Economía

Economía de Japón probablemente se contrajo antes del plan de estímulo de Kishida

Se estima que el PIB ha caído por quinto trimestre en dos años.

Fumio Kishida, primer ministro de Japón
Por Yuko Takeo y Grace Huang
11 de noviembre, 2021 | 09:00 PM

Bloomberg — La economía de Japón sigue tambaleándose y se espera que se contraiga por quinto trimestre en dos años, mientras el primer ministro Fumio Kishida da los toques finales a un paquete de estímulo destinado a apuntalar la recuperación.

Los economistas estiman que el Producto Interno Bruto se contrajo un 0,7% anualizado en los tres meses hasta septiembre, arrastrado por el consumo privado mientras el país luchaba contra el resurgimiento del Covid-19 y las restricciones globales de la cadena de suministro que afectaron la producción de los fabricantes de automóviles Toyota y Honda.

Tras la publicación de los datos el lunes, se espera que Kishida desvele sus medidas de estímulo al final de la semana. Una contracción mayor de la esperada podría inflar su tamaño.

PUBLICIDAD
La economía japonesa se contrae por quinta vez en ocho trimestres.dfd

El paquete económico dará la indicación más clara hasta ahora de cuán agresivamente el primer ministro pretende impulsar el crecimiento a corto plazo y lograr una forma más justa de capitalismo a largo plazo.

Ver más: Japón promociona el nuevo capitalismo, pero el nuevo jefe de finanzas suena igual

Los economistas habían esperado durante mucho tiempo que la ola de contagios que se produjo alrededor de la época de los Juegos Olímpicos de Tokio pesara sobre el desempeño de la economía durante el verano, ya que las restricciones de emergencia se extendieron hasta septiembre.

PUBLICIDAD

La recuperación de Japón ha sido más débil que la de todos los demás países del Grupo de los Siete (G-7) y se espera que siga así hasta el próximo año, según el Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, la opinión de consenso sobre una contracción general se deriva de las cifras recientes que muestran que, fuera del pico de la pandemia, la producción de las fábricas se desplomó en el trimestre de verano por el mayor margen desde el tsunami de 2011. Esto muestra el impacto de las limitaciones de la cadena de suministro y la escasez de chips que llevó a Toyota a recortar la producción en torno al 40% en septiembre.

Ver más: Nemak proyecta panorama más desafiante por escasez de chips

“Hubo un gran impacto negativo del estado de emergencia, así como una gran disminución en la producción relacionada con los automóviles”, dijo el economista Harumi Taguchi de IHS Markit.

El FMI espera que Japón crezca este año al ritmo más lento del G-7.dfd

Un desempeño decepcionante establecerá el telón de fondo para el paquete de estímulo esperado para el 19 de noviembre. Los economistas encuestados esperan que sea de alrededor de 30 billones de yenes (US$260.000 millones), aunque gran parte podría ser dinero reciclado del estímulo anterior.

Entre las medidas clave que se esperan se encuentran la entrega de alrededor de US$880 para los jóvenes de 18 años y menores, un aumento salarial para los cuidadores y mayores incentivos fiscales para las empresas que aumenten el salario. También es probable que se vuelvan a lanzar los subsidios para viajes nacionales que revivieron brevemente el sector de la hospitalidad el año pasado a pesar de las preocupaciones persistentes sobre su potencial para propagar el Covid-19.

PUBLICIDAD

Kishida espera que sus medidas fomenten también unos salarios más fuertes que extiendan los beneficios del crecimiento a un segmento más amplio de la población, al tiempo que impulsen a las empresas a adoptar una perspectiva a más largo plazo.

Los economistas esperan que el paquete de estímulo sea útil, pero no un cambio de juego que transforme el modelo capitalista de Japón.

“Si se observan las sugerencias del nuevo panel de capitalismo de Kishida, aparte de los esfuerzos por aumentar los salarios, en realidad se trata de un refrito de las políticas pasadas que se remontan a la anterior administración de Suga y a otras anteriores”, dijo el economista Takashi Miwa de Nomura Securities Co.

PUBLICIDAD