Vienna
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — El invierno se acerca, los casos de Covid-19 repuntan y los países de la Unión Europea con tasas de vacunación que no son extremadamente altas aprietan las clavijas.

Lo que empezó como una medida de presión en julio, cuando el francés Emmanuel Macron puso en marcha una tarjeta sanitaria para celulares para controlar el acceso a los locales de entretenimiento, se ha convertido en un cerrojo. En Austria, donde las unidades de cuidados intensivos se están llenando y el 64% de la población está totalmente vacunada (por debajo de la media de la UE), el gobierno está aplicando nuevas restricciones, incluyendo lo que es efectivamente un confinamiento para aquellos que se niegan a recibir sus vacunas restantes. Letonia ha prohibido el acceso al parlamento a los legisladores no vacunados.

PUBLICIDAD

Teniendo en cuenta que la UE tiene una cantidad más que suficiente de vacunas seguras y eficaces, que han demostrado reducir las enfermedades graves y la mortalidad, parece evidente que hay que seguir promoviendo las vacunas. El miedo a la saturación de los hospitales ha influido sin duda en la opinión de los ciudadanos sobre los negadores de las vacunas y ha alentado a los gobiernos a ser más estrictos: el mes pasado, el 62% de los franceses consideraba positiva la tarjeta sanitaria.

Pero hay cuestiones éticas que considerar. ¿Hasta dónde deben estar dispuestos a llegar los gobiernos? ¿Debería el último paso de las campañas de vacunación plantear amenazas cada vez mayores, como el plan de Singapur de impedir que los no vacunados reciban asistencia sanitaria gratuita? ¿La conclusión lógica es la vacunación obligatoria?

PUBLICIDAD
De el empuje al empujón
Las dosis de vacunas que se administran diariamente en Austria registran un fuerte aumento a medida que se incrementan las restriccionesdfd

El gráfico que se muestra arriba sugiere que la política de Austria puede acelerar la adopción de la vacuna sin hacerla obligatoria. La contrapartida es que se pide a los no vacunados que renuncien a ciertas libertades (de elección, así como de movimiento y privacidad) a cambio de mejores resultados sanitarios individuales y colectivos. Esto parece justo teniendo en cuenta lo que sabemos del impacto de Covid-19: la amenaza de una orden general de quedarse en casa se cierne sobre nosotros si el número de casos no se controla y esto es más difícil de hacer con tasas de vacunación mediocres.

Una de las críticas a las medidas severas contra los no vacunados es que ignoran los riesgos de transmisión entre los vacunados. Pero incluso si la investigación indica que la variante delta es altamente transmisible dentro de los hogares vacunados, es falso afirmar que los riesgos son los mismos. Si los individuos tienen menos posibilidades de desarrollar una enfermedad grave o de morir, y son menos propensos a sobrecargar los hospitales, los beneficios se acumulan para todos. Por lo tanto, se puede argumentar que los que se resisten a las vacunas se comportan de forma poco ética.

PUBLICIDAD

Sin embargo, las cosas se complican cuando se pasa de atacar a los no vacunados restringiendo el acceso al entretenimiento a restringir sus necesidades más básicas, según Nancy Kass, profesora de Bioética y Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins. El planteamiento de Singapur de prohibir a los no vacunados el acceso a la asistencia sanitaria gratuita parece una herramienta extremadamente contundente. Reducir el riesgo en un espacio como un restaurante tiene sentido, pero reducir el acceso a los servicios públicos universales crearía una grave división social.

De Protegerse a sí mismo a proteger a los demás
La cobertura de la vacunación por grupos de edad en Austria sugiere que hay diferentes prioridades
Azul: Totalmente vacunadodfd

Cuanto más estrictas sean las medidas, más deben equilibrarse con el propio deber de cuidado de los gobiernos. Es fácil proponer medidas contra el tipo de personas antivacunas que difunden mentiras y desinformación. Pero múltiples encuestas europeas estiman que quienes tienen una oposición dura a la vacunación sólo representan un porcentaje de un dígito de la población. El mayor reto es la indecisión, de la que no siempre entendemos las causas y que varía según el género, la educación y la edad.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, los datos austriacos muestran que los jóvenes son menos propensos a vacunarse completamente que los ancianos, probablemente debido a las diferentes percepciones del riesgo directo que supone Covid-19. En estos casos, deberíamos tratar de fomentar la vacunación como una virtud comunitaria, no como un castigo. Si un mejor mensaje sobre los beneficios de la vacunación para los demás puede aumentar la aceptación, los gobiernos deberían seguir intentándolo. El profesor de la Universidad de Cambridge Stephen John pone el ejemplo de la vacuna contra el VPH, que se ha promovido entre los chicos no sólo como una protección directa contra la enfermedad, sino también como una forma ética de proteger a sus parejas sexuales.

Cómo ganar amigos y vacunar a la gente
Proporción de personas que dicen que se vacunarán contra Covid-19 o que ya lo han hecho 
Azul: Diciembre de 2020, Blanco: Nov. 2021
Francia, Alemania, Italiadfd

Está justificado que Austria sienta que se le ha acabado el tiempo para hacer de policía bueno. Pero el palo debería ir acompañado de algunas zanahorias: hospitales mejor financiados, comunicación más clara y ayudas sociales como las mascarillas. La ironía es que, a medida que la inmunidad disminuye, los gobiernos tendrán que no sólo convencer a los no vacunados, sino también conservar la confianza de los que no están completamente vacunados para promover terceras dosis y refuerzos. Si la vacunación obligatoria ha de seguir siendo un último recurso, es hora de promover el deber moral, no sólo el legal.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.