Mercados

CEO de Cargill dice que precios de alimentos seguirán altos por crisis laboral

Las plantas no están funcionando a plena capacidad; esto limita el suministro de alimentos y crea la posibilidad de más aumentos de precios, dijo David MacLennan.

David MacLennan, durante una entrevista de Bloomberg Television en Nueva York, el martes 25 de septiembre de 2018. MacLennan discutió cómo la guerra comercial entre EE.UU. y China está reordenando las cadenas de suministro y podría tener un impacto duradero en la agricultura estadounidense, ya que la segunda economía más grande del mundo corta deliberadamente las compras de soja estadounidense.
Por Alfred Cang
18 de noviembre, 2021 | 05:57 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Es probable que los precios de los alimentos se mantengan elevados en 2022 mientras persistan las interrupciones en las cadenas de suministro globales, según el CEO de Cargill Inc., quien destacó la escasez de mano de obra como uno de los mayores riesgos que enfrenta la industria.

Ya se trate de procesadores de carne, camioneros, operadores de almacenes o personal portuario, el sistema mundial de alimentos está experimentando una mayor competencia para hacerse de trabajadores.

Las plantas no están funcionando a plena capacidad, lo que limita el suministro de alimentos y crea la posibilidad de un mayor aumento de los precios, dijo David MacLennan, CEO de la empresa agrícola.

PUBLICIDAD

“Pensé que la inflación en alimentos y agricultura era transitoria. Ahora me parece que lo es menos debido a la continua escasez en los mercados laborales”, dijo MacLennan en una entrevista en el New Economy Forum de Bloomberg en Singapur. “Ese es uno de los insumos de la cadena de suministro que estamos observando con más atención”.

Los precios agrícolas se han disparado en los últimos 18 meses, avivando la inflación alimentariadfd

Los precios mundiales de los alimentos alcanzaron en octubre el nivel más alto de la década, lo que amenaza con elevar aún más las facturas de los hogares y con agravar el hambre en el mundo. Ya se trate de recolectores de frutas, procesadores de carne, operadores de almacenes o trabajadores portuarios, el ecosistema alimentario mundial está estresado debido a la falta de personal.

Ver más: Precios globales de los alimentos se acercan a récord

PUBLICIDAD

El mal clima afectó las cosechas este año, los costos de transporte se dispararon y la escasez de mano de obra ha afectado las cadenas de suministro de los alimentos. A esto hay que añadir una crisis energética que ha provocado un dramático aumento de las facturas de los fertilizantes para los agricultores de todo el mundo.

MacLennan dijo en septiembre que el aumento de los costos de los alimentos sería transitorio y debería disiparse con el tiempo. Desde entonces, el repunte de los precios de la energía y los continuos problemas de las cadenas de suministro han hecho que los mercados estén “mucho más ajustados”, dijo.

Cuando la oferta es limitada, los precios pueden subir”, dijo MacLennan. Sin embargo, señaló que China no ha estado comprando cultivos tan agresivamente como el año pasado, mientras que las cosechas norteamericanas son robustas. “Eso quita algo de presión al sistema”.

La búsqueda de biodiésel y combustible para aviones más ecológicos también está enfrentando a los alimentos con la producción de energía, lo que lleva a un suministro más limitado de aceite comestible. Los precios del aceite de palma, el aceite vegetal más consumido en el mundo, se dispararon alrededor de un 50% el año pasado, mientras que el aceite de soja subió un 60%. La canola, también utilizada para hacer aceite, está cerca de un récord.

Ver más: Biodiésel argentino: operadores de aceite de soja temen por las exportaciones

La tensión entre alimentos y combustible se volverá más intensa que nunca en los últimos 15 años, dijo MacLennan. Llegará el día en que se utilizarán más productos agrícolas para producir energía que para alimentos, por lo que corresponderá a los agricultores del mundo innovar y ser más productivos, agregó.

Con la asistencia de Michael Hirtzer.

PUBLICIDAD