El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, posa para una fotografía en el primer día de su nuevo cargo en el banco central el 16 de marzo de 2020 en Londres, Inglaterra. (Foto de Tolga Akmen - WPA Pool/Getty Images)
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Algunos de los nombres con más historia en el firmamento de los fondos de cobertura están sufriendo pérdidas asombrosas después de que los rendimientos de los bonos se desplomaran en las últimas semanas. Los banqueros centrales harían bien en reconocer que la dislocación del mercado no sólo afecta a los actores financieros; dado que los costos de los préstamos generalmente aumentan de manera desordenada, sus recientes fallas en comunicaciones plantean riesgos reales para la economía real.

El desorden abunda en los mercados de renta fija. Los rendimientos de la referencial deuda del gobierno han subido en las últimas semanas, para luego volver a los niveles de principios del mes pasado o incluso a los más bajos en el caso del Reino Unido y Alemania. Las curvas de rendimiento han cambiado de forma dramática, con movimientos inconexos en el extremo corto y en el largo. Cuando se ajustan por la inflación, las tasas en varios mercados y en varios plazos se ubican en mínimos históricos.

PUBLICIDAD
Los rendimientos de referencia a 10 años han subido en las últimas semanas, para luego volver a bajar.dfd

Esta carrera desenfrenada ha sorprendido a algunos de los fondos de cobertura más grandes. Element Capital, que supervisa alrededor de US$15.000 millones, bajó un 6,7% en octubre, ampliando las pérdidas de este año al 9,9%, según el Financial Times. Chris Rokos se prepara para su peor año tras perder cerca del 18% el mes pasado, y Rokos Capital Management bajó más del 26% en 2021. Alphadyne Asset Management, Brevan Howard Asset Management y Exodus Capital Management también sufrieron en octubre.

Sin duda, habrá algunos operadores que han obtenido grandes beneficios de las turbulencias. Las oscilaciones del mercado de bonos se han vuelto más salvajes a medida que los bancos centrales han errado en sus orientaciones sobre las perspectivas de inflación y su probable respuesta política.

PUBLICIDAD
Un índice de volatilidad del mercado del Tesoro está en el nivel más alto de este año.dfd

El villano principal de la pieza es Andrew Bailey, protagonista de una nueva versión de la muy británica RomCom “Unreliable Boyfriend”. Reproduciendo un papel interpretado originalmente por Mark Carney en 2014, la trama implica al gobernador del Banco de Inglaterra que pronostica la necesidad de subir las tasas de interés para contener la inflación, sólo para no cumplir la amenaza/promesa (dependiendo de su posición en el mercado) cuando el tiempo de decidir en realidad cambia.

Bailey dijo en un panel en línea el mes pasado que “nosotros, en el Banco de Inglaterra, hemos señalado, y esta es otra señal, que tendremos que actuar”. Sin embargo, cuando el banco central se reunió para fijar las tasas de interés el 5 de noviembre, no tomó ninguna medida. Los mercados de renta fija soltaron un suspiro colectivo de exasperación.

PUBLICIDAD

Christine Lagarde ha desempeñado un papel secundario en el drama. En la conferencia de prensa del Banco Central Europeo del 28 de octubre se le preguntó directamente si el mercado se equivocaba al anticipar tasas de interés más altas para finales del próximo año. “No me corresponde decirlo”, respondió, dando un impulso adicional a las ya elevadas tasas de futuros y a los rendimientos de los bonos del gobierno.

Menos de una semana después, dijo en una entrevista con la televisión portuguesa que 2022 estaba “fuera de lo común” en lo que respecta a un posible aumento de las tasas. Eso empujó los niveles del mercado de futuros a la baja, pero ha dejado la prima de rendimiento que los inversores exigen para poseer deuda italiana en lugar de bonos alemanes en un nivel elevado.

PUBLICIDAD
Diferencial elevadodfd

Por una vez, la Reserva Federal no ha tenido más que un cameo en la producción, al haber anunciado con éxito una reducción de su programa de flexibilización cuantitativa sin desencadenar enojo.

Sin embargo, fue el primero con el argumento de que los aumentos de precios serían solo transitorios y se ha mantenido con ese guión, aunque con un ajuste. En septiembre, la inflación más rápida fue enfáticamente “reflejando en gran medida factores que se espera sean transitorios”. Para cuando se reunió en la ocasión más reciente, la Fed había revisado ese discurso a “reflejar en gran medida factores transitorios”, una sutil pero importante modificación.

PUBLICIDAD

Con las cifras publicadas el miércoles, que muestran que los precios al consumo en EE. UU. aumentaron a un ritmo anual del 6,2% en octubre, su ritmo más rápido en 30 años, el diálogo de la Fed parece destinado a estar en modo de reescritura en las próximas semanas.

La simpatía por los fondos de cobertura que pierden dinero será escasa, dada su capacidad autoproclamada de generar aún más en los mercados volátiles. Pero las ramificaciones de la ofuscación de los banqueros centrales van más allá de las cuentas de resultados de los administradores de carteras; los tipos de interés del mercado, no las tasas de referencia oficiales, siguen marcando el ritmo de los costos de los préstamos para los consumidores y las empresas.

PUBLICIDAD

Para ser justos, el entorno económico que los bancos centrales están tratando de predecir y configurar simultáneamente es particularmente inestable. Los desafíos para los adivinos financieros incluyen cadenas de suministro fracturadas, opacidad del mercado laboral y la mayor imprevisibilidad del gasto del consumidor frente al ahorro en un escenario posterior al confinamiento.

Pero esa es una razón más para que los responsables de la formulación de políticas tengan más cuidado del habitual cuando se pronuncien sobre la trayectoria probable de las tasas de interés o las perspectivas de los precios al consumidor o las perspectivas de crecimiento. A veces, el liderazgo significa confesar que el futuro es cada vez más incierto, algo que los banqueros centrales parecen encontrar difícil de admitir. Como dice Falstaff en Enrique IV Parte I de Shakespeare, “la mejor parte del valor es la discreción”. Esa es una línea que los responsables de la formulación de políticas harían bien en memorizar para sus próximas apariciones públicas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.