow sobre el cambio climático y la campaña de Thunberg. Dijo que cada vez hay más gente comprometida y que su ciudad natal es el lugar adecuado para demostrarlo.

“Glasgow es una ciudad de protesta”, dijo Ewan, cuyo perro lobo llevaba un cartel hecho por su hija que decía “paws climate change 4 good (patitas por un cambio climático bueno). “También tiene una rica historia de niños involucrados en la política”.


PUBLICIDAD