Cómo un gen perdido llevó a los científicos sudafricanos a encontrar a ómicron

La velocidad del descubrimiento ilustra las capacidades de secuenciación de genes de Sudáfrica, que se desarrollaron con la ayuda del dinero invertido en la investigación de otras enfermedades.

Aeropuerto de Ciudad del Cabo
Por Anthony Sguazzin
04 de diciembre, 2021 | 06:50 AM

Bloomberg — A principios de noviembre, los laboratorios de la provincia sudafricana de Gauteng comenzaron a detectar algo inusual mientras procesaban las pruebas de Covid-19: no pudieron detectar el gen del virus que crea la proteína de la espiga, que permite que el patógeno ingrese a las células humanas y se propague.

Casi al mismo tiempo, los médicos de la región vieron una avalancha repentina de pacientes con fatiga y dolores de cabeza. Los nuevos casos aparecieron después de semanas de calma que siguieron a una tercera ola de Covid-19 impulsada por la variante delta, que se extendió por Johannesburgo y la capital, Pretoria, en julio.

Los acontecimientos anunciaron el inicio de una ola de infecciones con la variante ómicron en el país. Rápidamente se convirtió en la cepa dominante y ha provocado un nuevo aumento de casos. El anuncio del 25 de noviembre de su descubrimiento provocó pánico a nivel global y un colapso del mercado: países como el Reino Unido y los Estados Unidos impusieron prohibiciones de vuelos hacia y desde Sudáfrica.

Las anomalías en las muestras fueron detectadas por primera vez por científicos de Lancet Laboratories, de propiedad privada, que dieron la alarma, según Glenda Gray, presidenta del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica. “No sabían qué estaba mal, así que alertaron a los virólogos, quienes comenzaron a secuenciar las muestras”, dijo en una entrevista el 29 de noviembre.

PUBLICIDAD

A la científica de Junior Lancet, Alicia Vermeulen, se le atribuye haber realizado el hallazgo inicial en la tarde del 4 de noviembre, cuando notó una anomalía en una única prueba positiva y se la dijo a su jefe, según News24, un sitio web de noticias de Sudáfrica. Durante la semana siguiente se detectó la misma anomalía varias veces, y se informó a Allison Glass, jefa de patología molecular en Lancet y miembro del Consejo Asesor Ministerial del gobierno sobre Covid-19, según el sitio web.

Junto con el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles, Lancet pudo determinar antes del 22 de noviembre que había una nueva variante, inicialmente conocida como B.1.1.529, informó News24. El gen S no se pudo detectar porque había mutado, dijo.

Mientras tanto, científicos de Botsuana también habían detectado las mismas anomalías en muestras de pruebas realizadas en viajeros a principios de noviembre, y la peculiaridad también surgió en una muestra tomada de una persona que había regresado a Hong Kong desde Sudáfrica y estaba en cuarentena.

PUBLICIDAD

Los datos se cargaron en GISAID (por sus siglas en inlgés), un repositorio global de datos compartidos y se filtraron rápidamente. Para el 24 de noviembre ya había informes iniciales sobre la nueva variante en medios británicos.

Anuncio público

Nicholas Crisp, director general interino del Departamento de Salud de Sudáfrica, dijo que se le informó por primera vez la noche del 24 de noviembre. A otros funcionarios clave del gobierno se les informó temprano al día siguiente y se convocó apresuradamente una conferencia de prensa, donde Tulio de Oliveira, el director de dos institutos de secuenciación de genes en Sudáfrica, anunció el descubrimiento.

Por ahora, dicen los médicos, ómicron parece estar causando una enfermedad leve. Pero dado que el brote se inició inicialmente en un grupo relativamente joven de estudiantes universitarios, es difícil decir cuál puede ser el efecto una vez que se propague a los segmentos más viejos y vulnerables de la población.

Todo lo que te diga hoy puede ser falso mañana”, dijo Gray.

La Organización Mundial de la Salud advirtió sobre el potencial de aumentos repentinos de Covid-19 con “consecuencias graves” alimentadas por ómicron, cuya constelación de mutaciones sugiere que puede ser más transmisible y capaz de evadir la inmunidad proporcionada por la vacunación o una infección previa.

La velocidad del descubrimiento es un testimonio de las capacidades de secuenciación de genes de Sudáfrica que se desarrollaron con la ayuda del dinero de la investigación que se invirtió en abordar otras enfermedades. El país tiene la mayor cantidad de personas infectadas con el VIH en el mundo y tiene una de las mayores epidemias de tuberculosis.

Foto: Dwayne Senior/Bloombergdfd

Prohibiciones de viaje

Sudáfrica tiene algunos virólogos y secuenciadores de genes de primer nivel. Tenemos esto debido al VIH y la tuberculosis “, dijo Gray. “Todas estas personas han hecho la transición a Covid-19″.

PUBLICIDAD

Los eventos que se desarrollaron tras el descubrimiento de ómicron han consternado al gobierno y grupos empresariales de Sudáfrica. Las prohibiciones de vuelos se impusieron rápidamente justo cuando comenzaba la crucial temporada de vacaciones de verano del país y amenazan con descarrilar los esfuerzos para reconstruir una economía que experimentó su mayor caída en al menos 27 años en 2020.

“Tenemos que cuestionar el propósito de crear el pánico que sin duda ha generado el anuncio público”, dijo la Cámara de Comercio e Industria de Sudáfrica, el grupo empresarial más grande del país.

Si bien la OMS dijo que se debe agradecer a Sudáfrica y Botsuana por la rapidez del anuncio, la respuesta se ha sentido como un castigo.

Nuestros científicos hicieron lo que se suponía que debían hacer, hicieron lo que están éticamente obligados a hacer”, dijo Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica de Sudáfrica. “Ahora somos los villanos de la comunidad de viajes global”.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Con la asistencia de Frank Connelly.