Mercados

El oro está de moda y los inversionistas aman inflación alta otra vez

Los precios se disparan y la inflación en EE.UU. alcanza el ritmo más rápido desde 1990.

Un trabajador apila lingotes de oro de 12,5 kilos en la refinería de metales preciosos Valcambi SA en Balerna, Suiza.
Por Eddie Spence
11 de noviembre, 2021 | 06:44 PM

Bloomberg — Durante gran parte de este año, el aumento de la inflación ha sido una mala noticia para el oro. Ahora le está dando al metal una inyección de energía.

Si bien los lingotes habitualmente se compran como una forma de proteger el patrimonio cuando los precios al consumidor están subiendo, la inflación de este año había pesado sobre el metal, ya que los inversionistas apostaron a que estimularía a la Reserva Federal de Estados Unidos a reducir enormes medidas de estímulo. Pero con la Fed determinada a mantener bajas las tasas de interés mientras el desempleo sigue siendo elevado, las preocupaciones sobre la inflación fuera de control están aumentando el atractivo del oro.

Eso quedó claro el miércoles, cuando el oro saltó y rompió una tendencia bajista de 15 meses después de que los datos mostraran que los precios al consumidor de Estados Unidos aumentaron a la mayor velocidad desde 1990. El jueves, los precios al contado subieron hasta un 0,9%, antes de recortar parte de la ganancia.

PUBLICIDAD

La inflación “no es transitoria”, dijo Nicky Shiels, jefe de estrategia de metales de MKS (Suiza) SA. “Ha inyectado cierto impulso alcista. Es un cambio respecto al ‘pensamiento’ anterior, ya que la amenaza de reducción de la Fed ha desaparecido”.

El oro rompió una línea de tendencia de larga duración tras la publicación del IPC.dfd

El reciente repunte del oro muestra que el mercado no espera que la Fed (que la semana pasada anunció el ritmo de la reducción de la compra de bonos) haga mucho más para combatir la inflación en este momento. Esto está creando un entorno favorable para el metal, en el que la inflación erosiona los rendimientos de los bonos que se mantienen bajo control gracias a las medidas de estímulo, lo que aumenta el atractivo de los activos que no generan intereses, como el oro.

El lingote había caído por debajo de los US$1.700 la onza a mediados de agosto (lo que supone un descenso de cerca del 19% desde el máximo histórico de 2020) debido a la preocupación por el ajuste de la Fed. Los precios subían un 0,6% a US$1.859,99 la onza a las 11:18 a.m. en Nueva York, cerca del nivel más alto desde junio.

PUBLICIDAD

Atención a la Fed

Sin duda, el metal se cotizaba justo por debajo de un nivel de resistencia clave antes del informe de inflación de EE.UU. del miércoles y algunas de las ganancias pueden haber sido impulsadas por compras técnicas. La atención se centra ahora en cualquier comentario de los funcionarios de la Fed sobre cómo pueden reaccionar ante el informe.

“Esperamos que la Fed señale un ritmo más rápido de reducción en” la reunión del próximo mes, dijo Aakash Doshi, analista de Citigroup Inc. Los mercados de bonos de corta duración están valorando subidas de tipos más rápidas, “posiblemente aludiendo a una oferta temporal o lenta para el oro en el invierno”, dijo.

En contraste con los precios, las compras a través de fondos cotizados en bolsa se mantienen moderadas, con tenencias cercanas a las más bajas desde mayo de 2020. Es posible que se necesiten más compras para mantener intacto el último repunte.

Apatía inversionista.dfd

La inflación no sólo se acelera en EE.UU. Los datos también muestran que las cifras en China, Japón y Alemania han aumentado con la mayor rapidez en décadas, y hay indicios de que esto está provocando una nueva demanda física de oro.

Ver más: En tiempos de bitcoin, el oro se vuelve medio de pago en las calles venezolanas

“Los inversionistas privados alemanes ya han reaccionado a las recientes tasas de inflación más altas con una demanda en aumento”, dijo Alexander Zumpfe, un operador senior de la refinería Heraeus Metals Germany GmbH & Co. “Estamos observando un aumento significativo del interés en comprar lingotes de oro”.

Con la asistencia de Yvonne Yue Li.

PUBLICIDAD