PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Brasil en español

Brasil analiza dar vales de transporte para aliviar creciente costo de combustible

El Gobierno ya implementó un cupón de gas para cocinar pero también debe ayudar a los trabajadores que dependen del transporte público, dijo el ministro de Minas y Energía.

Bento Albuquerque
Por Martha Viotti Beck y Simone Preissler Iglesias
03 de diciembre, 2021 | 02:49 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El Gobierno de Brasil está considerando entregar vales de transporte público a los trabajadores de bajos ingresos con el objetivo de suavizar el impacto del alza de los precios del combustible en las familias vulnerables, según el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque.

La combinación de una moneda local más débil y un repunte mundial del petróleo ha disparado el precio de la gasolina, el diésel y el gas para cocinar en la economía más grande de América Latina, acelerando la inflación y ejerciendo presión sobre el presidente Jair Bolsonaro —que se presenta para reelección en 2022— para encontrar soluciones que apacigüen a los brasileños.

PUBLICIDAD

El Gobierno ya implementó un cupón de gas para cocinar para familias de bajos ingresos, pero también debe ayudar a los trabajadores que dependen del transporte público, aunque solo sea temporalmente, dijo Albuquerque, un almirante de la Marina que se unió al gabinete de Bolsonaro en 2019.

“Hay entre 15 millones y 16 millones de familias vulnerables, deben ser nuestra prioridad”, dijo el ministro durante una entrevista en su oficina de Brasilia. “La idea de los vales de transporte, que está bajo consideración del Gobierno, es muy importante”.

Los inversionistas están cada vez más preocupados por las perspectivas fiscales de Brasil a medida que Bolsonaro aumenta el gasto social antes de las elecciones de 2022. El jueves, el Senado aprobó un proyecto de ley que cambia una ley clave de austeridad fiscal, dejando espacio en el presupuesto para que el Gobierno impulse las transferencias de efectivo a los pobres.

PUBLICIDAD

Albuquerque señaló que la recaudación de impuestos de Brasil va en aumento y el Gobierno tiene suficiente dinero para financiar tales medidas. Las regalías pagadas por las compañías de petróleo y gas generaron 210.000 millones de reales (US$37.180 millones) a las arcas públicas durante los últimos tres años y una serie de subastas de nuevas áreas de exploración pronto generarán otros 120.000 millones de reales en ingresos, según datos del Gobierno.

A pesar del aumento de los ingresos, la Administración sigue restringida por una regla de umbral de gasto que limita el crecimiento del gasto público a la tasa de inflación del año anterior. Albuquerque dijo, sin embargo, que el Gobierno y el Congreso tendrán que unirse y encontrar una solución porque el impacto del combustible más costoso en los pobres es “un asunto nacional”.

Si bien apoya los planes de Bolsonaro de brindar asistencia temporal a los brasileños vulnerables, Albuquerque se muestra escéptico sobre la idea del presidente de que privatizar al gigante Petroleo Brasileiro SA, o Petrobras, reduciría los precios internos de los combustibles.

¿La privatización resuelve el problema? No”, dijo, y agregó que su ministerio no está llevando a cabo ningún estudio para vender la empresa. “Personalmente, no creo que Petrobras tenga que ser una empresa estatal”.

Le puede interesar:

Senado de Brasil aprueba proyecto que relaja ley de austeridad

PUBLICIDAD

Producción industrial de Brasil cae por quinto mes consecutivo

Brasil cae en recesión por segundo año consecutivo

PUBLICIDAD