Europa

La lira turca cae en picada tras una nuevo recorte de tasas del Banco Central

La lira llegó a depreciarse hasta un 6%, a 11,3118 frente al dólar estadounidense, la mayor caída en ocho meses.

Turquia
Por Burhan Yuksekkas y Tugce Ozsoy
18 de noviembre, 2021 | 01:00 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La lira turca cayó a un mínimo histórico después de que el banco central recortara los costos de tomar deuda por tercer mes consecutivo, una medida que corre el riesgo de socavar aún más la estabilidad de los precios, al tiempo que erosiona la poca confianza que los inversores tenían en los responsables de formular políticas del país.

La lira llegó a depreciarse un 6%, hasta 11,3118 frente al dólar estadounidense, la mayor caída en ocho meses. Los funcionarios recortaron la tasa repo de interés a una semana en 100 puntos básicos, hasta el 15%, en línea con la estimación media de una encuesta de Bloomberg, y dijeron que considerarían la posibilidad de poner fin al ciclo de flexibilización el próximo mes.

Otro récord
La lira cae a un mínimo histórico después de que el banco central vuelva a bajar los tiposdfd

Esto se produce en un momento donde la inflación al consumo se aceleró hasta casi el 20% anual en octubre, un nivel que se vio por última vez tras la crisis monetaria de hace tres años. Bajo la presión del presidente Recep Tayyip Erdogan, el banco central ha bajado las tasas de interés en 400 puntos básicos desde septiembre, lo que ha llevado el rendimiento real de la moneda muy por debajo de cero.

PUBLICIDAD

Esta medida contrasta con el endurecimiento de la política monetaria de algunos de los otros principales pares emergentes. Sudáfrica subió su tasa de interés de referencia por primera vez en tres años el jueves, mientras que México subió las tasas de interés oficiales la semana pasada.

Ver más: EE.UU. ofrece F-16 a Turquía como reembolso, según Erdogan

“La decisión de recortar las tasas tiene una motivación política, incluso con la orientación a futuro de diciembre”, afirmó Saed Abukarsh, gestor jefe de carteras de Ark Capital Management Dubai. “La confianza en cualquier atisbo de credibilidad del banco central no existe más”.

PUBLICIDAD

Una política más flexible en Turquía deja a la lira vulnerable a nuevas apreciaciones del dólar estadounidense, a medida que aumentan las especulaciones de que la Reserva Federal podría endurecer su política antes de lo previsto. Esta semana, el billete verde ha alcanzado su nivel más alto en más de un año frente a una cesta de otras monedas, lo que ha ejercido presión sobre las divisas de mayor riesgo de los mercados emergentes, que se han beneficiado de una política excepcionalmente relajada en el mundo desarrollado.

‘Insensato, predecible’

La lira ha perdido alrededor de un tercio de su valor frente al dólar estadounidense desde diciembre y está a punto de sufrir una novena pérdida anual consecutiva. Se ha debilitado más del 20% desde que el banco central empezó a recortar las tasas en septiembre, la mayor caída de los mercados emergentes.

“Este movimiento de la lira es una locura, pero totalmente predecible”, dijo Win Thin, jefe global de estrategia de divisas de Brown Brothers Harriman & Co. “Cuando te va peor que al peso argentino, es toda una declaración”.

Antes de la decisión, el presidente del mayor grupo empresarial de Turquía, Tusiad, dijo que el banco central no debería olvidar su principal objetivo, controlar la inflación. Refleja la creciente preocupación por el riesgo de que la prolongada debilidad de la moneda desestabilice la economía, que se asienta sobre US$446.000 millones de deuda externa bruta, según datos del banco central.

Las empresas turcas y el gobierno tienen que devolver US$13.000 millones de deuda en moneda extranjera en los dos últimos meses del año. Más de la mitad, US$8.000 millones, vencen en noviembre, la mayor cantidad que vence en los próximos 10 meses, según los últimos datos disponibles.

El índice de referencia turco BIST 100 se disparó tras la decisión y llegó a cotizar un 3% al alza. El rendimiento de la deuda pública a 10 años subió hasta 57 puntos básicos, el mayor aumento desde septiembre.

PUBLICIDAD