Brasil en español

Sergio Moro busca cerrar brecha derecha-izquierda en elecciones de Brasil

Sergio Moro es una de las personalidades más conocidas de Brasil y su intención de voto se ha elevado al 9% en una encuesta de opinión reciente.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Tal como lo hizo en su condición de juez al encarcelar a decenas de políticos y líderes empresariales durante la explosiva investigación de corrupción Lava Jato en Brasil, Sergio Moro ahora busca alterar el orden político una vez más.

Moro había mantenido un bajo perfil durante más de un año desde su renuncia como ministro de Justicia en medio de un duro desacuerdo con el presidente, Jair Bolsonaro. Regresó al ojo público menos de 12 meses antes de las elecciones del 2 de octubre, preparándose para su mayor desafío hasta el momento: una carrera presidencial contra el titular de derecha y el izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva.

No será una tarea fácil asegurar un cupo en la esperada votación de segunda vuelta, dado que Lula y Bolsonaro tienen una multitud sustancial de seguidores fieles. Pero Moro está tratando de atraer a un número igualmente grande de brasileños que rechazan a ambos líderes.

Ver más: Sergio Moro, el juez que arrestó a Lula, podría enfrentarse a él en las urnas

“Mucha gente está desilusionada por la falta de opciones”, dijo durante una entrevista exclusiva en la oficina de Bloomberg en Brasilia, sin llegar a anunciar su candidatura presidencial. “Si la gente va al supermercado y solo ve dos productos en los estantes, ambos productos pueden ser malos, pero tendrán que elegir uno de ellos. Necesitamos introducir más productos”.

Las ambiciones presidenciales de Moro están haciendo reconsiderar las estrategias de otros contendientes menos competitivos.

El juez de 49 años convertido en político es una de las personalidades más conocidas de Brasil y su intención de voto ha aumentado a 9% en una encuesta de opinión reciente. Ese nivel de apoyo supera el de Joao Doria y Eduardo Leite, gobernadores de São Paulo y Rio Grande do Sul, respectivamente, que compiten este domingo en las primarias de su Partido Socialdemócrata Brasileño con el objetivo de convertirse en una alternativa a Bolsonaro y Lula.

Moro podría subir aún más en las encuestas si logra atraer a los partidarios iniciales de Bolsonaro que se encuentran desilusionados con el gobierno. Sin embargo, el presidente conserva alrededor del 25% de la intención de voto y vastos poderes que le permiten impulsar las ayudas en efectivo a los más necesitados y aumentar los salarios de los trabajadores públicos, junto con otras posibles medidas populistas en el período previo a la elección.

La posición de Lula parece aún más sólida. Después de ser condenado a prisión por Moro en 2018 y, en consecuencia, se le prohibió postularse en las elecciones anteriores, el expresidente tiene más del 45% de la intención de voto en las urnas.

Moro no descartó alianzas con la mayoría de los partidos durante la campaña electoral para tratar de mejorar su perfil, ni siquiera aquellos cuyos miembros fueron atrapados en escándalos de corrupción por el caso Lava Jato. Las únicas excepciones son Lula y Bolsonaro, dijo.

“Hay buena gente y buenos partidos en el centro”, dijo, refiriéndose a un poderoso grupo de partidos centristas que tienden a alinearse con quien está en el poder a cambio de puestos en la administración.

Discurso más amplio

En un intento por ganarse a un mayor número de votantes, así como el respaldo de los mercados financieros, Moro ha estado expandiendo su tradicional retórica anticorrupción a otros temas clave que afectan a la sociedad brasileña, en particular la inflación, la pobreza y el papel del estado en un país extremadamente desigual con grandes necesidades sociales.

Con el apoyo del expresidente del banco central Affonso Celso Pastore, la mayoría de las propuestas económicas que describió como “capitalismo cristiano” son todavía un trabajo en progreso, dijo.

Pero algunas ideas son claras para él: es un creyente en el libre mercado, la inflación es un problema que debe controlarse con mayor “credibilidad fiscal” y las empresas estatales ineficientes deben privatizarse, aunque no las nombró. Tampoco proporcionó detalles sobre cómo lucharía contra la inflación y el desempleo que han estado persistentemente por encima del 10%, mientras reactiva una economía que corre el riesgo de estancarse el próximo año.