PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Tecnología

Texas aportó millones para atraer planta de Samsung y ganó, ¿será rentable?

El estado y el gobierno local ofrecieron millonarios incentivos para el gigantesco proyecto.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El aterrizaje de la nueva planta masiva de chips de Samsung Electronics Co. no resultó barato para Taylor, Texas. La pregunta ahora es si la inversión dará frutos.

Los funcionarios estatales y locales ofrecieron una serie de incentivos para atraer la planta a la ciudad, que se encuentra en la periferia suburbana del noreste de Austin. Todo podría ascender a cientos de millones de dólares para lo que se espera sea una de las mayores inversiones extranjeras en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

El planteamiento subraya un debate que lleva años suscitando los proyectos de desarrollo económico fuertemente subvencionados. Las investigaciones sugieren que no siempre dan resultados, a pesar de las cifras espectaculares de las presentaciones y de los políticos que se apresuran a atribuirse el mérito de haber creado puestos de trabajo.

“El beneficio de la manufactura intensiva en capital son generalmente los ingresos fiscales”, dijo Nathan Jensen, profesor de la Universidad de Texas en Austin, que estudia los programas de subsidios. “Pero estos ingresos fiscales son exactamente lo que los gobiernos estatales y locales están devolviendo a las empresas”.

Pocos estados están tan bien adaptados como Texas cuando se trata de aterrizar grandes y nuevas inversiones empresariales. Sus bajos impuestos y sus regulaciones ligeras han atraído a las empresas durante décadas, incluyendo a gigantes tecnológicos como Apple Inc, Tesla Inc y Amazon.com Inc, que se han expandido en el estado.

PUBLICIDAD

Pero Texas también sabe cómo cerrar el trato con generosos incentivos. En total, el estado ha concedido casi 6.300 premios que suman más de US$8.000 millones en subvenciones, según datos de Good Jobs First, un centro de recursos políticos con sede en Washington. Texas ocupa el séptimo lugar del país por el total de dólares concedidos. Nueva York lidera la nación con un total de US$40.800 millones.

“Texas tiene una larga historia en el juego del desarrollo empresarial y ha utilizado los incentivos fiscales y las subvenciones, así como su entorno de bajos impuestos, para atraer fábricas y otras empresas de otros lugares de EE.UU. desde la década de 1980″, dijo Margaret O’Mara, profesora de historia de la Universidad de Washington, que estudia la industria tecnológica.

Esta promoción, por supuesto, se produce a expensas de los ingresos fiscales y la inversión en otras infraestructuras y servicios públicos”, añadió.

PUBLICIDAD

Un ejemplo de cómo las exenciones fiscales para atraer a las empresas pueden ser contraproducentes es el acuerdo de US$4.500 millones de Wisconsin con la empresa taiwanesa Foxconn para construir un centro de fabricación de alta tecnología que se convirtió en un fiasco, ya que el proveedor de Apple no cumplió sus objetivos de contratación.

La planta de Taylor aumentará significativamente la ya considerable presencia de Samsung en los alrededores de Austin, donde cuenta con un extenso complejo que alberga a más de 3.000 empleados y fabrica algunos de los chips más sofisticados del país. El gigante tecnológico surcoreano tiene previsto invertir otros US$17.000 millones en la nueva fábrica, que se espera que cree más de 2.000 puestos de trabajo.

Ver más: Samsung elige a Texas para construir una planta de chips avanzados

PUBLICIDAD

Riesgos de la inversión

Las autoridades locales trabajaron con diligencia para conseguir la inversión, ya que Samsung sopesó los incentivos de las comunidades de Nueva York y Arizona, así como del cercano condado de Travis, sede de Austin.

Un aspecto clave fue asegurarse de que la planta contara con electricidad constante después de que los cortes de energía del pasado invierno dejaran fuera de servicio a las instalaciones de Samsung en Austin durante más de un mes. Según el Austin Business Journal, los funcionarios incluso ayudaron a negociar un acuerdo para asegurarse de que el agua pudiera llegar desde un condado cercano.

El plan incluye la exención del 90% de los impuestos sobre la propiedad durante una década, y del 85% durante los 10 años siguientes. Se calcula que un programa de incentivos que reduce los impuestos que Samsung pagaría por las escuelas costaría US$314 millones.

PUBLICIDAD

Además de estas reducciones, el estado concede a Samsung una subvención de US$27 millones de su Fondo Empresarial de Texas, destinado a atraer proyectos que creen puestos de trabajo. La empresa también podría obtener ayudas para la construcción y el funcionamiento de las instalaciones, como la exención del impuesto sobre las ventas de los materiales utilizados para la construcción.

“Es seguro que esta es una de las muchas subvenciones de las que van a disfrutar”, dijo Kasia Tarczynska, analista de investigación de Good Jobs First.

PUBLICIDAD

Por supuesto, encontrar tantos trabajadores en medio de una escasez de mano de obra presenta una serie de retos. Y luego están los riesgos a los que se enfrentan las comunidades al añadir miles de nuevos residentes, como los congestionamientos viales, el aumento de los precios de la vivienda y otras cargas para la infraestructura de la región.

En un comunicado en el que anunciaba el acuerdo el martes, el gobernador Greg Abbott dijo que la planta traerá “innumerables oportunidades” para los tejanos y “jugará un papel importante en la continua excepcionalidad de nuestro estado en la industria de los semiconductores.” El alcalde de Taylor, Brandt Rydell, lo calificó como “el desarrollo más significativo y consecuente para la economía local desde que el International & Great Northern Railroad puso las vías aquí en la década de 1870″.

Samsung está “sentando las bases de otro importante capítulo de nuestro futuro”, dijo Kinam Kim, vicepresidente y director de la división Electronics Device Solutions de la empresa. “También estamos orgullosos de traer más puestos de trabajo y apoyar la formación y el desarrollo del talento de las comunidades locales”.

PUBLICIDAD

La inversión pone a Taylor (y a Texas) a la vanguardia de un sector de creciente importancia geopolítica. La escasez de chips este año ha tenido amplias consecuencias económicas, lo que ha llevado al gobierno de Biden y al Congreso a impulsar una nueva producción nacional.

Región en auge

Taylor se encuentra en una región que está experimentando un gran crecimiento, y su escaso mercado laboral sugiere que habrá que traer trabajadores de otros lugares. Aun así, la incorporación de una nueva e importante fábrica dará sin duda un impulso adicional a una pequeña ciudad conocida por su barbacoa.

La inversión también puede ser útil para Abbott en su intento de reelección el año que viene.

“Ayudará a Abbott a construir una narrativa de que el estado está abierto a los negocios y a atraer inversiones corporativas”, dijo Cal Jillson, profesor de ciencias políticas de la Universidad Metodista del Sur en Dallas.

PUBLICIDAD

El gobernador ha presidido uno de los crecimientos económicos más rápidos del país, gracias a la expansión de empresas de servicios financieros y gigantes tecnológicos en el estado. Pero también ha abrazado una agenda social conservadora que ha generado el rechazo de las empresas, preocupadas porque podría dificultar su actividad en Texas y atraer a los mejores talentos.

“Esta es una forma muy visible de que el gobernador demuestre que está creando puestos de trabajo”, dijo Jensen, de la Universidad de Texas. “Los gobernadores obtienen un aumento considerable del apoyo de los votantes (en particular de los más moderados) con este tipo de victorias”.

Los programas de subsidios no son un fenómeno de Texas, o uno que sea exclusivo de los políticos republicanos, dijo Brett Theodos, investigador principal del Urban Institute. Señaló los lucrativos créditos fiscales para películas que son comunes en Georgia y los casi US$900 millones que los legisladores de Tennessee aprobaron a principios de este año para una planta de Ford Motor Co. cerca de Memphis.

“Esto es algo que han hecho republicanos y demócratas, no se limita a un solo partido”, dijo. “No es completamente resistible cuando las corporaciones multinacionales pueden hacer que las ciudades y los estados se enfrenten entre sí”.

PUBLICIDAD