PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Trudeau sopesa reglas de contenido de autos como próximo conflicto con EE.UU.

Canadá se está inclinando a formar un frente común con México en una disputa con EE.UU. sobre reglas de origen de partes para vehículos.

Un empleado monta un parachoques en una planta de autopartes en Guelph, Ontario, en agosto de 2018.
Por Stephen Wicary
29 de noviembre, 2021 | 03:49 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, parece dispuesto a agregar otro elemento a la creciente lista de quejas comerciales de su gobierno con el del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Canadá se está inclinando a formar un frente común con México en una disputa con Estados Unidos sobre cómo interpretar las reglas de origen de las partes para vehículos. Las reglas, que son parte del acuerdo de libre comercio de América del Norte revisado bajo el mandato de Donald Trump, establecen requisitos de contenido para los automóviles que se envían a través de las fronteras regionales.

PUBLICIDAD

Tanto México como Canadá creen que el acuerdo comercial estipula que más partes producidas regionalmente califican para el envío libre de aranceles de lo que Estados Unidos está permitiendo. México solicitó en agosto conversaciones formales sobre el tema a las que Canadá se sumó como tercera parte interesada.

“Las consultas trilaterales sobre la aplicación e interpretación de ciertos elementos de las reglas de origen que se aplican a los vehículos de motor en el marco del Acuerdo Canadá-EE.UU.-México no produjeron una resolución”, dijo a última hora del viernes Alice Hansen, secretaria de prensa de la ministra de Comercio, Mary Ng.

PUBLICIDAD

La semana pasada, la secretaria de Economía de México señaló que estaba dispuesta a intensificar la disputa sobre las reglas de origen. El gobierno de Trudeau “siempre defenderá nuestra industria automovilística”, dijo Hansen, y está estudiando sus próximos pasos.

Tensión transfronteriza

Unirse a México en la petición de un panel de arbitraje en el marco del nuevo acuerdo comercial añadiría otra tensión a la relación de Canadá con el gobierno de Biden. Trudeau viajó a Washington a principios de este mes con la esperanza de persuadir al presidente estadounidense de que modificara su propuesta de incentivos fiscales “Buy American” para los vehículos eléctricos, pero no pudo lograr un compromiso.

Además de la disputa sobre los créditos fiscales para los vehículos eléctricos, EE.UU. dio un nuevo impulso a una antigua disputa bilateral al duplicar los aranceles sobre la madera blanda canadiense la semana pasada.

También hay tensiones sobre la energía. Biden, de quien Trudeau esperaba que fuera menos conflictivo que su predecesor republicano, comenzó su presidencia cancelando el oleoducto Keystone XL, lo que provocó que el promotor, con sede en Calgary, TC Energy Corp., solicitara la semana pasada una compensación de US$15.000 millones en el marco del acuerdo comercial trilateral.

PUBLICIDAD

Canadá y EE.UU. también están en desacuerdo sobre la Línea 5. El conducto de gas y petróleo de Enbridge Inc. bajo los Grandes Lagos ha provocado la ira del gobernador de Michigan, un aliado del presidente, que quiere que se cierre.

Los dos países están incluso en desacuerdo sobre las papas, después de que una enfermedad fúngica detuvo los envíos de la cosecha de la provincia atlántica de la isla Prince Edward.

PUBLICIDAD

“Las presiones están aumentando en varios frentes”, dijo Omar Allam, un ex diplomático canadiense que ahora es director de comercio global en la unidad canadiense de Deloitte LLP, por correo electrónico el domingo.

Ng y el ministro de Industria, François-Philippe Champagne, convocaron la semana pasada a una reunión con los líderes empresariales canadienses, el sector de autos y los trabajadores organizados para debatir la cuestión de la desgravación fiscal de los vehículos eléctricos y otras disposiciones de Buy American en el amplio proyecto de ley de infraestructuras de Biden.

PUBLICIDAD

La sesión virtual, en la que participaron ejecutivos de las divisiones canadienses de General Motors Co, Honda Motor Co. Ltd., Stellantis NV y Toyota Motor Corp., así como del gigante canadiense de piezas Magna International Inc. marcó un retorno a la estrategia de amplia coalición que el gobierno de Trudeau empleó después de que Trump amenazara con romper el acuerdo de libre comercio original (TLCAN).

“En respuesta a las presiones inmediatas, Canadá está adoptando un enfoque de “Equipo Canadá” reuniendo a la industria canadiense y a las partes interesadas para construir un consenso entre las partes del acuerdo comercial para llegar a un plan de juego ejecutable”, dijo Allam.

PUBLICIDAD

La opción más probable para Canadá y México, en caso de que continúen con la disputa, es llevar el asunto a través de la mediación formal considerada en el acuerdo comercial. Sin embargo, según Allam, una resolución ordenada puede acabar siendo incluso positiva.

Sería una señal de que “la mayor región de libre comercio del mundo es resiliente”, dijo.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Biden, AMLO y Trudeau: lo que debes saber de la Cumbre de líderes de Norteamérica

Qué esperar de la reunión de AMLO, Biden y Trudeau el 18 de noviembre

AMLO aboga por los migrantes en EE.UU. y la integración norteamericana

PUBLICIDAD