PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

Brasil respaldará límites a calentamiento global para reparar reputación climática

Se espera que el ministro de Medio Ambiente, Joaquim Leite, apoye la iniciativa de limitar el calentamiento global a 1,5 grados cuando se dirija a los líderes en la COP26.

Imagen de la Amazonía brasileña afectada por incendios.
Por Isis Almeida
08 de noviembre, 2021 | 07:23 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Brasil está dispuesto a respaldar la iniciativa del Reino Unido para mantener vivas las posibilidades de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, en un momento en que la mayor economía de América Latina trata de enmendar su empañada reputación climática.

Se espera que el ministro de Medio Ambiente, Joaquim Leite, apoye la iniciativa cuando se dirija a los líderes en las conversaciones sobre el clima que se celebran esta semana en Escocia, dijo Paulino de Carvalho Neto, secretario de asuntos políticos multilaterales del Ministerio de Asuntos Exteriores.

PUBLICIDAD

La medida sería la más reciente señal de un cambio en la política del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, escéptico sobre el cambio climático. Los funcionarios han tratado de mostrar una postura más flexible en las negociaciones, sorprendiendo también a observadores al unirse a un compromiso colectivo para frenar las emisiones de metano y acordar detener la deforestación y acabar con la degradación de la tierra para 2030.

“Queremos el 1,5, lo declararemos públicamente”, dijo de Carvalho Neto por teléfono desde Glasgow el domingo. “No tenemos ninguna dificultad en concentrar nuestros esfuerzos en 1,5 en lugar de 2. Estamos a favor de eso”.

Ver más: Brasil detallará su nuevo plan de emisiones netas cero 2050 en la COP26

PUBLICIDAD

El presidente de la COP26, Alok Sharma, ha dicho que los países deben centrarse en mantener viva la posibilidad de limitar el calentamiento a 1,5 grados en comparación con los niveles preindustriales. El histórico acuerdo de París se compromete a mantenerlo por debajo de los 2 grados, y los países acuerdan esforzarse por alcanzar la marca más baja.

Brasil adelantará su objetivo de cero emisiones a 2050 y reducirá las emisiones en un 50% para 2030 con respecto a los niveles de 2005, dijo de Carvalho Neto. Se espera que su compromiso actualizado se presente en los próximos días, dijo.

Algunos países están presionando para que la actualización se realice cada año. El texto del acuerdo de París exige que se haga al menos cada cinco años, pero es poco probable que esa redacción cambie en Glasgow.

“Lo que sí podría ocurrir -y Brasil no se opone a ello- es una recomendación para que los países busquen o movilicen esfuerzos para actualizar sus objetivos anualmente”, dijo.

Mercado de carbono

La nación también está dispuesta a comprometerse para alcanzar un acuerdo que establezca las reglas para un mercado global de carbono, conocido como Artículo 6, por su lugar en el Acuerdo de París. Sostiene que todavía se puede llegar a un acuerdo, a pesar de que las partes no se ponen de acuerdo sobre un impuesto a las transacciones, que destinaría los ingresos a un fondo para los países más vulnerables al cambio climático.

“Estamos a favor de lo que han dicho los países en desarrollo”, dijo de Carvalho Neto. “Pero de ninguna manera es una señal de que no queramos llegar a un acuerdo, de que no podamos y no seamos flexibles para llegar a un entendimiento. La cuestión del reparto de los beneficios es más importante para los países menos desarrollados, las economías más pequeñas y las pequeñas islas que han sufrido mucho por el cambio climático”.

PUBLICIDAD

Un punto de fricción clave para la nación sudamericana es la transferencia de los antiguos créditos generados en el marco del Protocolo de Kioto de 1997. Aunque en un principio Brasil quería una fecha límite de 2013 o 2014 para el traspaso de créditos del extinto Mecanismo de Desarrollo Limpio, ahora está dispuesto a trasladar esa fecha a algún punto de 2016, según el funcionario.

Ver más: Cosecha de café de Brasil podría recuperarse después de las lluvias

El país también está dispuesto a aceptar normas que eviten que más de un país cuente con créditos para su objetivo de reducción de emisiones. Sin embargo, ha planteado dudas sobre cómo puede hacerse en la práctica y ha sugerido la creación de un organismo independiente que juzgue si las reducciones de emisiones son adicionales a las que se habrían producido normalmente.

PUBLICIDAD

“No queremos una doble contabilidad, queremos que se hagan los ajustes correspondientes”, dijo de Carvalho Neto.

El cambio de postura podría ser crucial para cualquier acuerdo sobre el artículo 6, uno de los principales objetivos de la reunión de Glasgow. Las conversaciones de 2019 en Madrid terminaron sin un compromiso, con Brasil y la Unión Europea en desacuerdo.

“Sobre el artículo 6, hay un gran deseo de todas las partes de superar las dificultades, de pasar la página”, dijo.

PUBLICIDAD