Actualidad

Ortega de Nicaragua gana reelección tras encarcelar a opositores

El cuarto mandato consecutivo del mandatario centroamericano inicia en enero.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ganó un cuarto mandato consecutivo de forma aplastante tras encarcelar a sus opositores más populares, en unos comicios que Estados Unidos y el Parlamento Europeo calificaron como una farsa.

Con el 98% de los votos escrutados de las elecciones del domingo, Ortega obtuvo el 76% del total, dijo el lunes en rueda de prensa la jefa de la autoridad electoral del país, Brenda Rocha. La participación fue del 65%, dijo.

Además de Ortega, había otros candidatos en la papeleta, pero de partidos pequeños sin gran apoyo. El próximo mandato de cinco años de Ortega comienza en enero.

En el período previo a las elecciones, siete candidatos de la oposición fueron encarcelados o puestos bajo arresto domiciliario, y se prohibió la presencia de observadores internacionales. Las fuerzas de seguridad detuvieron a políticos, periodistas y líderes de la sociedad civil, en virtud de una draconiana ley “anti-traición” aprobada en diciembre.

Los gobiernos desde Suecia a Costa Rica, así como Human Rights Watch, denunciaron las elecciones como una farsa. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, las describió como una “pantomima”, y dijo que su país utilizará herramientas diplomáticas y económicas para que Ortega rinda cuentas por abusos cometidos.

Ortega, un exguerrillero de 75 años, tildó el domingo a los opositores de “demonios” y “terroristas”. El líder izquierdista luchó contra los Contras apoyados por EE.UU. durante la Guerra Fría, y aún culpa a Washington de muchos de los problemas de su país.

El lunes, Fitch Ratings dijo que las elecciones empeoraron las relaciones con EE.UU. y aumentaron el riesgo de sanciones.

Ver más: Gobernanza más débil impactará crecimiento potencial de Nicaragua: Fitch

Represión violenta

Ortega asumió el poder por primera vez en la década de 1980, y ha estado en el cargo de forma ininterrumpida desde 2007, lo que le convierte en uno de los presidentes más longevos del mundo. Tras décadas de gobierno, Ortega se enfrentó a protestas masivas en 2018, desencadenadas por los cambios propuestos en el sistema de seguridad social. La violenta represión que siguió hizo que el país pasara de ser un país con un gobierno autoritario a algo más cercano a una dictadura en toda regla.

Una encuesta de Cid Gallup antes de las elecciones mostraba a Ortega con un 19% de apoyo, mientras que la organización independiente Urnas Abiertas estimaba que la abstención el domingo era del 81,5%.

Hasta hace poco, Nicaragua no era una fuente significativa de migración a EE.UU. en comparación con países vecinos como El Salvador, Guatemala y Honduras. Pero las aduanas y la patrulla fronteriza de EE.UU. detuvieron a un número récord de 50.700 nicaragüenses en el año fiscal 2021, un aumento del 280% con respecto a 2019 y muy por encima de las cifras históricas inferiores a 2.000.