Actualidad

Xi se dispone a revelar nueva doctrina que le permitiría gobernar de por vida

Se espera que en su mayor evento de este año el Partido Comunista Chino emita su primera declaración histórica en 40 años. Qué implica esto para Xi y hacia adentro y hacia afuera de China.

President Xi Jinping
Por Jenni Marsh
08 de noviembre, 2021 | 02:17 PM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Sólo dos hombres en la historia del Partido Comunista (PPCh) han redactado una “resolución histórica”. China está a la espera de ver si el Presidente Xi Jinping se convierte en el tercero.

La primera declaración oficial en 40 años será el tema principal de la agenda cuando el partido gobernante se reúna esta semana en la última reunión importante antes de un congreso que tiene lugar una vez cada dos décadas el próximo año, en el que se espera que Xi rompa con el precedente y se asegure un tercer mandato para extender su gobierno indefinido.

Las resoluciones históricas de Mao Zedong y Deng Xiaoping se produjeron en momentos críticos de la trayectoria de la nación y permitieron a sus autores dominar la política del partido hasta su último aliento. La publicación de una suya no sólo pondría a Xi a la altura de esos titanes del partido, sino que podría ser una señal de los grandes cambios que se avecinan en la segunda economía del mundo.

PUBLICIDAD

Ver más: China advierte a EE.UU. que apoyo a Taiwán amenaza la relación

La reunión, que tendrá lugar del 8 al 11 de noviembre y se conoce como sexto pleno, da inicio a lo más parecido a una campaña electoral en China. Conseguir que el partido respalde su visión de la historia de China (y de su futuro) sería la mayor señal hasta ahora de que Xi tiene la base de poder para gobernar potencialmente de por vida, tras casi una década de purga de enemigos y de fomento del orgullo nacional.

¿Qué es el Sexto Pleno?

Entre medio de cada congreso del partido, el Comité Central del Partido Comunista se reúne siete veces en reuniones denominadas plenos que tratan diferentes temas. Unos 400 hombres (y un puñado de mujeres), entre los que se encuentran líderes estatales, jefes militares, jefes provinciales y académicos de alto nivel, se reúnen en un hotel militar fuertemente custodiado en Pekín. Como la mayoría de las cosas en la política china de élite, el orden del día es de alto secreto y sólo se revela en un comunicado posterior, en el que se eliminan las disputas y luchas internas.

PUBLICIDAD

Como última gran reunión del ciclo político quinquenal de China, el sexto pleno es en cierto modo más importante que otros: Es la última oportunidad para el intercambio de ideas antes de que se tomen grandes decisiones en el congreso del año siguiente. Como preparación, el Poltiburó del partido revisó el mes pasado un proyecto de resolución sobre “los principales logros y experiencias históricas de los 100 años del partido”, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua, sin dar más detalles.

La redacción del proyecto ha suscitado dudas. En el sexto pleno de 1981, Deng aprobó su famosa resolución histórica denunciando los errores de Mao, cuyas cruzadas conocidas como el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural causaron hambruna y muerte. En una cumbre similar en 2016, el partido nombró a Xi líder “central”, un término reservado anteriormente a Deng, Mao y Jiang Zemin y que confiere poderes de veto de facto sobre las decisiones clave.

Ver más: Biden dice que China erró al no asistir a la cumbre del G20 y a la COP26

¿Qué son las resoluciones históricas?

A primera vista, son recuentos largos y secos escritas en un lenguaje partidista difícil de manejar. En realidad, son una movida de poder.

Cuando Mao publicó su resolución histórica en 1945, a la República Popular le faltaban cuatro años para ser un país y todavía estaba envuelta en guerras de liderazgo. El documento, titulado “Resolución sobre ciertas cuestiones de la historia de nuestro partido”, puso fin a toda esa incertidumbre. Declaraba que sólo Mao tenía la “línea política correcta” para dirigir el PCCh, despejando el camino para que gobernara por décadas.

Para cuando Deng presentó su documento en 1981, el partido se enfrentaba a otra lucha por el liderazgo tras la muerte de Mao cuatro años antes. Tejiendo una narrativa que condenaba el caos de la Revolución Cultural de Mao sin desacreditarlo totalmente, y por tanto socavando el partido, Deng se aseguró su posición como el hombre con la visión adecuada para llevar a China hacia adelante.

PUBLICIDAD

Esa plataforma permitió a Deng liberalizar la economía china y prohibir otro “culto a la personalidad” sin llegar a ser presidente. Las resoluciones tienen tanto peso porque el partido gira en torno a lo que Wu Guoguang, profesor de historia de la Universidad de Victoria en Canadá, llama “política documental”, un sistema en el que las decisiones de la élite se ratifican en documentos, no en leyes.

“El proceso de redacción de un documento del PCCh es un proceso de creación de consenso dentro de la élite del partido”, dijo Wu, lo que hace que dicha publicación sea la mayor muestra de aprobación colectiva disponible. Deng recabó la opinión de más de 4.000 cuadros sobre su resolución, y los medios estatales han informado de que Xi está presentando la suya a personas clave fuera del partido.

Sin embargo, Wu dijo que el líder siempre controla la narrativa final. “Xi domina definitivamente el proceso de formación de esta tercera resolución histórica”, dijo Wu. “Está imponiendo sus puntos de vista para que se conviertan en el marco en el que las élites del partido lleguen a un consenso”.

PUBLICIDAD

¿Qué dirá Xi?

A diferencia de sus predecesores, que criticaron los errores del partido, es probable que Xi cuente una historia victoriosa de un siglo de éxitos, pasando por alto los fracasos y esbozando su visión de una sociedad marxista moderna, según las señales de los medios de comunicación estatales. En la reunión del Politburó del mes pasado se declaró que el gran rejuvenecimiento de la nación china era una “inevitabilidad histórica” bajo el mandato de Xi, dijo el periódico del partido, People’s Daily, ofreciendo pistas sobre el contenido de la resolución.

La elaboración de una historia de éxito continuo requiere que Xi adopte las políticas contradictorias de Mao y Deng, ignore las cicatrices de acontecimientos como el Gran Salto Adelante y la masacre de la Plaza de Tiananmen, y presente su propia ideología como el camino natural hacia adelante, a pesar de las afirmaciones de los críticos de que está reviviendo el culto a la personalidad que Deng despreciaba.

PUBLICIDAD

“Mezclar a Mao y a Deng parece ilógico, pero ese es el truco político para jugar a la política del PCCh”, dijo Wu, que en la década de 1980 trabajó para el primer ministro reformista Zhao Ziyang, posteriormente destituido por sus opiniones liberales. “Xi está cambiando muchas políticas de Deng, pero definitivamente sigue tanto a Mao como a Deng en un sentido: defender el monopolio del poder del PCCh en China”.

¿Por qué es importante?

Como líder de una quinta parte de la población mundial, el potencial de Xi para gobernar de por vida tiene enormes ramificaciones. El hombre más importante de China ya tiene la misión de redistribuir la riqueza de la nación para construir una sociedad marxista más justa. Esta campaña de “prosperidad común” eliminó cerca de US$1 billón del valor de las acciones chinas en todo el mundo en julio, y afectó a los negocios de todo el mundo, desde los repartidores y los profesores extraescolares hasta los gigantes tecnológicos y las celebridades, con importantes consecuencias para los inversores mundiales.

Con una resolución histórica en su haber, Xi se dirigirá a la política del próximo año envalentonado para llevar a cabo más reformas económicas y contraatacar a Estados Unidos en materia de comercio, investigaciones sobre el coronavirus y, por supuesto, Taiwán, que Pekín considera una provincia escindida. En julio, Xi calificó de “misión histórica” poner la isla democrática bajo el control del partido, una medida que podría llevar a Washington y Pekín a la guerra si se hace por la fuerza.

PUBLICIDAD