Estilo de vida

Palm Beach se prepara para neoyorquinos que planean quedarse más tiempo

El servicio de jet desde Westchester que permite mascotas comienza este mes.

Tworkowski ha cerrado su estudio de Nueva York en Bond Street y está dando los toques finales a su nuevo atelier Mish. Está cerca de Royal Palm Way y al otro lado de la calle de un nuevo club privado, el Carriage House (foto).
Por Amanda Gordon
14 de noviembre, 2021 | 02:43 PM

Bloomberg — El CEO de Blade, Rob Wiesenthal, tiene una idea bastante clara de quiénes viajarán en los primeros vuelos de su empresa a Palm Beach este mes: algunos pomeranias bien cuidados y uno o dos caniches.

Mientras que las aerolíneas comerciales restringen los viajes con perros en cabina, Blade aceptará hasta tres perros por viaje volando desde Westchester. Por supuesto, la otra ventaja de un boleto que puede costar más de US$2.000 es la vacunación obligatoria de Covid y un amplio espacio para los pasajeros.

La llegada de Blade es una señal de confianza en que el boom de Palm Beach continuará, pasado el punto álgido de la pandemia y en una temporada alta más cercana a lo normal.

PUBLICIDAD

Hay muchas otras señales.

Los constructores de viviendas se apresuran a terminar las renovaciones y las nuevas construcciones. Los comerciantes se están instalando en el Royal Poinciana Plaza y en Worth Avenue. Y los yates están de vuelta, en Rybovich y una nueva ubicación: El puerto deportivo de la ciudad de Palm Beach abrió el 1 de noviembre con boletos de temporada que van de US$32.580 a US$279.373,50.

“Es agradable estar en un lugar que está en un gran auge”, dijo el diseñador de joyas Mish Tworkowski. “Ver almacenes convertidos en West Palm Beach o escaparates que podrían haber estado vacíos convertidos en algo hermoso. Es un poco más de combustible”.

PUBLICIDAD

Tworkowski ha cerrado su estudio de Nueva York en Bond Street y está dando los últimos toques a su nuevo atelier Mish. Está cerca de Royal Palm Way y al otro lado de la calle de un nuevo club privado, el Carriage House, quizás el lugar al que el alcalde de Nueva York, Eric Adams, acudirá en sus prometidas visitas a Florida para atraer de nuevo a los habitantes de Manhattan.

En el Royal Poinciana, SoulCycle vuelve la semana que viene, junto con un caprichoso árbol navideño. Las marcas de moda fundadas en Nueva York, Veronica Beard y La Ligne, se encuentran entre los nuevos inquilinos. Hay algo más de diversión en “Apres Beach”, una serie de eventos que llenan el patio con cabañas, tiendas pop-up y música en vivo.

“Es el encuentro entre Cecconi’s en South Beach y Duryea’s en Montauk”, dijo Lori Berg, directora general del Royal.

Mientras tanto, la Esplanade presenta Unsubscribed, una marca de moda lenta de American Eagle Outfitters, y el restaurante Cojimar, inspirado en Hemingway.

Además de la inyección de comercio, el circuito benéfico va a toda máquina.

El reciente aumento de los ingresos de la Sinfónica de Palm Beach está haciendo posible la concesión de nuevas becas de música, y el almuerzo del 7 de diciembre de Holly Jolly se agotó en agosto, dijo el CEO, David McClymont.

PUBLICIDAD

Los padres de la Palm Beach Day Academy están trabajando en una Gala del Centenario para enero.

El mes siguiente, Paul Tudor Jones llenará su mesa para la gala benéfica de la Fundación Everglades, y la Sociedad de las Cuatro Artes celebrará su gala de los Contemporáneos. La cena-baile de la Preservation Foundation of Palm Beach será a principios de marzo.

Con la temporada casi encima, se están creando plazos difíciles.

PUBLICIDAD

George Ford, cofundador de Seabreeze Building, está luchando por tener una casa lista para una boda; una mujer embarazada quiere estar sin vapores de pintura. Pero tiene que decirles a algunos clientes que se las arreglen debido a problemas de la cadena de suministro: uno se está mudando a una casa sin refrigerador; otro tendrá que usar los electrodomésticos viejos.

Por supuesto, algunos todavía están planeando solo visitar. Las tarifas de las habitaciones están subiendo, dijo Bobby Schlesinger, propietario de la Corte Brasileña, uno de los pocos hoteles en la ciudad que admite mascotas.

En el Breakers, una habitación en el Flagler Club, en plantas de acceso restringido, tiene ventajas como el servicio de auto Tesla. Cuesta más de US$2.000 la noche.

PUBLICIDAD