Un trabajador lleva una canasta llena de cerezas de café frescas recogidas a mano.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Se podría pensar que los factores más importantes que impulsan a los mercados de materias primas en este momento son la velocidad a la que la Reserva Federal de EE.UU. retira el estímulo, el estado de la industria inmobiliaria de China o las luchas geopolíticas dentro de la OPEP. No hay que descartar la importancia de las ayudas sociales brasileñas.

La moneda brasileña, el real, ha estado cotizando en torno a mínimos históricos en los últimos meses, gracias en gran medida a los esfuerzos del presidente Jair Bolsonaro por romper una camisa de fuerza fiscal e introducir un programa para hacer frente a la pobreza antes de las elecciones de 2022. Las leyes que permitirán la aprobación de las medidas -un reinicio del programa de transferencia de efectivo Bolsa Familia, introducido por su predecesor Luiz Inacio Lula da Silva, que Bolsonaro quiere elevar a unos 400 reales (US$71) al mes- ya han sido aprobadas por la Cámara Baja del Congreso y ahora se está trabajand en el Senado.

PUBLICIDAD
El valor de la divisa brasileña cotiza en torno a mínimos históricosdfd

Desde el punto de vista político, se trata de un cambio notable. Una de las políticas centrales de Bolsonaro al llegar al poder en 2018 fue una reforma del sistema estatal de pensiones para tapar los déficits presupuestarios y recuperar la calificación crediticia de grado de inversión que Brasil perdió en 2016. Recuperar esa confianza de los inversores fue el motor del tope constitucional del gasto público que el propio Bolsonaro abandona ahora para impulsar su propio programa de bienestar social. Golpeado por el mayor número de muertes por Covid-19 a nivel global después de EE.UU., el compromiso de Brasil con la restricción fiscal se ha vuelto tan endeble que las decisiones de su ministro de economía más ortodoxo, Paulo Guedes, con respecto a su carrera, se han convertido en un indicador de movimiento del mercado.

Sin embargo, el impacto global más amplio puede producirse en los mercados de materias primas. Junto con los signos de relajación de la crisis de las cadenas de suministro en Estados Unidos y la vuelta de los precios de la energía a niveles más o menos normales en China, la debilidad del real puede ayudar a aliviar las presiones inflacionistas que recorren la economía mundial.

PUBLICIDAD

Esto se debe a que Brasil desempeña un papel destacado en una amplia gama de alimentos y minerales esenciales para el mundo. Cuando la moneda cae, los costes de producción de los productores brasileños también disminuyen, lo que hace que sus productos sean más competitivos y aumenta la oferta.

El dominio de Brasil sobre el mercado de exportación de grano de soja no hace más que aumentar.dfd

Tomemos como ejemplo, la soja, el mayor producto de exportación del país, cuyos precios en los futuros de EE.UU. alcanzaron el nivel más alto de los últimos nueve años en mayo. La tierra suele representar una cuarta parte de los costes de los productores de soja brasileños, pero -a diferencia de los fertilizantes y los pesticidas, productos básicos mundiales cuyos precios tienden a moverse en paralelo con el dólar- no sube realmente de precio cuando el real se debilita. Lo mismo ocurre con el gasto en mano de obra, impuestos y otros gastos internos.

PUBLICIDAD

Como resultado, se prevé que la producción de la actual campaña agrícola alcance un récord de más de 5.000 millones de fanegas. También se prevé una producción récord de maíz, cuyos precios de futuros también se dispararon en mayo.

La situación es similar en el sector de la carne. Brasil es el mayor exportador de carne de pollo y de vacuno y el tercero de carne de cerdo, y se prevé que los tres aumenten su producción el año que viene, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). Las exportaciones ascenderán a 2,66 millones de toneladas métricas en la campaña de 2022, según informó el USDA este mes, lo que hará que la cuota de Brasil en el comercio mundial pase de alrededor del 18% en 2017 al 22% actual. Esto puede ser sólo el comienzo: el ganado tarda varios años en alcanzar la madurez, y la tasa de crecimiento del rebaño de Brasil es más rápida que la de sus exportaciones. Cuatro de cada cinco vacas añadidas al rebaño mundial desde 2017 han provenido de Brasil. Eso sugiere una mayor expansión de las exportaciones en los próximos años.

PUBLICIDAD
Los brasileños están pasando de comer carne de vacuno a pollo a medida que la inflación pandémica erosiona su poder adquisitivodfd

En el caso del pollo, los efectos se han visto atenuados por la forma en que la depreciación de la moneda, la pandemia y la inflación han afectado los niveles de vida. El consumo interno de pollo se ha disparado en los últimos años para sustituir las calorías de la carne de vacuno que los brasileños ya no pueden permitirse. Aun así, la producción ascenderá a 4,2 millones de toneladas el próximo año.

Sólo el mineral de hierro, entre las principales exportaciones de materias primas de Brasil, se ha quedado atrás. Los analistas esperan que la producción de Vale SA, la principal minera de óxido del mundo, aumente en unas 20 millones de toneladas el próximo año, pero las previsiones de la empresa podrían quedarse cortas cuando se presenten a finales de este mes, según informó Bloomberg News. El principal productor, Australia, tendrá una mayor participación en el crecimiento de la producción el próximo año, y también un ritmo más rápido.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la mayor apuesta por las materias primas sobre el real será probablemente el café. Tradicionalmente, Brasil ha sido un productor tan dominante de los granos de arábica con los que se elaboran las bebidas de alta calidad, que los especuladores los utilizan como forma de apostar por el real, y viceversa. Cuando la moneda se debilita, la producción aumenta y los precios del arábica bajan.

Las posiciones "long" netas en los futuros del café arábica en EE.UU. están cerca de niveles récorddfd

Este parece haber dejado de ser el caso en los últimos años. En un momento en que el real cotiza cerca de mínimos históricos, el café está en sus niveles más altos de la última década. Los inversores tampoco esperan que esto sea una anomalía: con los informes sobre el mal rendimiento de las cosechas en el cinturón cafetero, la posición “long” neta de los operadores en futuros de arábica está apenas por debajo de los niveles récord, lo que sugiere que esperan que los precios sigan subiendo.

PUBLICIDAD

Es una apuesta audaz. La agitación fiscal de Brasil y la caída de su moneda ya están alterando los mercados de la soja, la carne de vacuno y el pollo. No se sorprenda si se repite el truco en el café.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

(Corrige referencia a Vale en el décimo párrafo para aclarar que la compañía ya no está controlada por el estado)