PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

El cambio climático aumentará la desigualdad; también podría hacerlo la solución

La adopción de mercados de carbono podría afectar de manera desproporcionada a los hogares más pobres, que gastan una mayor parte de sus ingresos en actividades generadoras de emisiones.

Tráfico en Venezuela.
Por Jana Randow y Reade Pickert
12 de noviembre, 2021 | 07:17 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Una de las estrategias más populares para combatir el cambio climático podría tener el costo de una desigualdad aún mayor en la economía mundial.

La política, conocida como precio del carbono, impondría un cargo a las empresas y los consumidores con la esperanza de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La adopción de tal impuesto y la forma de hacerlo es un tema de intenso debate en la cumbre de la COP26 en Glasgow.

PUBLICIDAD

Una preocupación es que tal enfoque podría dañar de manera desproporcionada a los hogares más pobres del mundo, que ya están sufriendo más por el calentamiento global. Eso se debe a que tienden a gastar una mayor parte de sus ingresos en gas, calefacción y otras actividades generadoras de emisiones.

Ver más: COP26: nuevo borrador pide eliminar gradualmente el carbón y más dinero

PUBLICIDAD

“Se verán más afectados por la fijación de precios del carbono”, dijo Baoping Shang, economista senior del Fondo Monetario Internacional y autor de un artículo reciente sobre los impactos distributivos de la fijación de precios del carbono. “Primero, en muchos países, va a empeorar la desigualdad y ahí es cuando el apoyo del gobierno es más importante”.

Ecuador, Nigeria e Irán ya han visto protestas violentas a lo largo de los años contra precios más altos en el surtidor, incluso sin ese impuesto, lo que ofrece un anticipo del tipo de alboroto que podría producirse si los políticos optan por introducir uno.

En Francia, el país que más recauda ingresos por impuestos al carbono del mundo , el gobierno se vio en 2018 obligado a descartar planes para aumentar un recargo al combustible luego de una revuelta que duró meses.

Mayores infractores de emisiones de carbonodfd

Estos estallidos públicos destacan la necesidad de comprender mejor las consecuencias distributivas de los precios del carbono y encontrar estrategias para garantizar que la creciente desigualdad no sea el precio para proteger el planeta.

PUBLICIDAD

Dejar que el cambio climático siga su curso tendría consecuencias nefastas. El mundo está en camino a calentarse 2,7 grados centígrados (4,9 grados Fahrenheit) para fines de siglo, según las últimas estimaciones de las Naciones Unidas , muy por encima del límite preferido de 1,5 grados establecido por el Acuerdo de París .

Los impuestos al carbono o los programas de tope y comercio se imponen generalmente a nivel federal, pero las autoridades estatales y regionales también pueden establecer las reglas, como es el caso en los EE. UU. Los gobiernos tienden a utilizar los ingresos fiscales para compensar la carga que imponen a los consumidores, empresas y la economía en general, mientras que los ingresos de los esquemas de comercio de derechos de emisión a menudo se destinan a inversiones ecológicas, según una investigación de la OCDE.

PUBLICIDAD

Los impuestos por sí solos no se consideran suficientes para lograr los objetivos climáticos. Solo 10 de los 60 mercados de carbono con impuestos activos tienen precios lo suficientemente altos como para lograr los objetivos del Acuerdo de París, según el análisis de BloombergNEF.

Empujando hacia la pobreza

El cambio climático en sí mismo exacerba la desigualdad y podría empujar de 68 a 135 millones de personas más a la pobreza para 2030, según el Banco Mundial. Y sin apoyo, la fijación de precios de carbono podría agobiar aún más a los pobres, ya que a menudo no pueden permitirse viviendas energéticamente eficientes, lo que los expone a mayores costos de calefacción.

PUBLICIDAD

En EE.UU., los precios de la energía ya han subido un 30% con respecto al año anterior, la mayor cantidad desde 2005. Las familias de menores ingresos también tienden a vivir en áreas con redes de transporte público insuficientes, lo que las hace más dependientes de sus propios automóviles.

Ver más: China no se uniría a acuerdo de reducción de emisiones de metano

PUBLICIDAD

Ese fue el caso de Suecia, uno de los primeros países en introducir un precio del carbono en 1991 y que ahora tiene el más alto del mundo. Un estudio sobre el impacto en diferentes grupos de ingresos entre 1999 y 2012 mostró una carga cada vez mayor sobre las personas de bajos ingresos que se correlacionó en gran medida con el reciente aumento de la desigualdad de ingresos en el país.

Son este tipo de preocupaciones las que alimentaron las protestas de los chalecos amarillos de Francia que comenzaron en 2018, según un documento publicado en agosto. Los activistas estaban profundamente preocupados por el cambio climático y apoyaban abordarlo, simplemente consideraron injusta la elección de política del gobierno.

PUBLICIDAD
Carga energética estadounidensedfd

Muchos países están intentando compensar parte del impacto de las políticas climáticas en las billeteras de las personas y los balances de las empresas a través de recortes de impuestos o créditos, reembolsos o apoyo a inversiones ecológicas. Canadá y Suiza se encuentran entre los países que ya están devolviendo a sus ciudadanos parte del dinero recaudado en nombre del medio ambiente y otros como Alemania y Austria están considerando iniciativas similares.

Algunos estados de EE.UU. están utilizando los fondos para mejorar la eficiencia energética de los hogares, mientras que otros brindan apoyo directo a los clientes de bajos ingresos para ayudarlos a pagar sus facturas de electricidad.

De lo que tenemos que hablar es de un paquete de políticas”, dijo Gokce Akin-Olcum , economista senior del Fondo de Defensa Ambiental en Boston. “No existe una política única que debamos esperar que tenga todo el peso”.

PUBLICIDAD