PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Ghislaine Maxwell no es Jeffrey Epstein, dice defensa al jurado

Maxwell se enfrenta a múltiples cargos, entre ellos el de conspiración para cometer tráfico sexual, que conlleva una pena máxima de 40 años de prisión.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Ghislaine Maxwell es muchas cosas: graduada de la Universidad de Oxford, piloto de helicóptero y estudiante de varios idiomas. Pero no es Jeffrey Epstein, dijo su abogada al jurado el lunes.

“Ella está llenando ese hueco y ocupando una silla vacía”, dijo la abogada Bobbi Sternheim. “Ella es una marca, es un pararrayos, es una sustituta conveniente del hombre que no puede estar aquí”.

PUBLICIDAD

Los abogados de Maxwell han sostenido durante mucho tiempo que ella está siendo el chivo expiatorio de los crímenes de Epstein, y Sternheim golpeó ese punto con fuerza en la declaración de apertura que presentó para la defensa en el tribunal federal de Manhattan.

La fiscal Lara Pomerantz, por su parte, argumentó que Maxwell y Epstein, su exnovio, eran “socios en el crimen” y describió con detalle cómo la socialité británica atraía a niñas de apenas 14 años al lujoso mundo del financiero, donde eran sometidas a abusos sexuales.

“Se aprovechó de niñas vulnerables, las manipuló y las ofreció para que abusaran sexualmente de ellas”, dijo Pomerantz en la declaración de apertura de la acusación.

PUBLICIDAD

Primera escaramuza

Los argumentos iniciales marcaron la primera escaramuza entre los fiscales y la defensa frente a los 12 miembros del jurado y los 6 suplentes seleccionados el lunes para escuchar lo que se espera que sea un juicio de seis semanas. Maxwell se enfrenta a múltiples cargos, entre ellos el de conspiración para cometer tráfico sexual, que conlleva una pena máxima de 40 años de prisión. Epstein, que también fue acusado de tráfico sexual, se suicidó en 2019 mientras esperaba el juicio.

Cuatro mujeres que dicen haber sido abusadas por Epstein cuando eran adolescentes entre 1994 y 2004 subirán al estrado en contra Maxwell. Pomerantz dijo que las testigos describirán cómo Maxwell las llevó de compras y las hizo sentir a gusto antes de animarlas a dar “masajes” a Epstein.

“Ella sabía exactamente lo que estaba haciendo. Era peligrosa. Estaba preparando a las jóvenes para que fueran abusadas por un depredador”, dijo Pomerantz. El fiscal dijo que Maxwell estaba motivada por la codicia, ya que Epstein le pagó millones de dólares, aparentemente para administrar sus varias propiedades de lujo, incluyendo una casa del Upper East Side, una finca en Palm Beach, una isla privada en el Caribe y un rancho en Nuevo México.

PUBLICIDAD

Gran premio gordo

Pero Sternheim afirmó que fueron los testigos de cargo quienes estaban motivados por “el deseo de un gran premio de dinero”. Ella dijo que los recuerdos de las mujeres de los eventos que tuvieron lugar, en algunos casos, hace casi tres décadas probablemente estaban “contaminados” por informes de prensa y también por las demandas civiles que habían presentado contra el patrimonio de Epstein.

“Cada acusadora” que testificará aquí “recibió millones de dólares” del fondo de compensación de víctimas del patrimonio, dijo Sternheim. Acusó a las mujeres de adaptar sus cuentas para obtener más dinero del fondo, que, según ella, nunca examinó adecuadamente sus reclamos.

“Han recibido impacto de los abogados, los medios de comunicación, las cosas que han leído, las cosas que han escuchado. Y del dinero. Mucho dinero “, dijo Sternheim.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

CEO de Barclays deja cargo en medio de investigación por lazos con Jeffrey Epstein

Bill Gates califica reuniones con Jeffrey Epstein como ‘gran error’

Príncipe Andrés podría ser enjuiciado por denuncia de abuso sexual en 2022

PUBLICIDAD