Industria aseguradora cada vez tiene más en cuenta el rol de riesgos del clima

El 95% de los directivos de la industria confirma que el riesgo climático tendrá un impacto significativo en la cartera de los próximos dos años.

Bloomberg Línea
05 de diciembre, 2021 | 04:00 AM

Bogotá — Según un nuevo estudio de BlackRock, los altos directivos de las aseguradoras a escala mundial están cada vez más preocupados por las implicaciones del riesgo climático.

En concreto, el 95% de los directivos encuestados confirma que las implicaciones del riesgo climático tendrán un impacto significativo en la construcción de carteras en los próximos dos años.

Las conclusiones llegan tras un año de catástrofes naturales sin precedentes, y reflejan la perspectiva de un sector que está directamente expuesto a los riesgos físicos que presenta el cambio climático.

BlackRock consultó a 362 altos directivos de compañías de seguros de 26 mercados sobre sus intenciones de inversión para el año que viene.

PUBLICIDAD

En total, las empresas participantes representan activos aptos para la inversión por valor de US$27.000 millones. El impacto creciente de la sostenibilidad, la necesidad de diversificar las carteras en clases de activos de mayor rendimiento y el impulso de la digitalización de los negocios son los temas dominantes para las aseguradoras este año, según el estudio.

Charles Hatami, responsable global del Grupo de Instituciones Financieras y Asesoramiento de Mercados Financieros de BlackRock, comentó los resultados: Una abrumadora mayoría de aseguradoras considera el riesgo climático como un riesgo de inversión, y está posicionando sus carteras para mitigar los riesgos y capitalizar las oportunidades de transformación que presenta la transición hacia una economía de cero emisiones netas. La creciente atención de las aseguradoras a la sostenibilidad debería ser un toque de atención para el sector de la inversión.”

Aceleración del énfasis en la sostenibilidad

La inversión sostenible ha seguido aumentando su importancia entre las aseguradoras globales, lo que refleja el cambio de visión hacia la inversión sostenible.

PUBLICIDAD

La mitad de los encuestados en el estudio indicaron que su razón para reasignar los activos existentes a inversiones sostenibles es la capacidad de estas inversiones para generar un mejor rendimiento ajustado al riesgo.

Mientras que el riesgo geopolítico sigue siendo la principal preocupación de las aseguradoras, el riesgo medioambiental se considera ahora una seria amenaza para la estrategia de inversión de su empresa, y más de uno de cada tres encuestados lo cita como un posible punto en contra.

Los resultados también ponen de relieve que las aseguradoras siguen integrando la sostenibilidad en sus procesos y estrategias de inversión: casi la mitad de los encuestados confirmaron que habían rechazado una oportunidad de inversión en los últimos 12 meses debido a preocupaciones en materia de ESG.

Aumento del apetito por el riesgo

Otra tendencia dominante identificada en el estudio de BlackRock es la necesidad de diversificar en activos de mayor rendimiento, ya que el 60% de las aseguradoras espera aumentar su exposición al riesgo de inversión en los próximos dos años.

Esto representa el nivel más alto desde que BlackRock comenzó a monitorizar esta información en 2015. Sin embargo, este aumento parece ser por necesidad, ya que el actual régimen de bajos tipos de interés sigue presionando a las aseguradoras para que consideren inversiones en alternativas y activos de renta fija de mayor rendimiento en busca de ingresos.

Un área en particular en la que las asignaciones están cambiando es la de los mercados privados, dada su diversificación y su potencial de rendimiento superior.

Para 2023, las aseguradoras creen que sus asignaciones medias a los mercados privados alcanzarán el 14% de su cartera total (frente al ~11% actual), y ninguna aseguradora espera tener una asignación estratégica a los mercados privados inferior al 5%.

PUBLICIDAD

Sin embargo, a medida que las aseguradoras aumentan su apetito de riesgo, la liquidez sigue siendo una prioridad clave. En consecuencia, el 41% de las aseguradoras prevé aumentar sus asignaciones de efectivo durante el próximo año.

Los ETF también se consideran una herramienta eficaz para gestionar la liquidez y mejorar el rendimiento, y el 87% de los encuestados prevé que la gestión de la liquidez podría ser un factor clave para aumentar la asignación a los ETF en los próximos 1-2 años.

Inversión en tecnología

La aceleración de la transformación digital también es una prioridad para las aseguradoras, impulsada en gran medida por el impacto de la pandemia.

Casi dos tercios de las aseguradoras están pensando en aumentar el gasto en tecnología en los próximos dos años.

PUBLICIDAD

En particular, el sector está avanzando hacia capacidades integradas de gestión de activos y pasivos (ALM, por sus siglas en inglés) debido al panorama competitivo, la complejidad normativa y el entorno económico.

En los próximos dos años, el 56% de los encuestados tiene previsto centrarse en la integración de la gestión de activos y pasivos, y el 45% da prioridad a la gestión del riesgo multiactivo.

PUBLICIDAD

Esto se debe al impulso de la diversificación de las inversiones, especialmente en los mercados privados, lo que ha puesto de manifiesto la necesidad de una solución tecnológica única con una visión global de la cartera en todo el espectro de clases de activos.

La digitalización también está desempeñando un papel importante en la consecución de las metas de cero emisiones netas: El 41% de los encuestados confirmaron que están buscando aumentar la inversión en tecnología que integre el riesgo climático y las métricas, una clara señal de que la analítica para las inversiones “listas para la transición” es una prioridad para las aseguradoras en los próximos años.

Anna Khazen, responsable del Grupo de Instituciones Financieras de BlackRock para la región de EMEA, añadió: “En la década transcurrida desde que lanzamos nuestro Informe mundial sobre seguros, se ha producido una transformación en todo el sector en cuanto a la forma en que la tecnología, la sostenibilidad y las complejidades normativas influyen conjuntamente en las prioridades de inversión de las aseguradoras. Una visión completa y transparente del riesgo dinámico de la cartera, en particular del riesgo asociado al cambio climático, no es sólo una ventaja competitiva para las aseguradoras: es una necesidad. "