Actualidad

COP26 alcanza acuerdo climático con una clave sin precedentes sobre combustibles fósiles

El acuerdo, sin embargo, fue criticado por los activistas por no hacer lo suficiente para conseguir apoyo financiero de los países ricos para ayudar a las naciones en desarrollo.

Activistas de Greenpeace se manifiestan en Glasgow, el 12 de noviembre.
Por Jennifer A. Dlouhy, Ewa Krukowska y Akshat Rathi
13 de noviembre, 2021 | 10:51 AM

Bloomberg — Negociadores de casi 200 países en las conversaciones climáticas de alto riesgo de la COP26 en Glasgow cerraron un acuerdo que busca mantener vivo su objetivo climático más ambicioso, en un pacto que abrió nuevos caminos pero que aplicó las decisiones más difíciles en el futuro y después de una disputa de última hora.

Después de dos semanas de conversaciones, a menudo tensas, los delegados acordaron reducir el uso de carbón, acabar con los subsidios a los combustibles fósiles “ineficientes” e impulsar sus objetivos climáticos. El Pacto Climático de Glasgow sitúa al mundo, a duras penas, en la senda de limitar el aumento de las temperaturas globales por debajo de 1,5 grados centígrados con respecto a la época preindustrial, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París y el nivel que, según los científicos, es necesario para evitar una catástrofe climática.

La versión final del amplio documento del acuerdo, denominado Pacto Climático de Glasgow, mantuvo propuestas controvertidas a pesar del rechazo de última hora de China e India, dos de los mayores emisores del mundo, que argumentaron que los países desarrollados deberían hacer más. Los delegados también aprobaron el marco para la creación de un mercado para el comercio de créditos de carbono, que algunos ven como una parte vital de cualquier solución climática global. Los debates sobre las normas llevaban seis años estancados.

PUBLICIDAD

El acuerdo se basa en la enorme suposición de que los mayores contaminantes -especialmente China, Estados Unidos e India- cumplirán sus promesas de reducir a cero sus emisiones en las próximas décadas. Fue criticado por los activistas por no hacer lo suficiente para conseguir apoyo financiero de los países ricos para ayudar a las naciones en desarrollo a hacer la transición a la energía limpia y prepararse para un clima más extremo. También advirtieron que las concesiones sobre las normas del mercado del carbono podrían hacer retroceder los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta.

Nadie quedó satisfecho con el texto final y los delegados expresaron su enfado por el hecho de que sólo se permitiera a India modificar el borrador final. Se consiguió sustituir el compromiso de “eliminar” el carbón sin capturar emisiones por el de “reducir” su uso. Aunque pueda parecer un pequeño retoque, los países europeos advirtieron que dificultaría el cumplimiento del límite de 1,5ºC.

Al final, los países aceptaron un compromiso mientras el reloj avanzaba y los manifestantes exigían que se tomaran medidas para frenar un calentamiento que ya ha provocado inundaciones, olas de calor y la subida del nivel del mar.

PUBLICIDAD

El embajador brasileño Paulino de Carvalho Neto dijo que el borrador del texto logró un “delicado equilibrio” y era “viable”, en particular el progreso logrado en el mercado mundial de carbono. “Por eso apoyamos que el texto actual sea la base de nuestro trabajo en los próximos años”, dijo el embajador.

El Presidente de la COP26, Alok Sharma, reconoció el descontento al dar por concluida la reunión. “Pido disculpas por la forma en que se ha desarrollado este proceso, y lo siento profundamente”, dijo, al borde de las lágrimas. “También comprendo la profunda decepción, pero como ya han señalado, también es vital que protejamos este paquete”.

¿Una victoria?

La eliminación gradual de los subsidios al carbón “sin cesar” y a los combustibles fósiles “ineficientes” implica una victoria al ser la primera vez que un texto final de la COP haga referencia a los combustibles fósiles.

El G-20 ha estado pidiendo el fin de los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles durante una década, y las últimas cifras muestran que esos países gastaron US$600.000 millones en subsidiar los combustibles fósiles.

“Es un cambio importante si sobrevive, ya que ha sido tan verboten”, dijo Collin Rees, un activista senior del grupo ambiental Oil Change US. Incluso si el lenguaje no “ofrece un cambio tangible por sí mismo”, dijo, el valor real es señalar el cambio de los combustibles fósiles y establecer un precedente para construir.

¿Qué tan bueno es el trato de comercio de carbono?

Los activistas y los expertos analizaron los detalles.

PUBLICIDAD

Algunos activistas han elogiado la nueva propuesta por ofrecer disposiciones más estrictas sobre contabilidad, un tema clave. Otro elemento importante del borrador es también la obligación de cancelar el 2% de los créditos recién emitidos, un paso que garantizaría que se reduzca la contaminación, en lugar de simplemente compensar en otros lugares.

Kelley Kizzier, vicepresidenta de clima global en el Fondo de Defensa del Medio Ambiente y antigua negociadora, calificó el nuevo proyecto de texto como un buen acuerdo.

“Nos proporciona un marco contable sólido, especialmente para los mercados de cumplimiento”, dijo en una entrevista. “Creo que también ofrece la oportunidad de evitar la doble contabilidad para los mercados voluntarios por primera vez. Pero esa será sin duda la labor de la sociedad civil y los gobiernos nacionales para asegurarse de que se aplica”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, algunos activistas expresaron su preocupación por el tratamiento de los antiguos créditos de carbono generados en el ya desaparecido mercado de compensación de la era del Protocolo de Kioto. Según Helen Mountford, del WRI, podrían transferirse hasta 4 gigatoneladas de unidades antiguas, más que las emisiones anuales de Rusia e Indonesia juntas.

“Esto es preocupante, y tenemos que asegurarnos de que esto sea lo más limitado posible” para que no socave la ambición”, dijo.

PUBLICIDAD

Momentos antes de la aprobación:

Las naciones vulnerables apoyan los textos

Los representantes de las naciones insulares que se encuentran en la primera línea del cambio climático se unieron el sábado para pedir la adopción de un acuerdo final con la promesa de acelerar la eliminación del uso del carbón, aunque dijeron que no llega a proporcionar la financiación que los países pobres necesitan desesperadamente.

El texto que tenemos delante “no tiene todo lo que todo el mundo quiere, pero tiene elementos extremadamente importantes que sí sirven al planeta”, dijo Tina Stege, de las Islas Marshall. “No es perfecto. No está exento de fallos. Nos queda mucho trabajo por hacer. Pero representa un progreso real, y eso es lo que necesitamos en este momento”.

Uno tras otro, los delegados de los países insulares insistieron en que era mejor adoptar el acuerdo que no llegar a él. “No podemos permitirnos no avanzar”, dijo Stege. “No estoy dispuesto a salir de aquí sin nada”.

PUBLICIDAD

Postura de la India y de China

El ministro de Medio Ambiente de la India, Bhupender Yadav, dijo que no es justo señalar los subsidios al carbón y a los combustibles fósiles. También se opuso a pedir a los países que actualicen sus compromisos climáticos para 2022. “El consenso sigue siendo difícil de alcanzar”, dijo.

El representante de China pidió que se modificara la línea sobre la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles y el uso constante del carbón. En cambio, señaló, el lenguaje debería reflejar lo que ya ha sido pactado por los países del G-20 y lo que Estados Unidos y China acordaron en una declaración conjunta esta semana.

El financiamiento, el desafío

El financiamiento climático siguió siendo el mayor desafío, dijo el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Jaoquim Leite. Las naciones ricas no solo han incumplido su objetivo de US$100.000 millones anuales de financiación para que los países pobres aborden el cambio climático, sino que algunos dicen que el dinero no es suficiente. El financiamiento ha sido un escollo clave y una de las principales quejas de las naciones vulnerables.

PUBLICIDAD

“Firmaron en 2015, prometieron para 2020 y ahora están dando patadas en el camino hacia 2023 o 2024, por recursos que ya no son suficientes”, dijo Leite.

Sobre el m mercado mundial de carbono, afirmó que “es una de las soluciones, pero no la más grande”, dijo. “La solución principal son más recursos, financiar más de US$100.000 millones”.

Tan solo unos minutos antes de que los países tomaran la palabra para hacer el balance, Maldivas señaló su descontento con la cantidad de financiamiento para la adaptación, previsto en el borrador del texto.

“Sabemos a través de los billones que se invierten en combustibles fósiles cada año que el dinero no es la cuestión, la cuestión de nuevo es una cuestión de voluntad política”, dijo Shauna Aminath, ministra de Medio Ambiente de la cadena de 26 atolones en el Océano Índico, que están amenazados por el aumento del nivel del mar.

“Tenemos 98 meses para reducir a la mitad nuestras emisiones. No estamos ahí. La diferencia entre 1,5 y 2 grados es una sentencia de muerte para nosotros“.

La línea de combustibles fósiles

Arabia Saudita no se opuso a la línea del texto que pidió la eliminación gradual de la “energía del carbón sin cesar” y los subsidios a los combustibles fósiles “ineficientes”, según una persona familiarizada con la posición del país.

Emisiones de carbón del G20.dfd

Mientras que Greenpeace celebró que la línea clave sobre los combustibles fósiles se encontrara en el texto que posteriormente fue aprobado.

“Es débil y comprometido, pero es un gran avance, es una cabeza de puente y tenemos que luchar como el infierno para mantenerlo ahí y fortalecerlo”, dijo la Directora Ejecutiva Internacional de Greenpeace, Jennifer Morgan.

El riesgo de compromiso

El borrador de la propuesta de compromiso sobre un mercado de carbono supervisado por la ONU es un buen comienzo, pero aún necesita disposiciones más estrictas sobre el uso de créditos de un programa anterior, según Gilles Dufrasne de Carbon Market Watch. Según los nuevos documentos, las compensaciones de proyectos registrados bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio en 2013 o más tarde podrían transferirse al nuevo mercado.

La controvertida cuestión técnica de las provisiones para evitar la doble contabilización también necesita más análisis, según Dufrasne. “Parece que el riesgo se ha reducido, pero el diablo está en los detalles y tendremos que ver cómo se puede implementar en la práctica”.

Nuevo grupo financiero adhoc

El financiamiento climático ha sido uno de los temas más espinosos en la COP26, y es poco probable que los borradores recién publicados apacigüen a las naciones pobres enojadas por el incumplimiento de los países ricos que se suponía que comenzaría a fluir para 2020.

Según los borradores de los documentos publicados el sábado, un grupo trabajaría para desarrollar un nuevo plan de financiamiento climático para la segunda mitad de la década con el nuevo objetivo de financiamiento colectivo establecido en 2024.

Sin embargo, los negociadores han reducido cualquier compromiso sobre cómo sería ese plan, incluso omitiendo el texto propuesto para fijar el límite mínimo en US$100.000 millones y movilizar al menos US$1,3 billones al año para 2030.

Pagando por daños climáticos

En el último borrador, los países se comprometen por primera vez a proporcionar fondos a un programa que se estableció hace años pero que todavía no funciona.

Según el último borrador del texto, la llamada red de Santiago “recibirá fondos para apoyar” los esfuerzos para prevenir, minimizar y abordar las pérdidas y daños asociados con el cambio climático.

Todavía está por debajo de las demandas de los países vulnerables al clima.

Se están cerrando las brechas en el comercio de carbono

Sobre el lanzamiento de un mercado global de carbono, el documento describe soluciones a algunos de los mayores puntos conflictivos, incluidas las normas contables. Aquí, los negociadores apoyaron disposiciones respaldadas por Brasil, Japón y EE.UU., que según los activistas ambientales crean el riesgo de una contabilidad laxa, o lavado verde.

Los negociadores mantuvieron la regla de que el 5% de los ingresos del comercio de compensación bajo el nuevo programa supervisado por la ONU tendría que canalizarse a los países en desarrollo para ayudarlos a adaptarse al cambio climático. Y para garantizar que el mercado acelera los recortes de contaminación, el 2% de las compensaciones emitidas recientemente deberían cancelarse.

También se contó con un borrador de compromiso sobre el uso de las antiguas compensaciones de la era del Protocolo de Kioto. Las llamadas Reducciones Certificadas de Emisiones no utilizadas solo se autorizarían para su uso para cumplir con los primeros planes climáticos de las naciones en virtud del Acuerdo de París. Para calificar, las compensaciones tendrían que provenir de proyectos registrados no antes de 2013.

El borrador avanzó sobre el espinoso tema de cómo usar el efectivo generado por el comercio de emisiones bilaterales.

En lugar de canalizar una parte fija de los ingresos a los países en desarrollo, una demanda expresada por las naciones africanas y otros países en desarrollo, ahora se les “anima encarecidamente a comprometerse” a contribuir con fondos para la adaptación, particularmente a través del Fondo de Adaptación.

La UE e Italia buscan una curita en materia de financiación

La Unión Europea e Italia se apresuraron a redactar una propuesta de financiación climática de última hora que ayudaría a los países ricos a cumplir sus promesas de financiación fallidas, y quizás rescatar las negociaciones de la COP26.

Impacto de Cop26 en las vías de emisión.
dfd

--Con la ayuda de John Ainger, Jessica Shankleman, Isis Almeida, Karoline Kan y Javier Blas*

PUBLICIDAD