La idea de una vacuna anual contra el Covid-19 suena en teoría bastante similar a las vacunas contra la gripe, que se actualizan cada año para hacer frente a las nuevas cepas.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — ¿Dos dosis? ¿Tres? ¿Más? La euforia con la que se recibieron las vacunas seguras y eficaces contra el virus del Covid-19 hace un año se ha convertido en confusión y debate ante el resurgimiento de los casos y de una nueva y fea variante. El mundo rico está duplicando las dosis de refuerzo, ignorando las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que esto empeorará la escasez de suministros en el mundo en desarrollo.

Las empresas que nos trajeron las maravillas del ARNm, Moderna Inc. y Pfizer Inc., no están seguras de mucho, excepto por una cosa: no parece que la necesidad de inyecciones se detenga pronto. El CEO de Moderna, Stephane Bancel, advirtió que las vacunas podrían necesitar un reajuste el próximo año contra la variante ómicron, mientras que el CEO Albert Bourla de Pfizer ha propuesto un curso de refuerzos cada año para mantener un “nivel muy alto de protección” a lo largo del tiempo.

PUBLICIDAD

La idea de una vacuna anual contra el Covid-19 suena en teoría bastante similar a las vacunas contra la gripe, que se actualizan cada año para hacer frente a las nuevas cepas. Pero en la realidad, incluso los países con grandes bolsillos están luchando contra los cuellos de botella, ya que lo que comenzó como un despliegue a nivel nacional se convierte en varios.

En Francia, donde 19 millones de personas tienen derecho a recibir un refuerzo, el martes sólo había unas 290.000 espacios disponibles en la aplicación de atención primaria Doctolib, según los medios de comunicación. En Reino Unido, donde el intervalo mínimo para recibir un refuerzo se reducirá a la mitad, es decir, a tres meses, los médicos dicen estar “desbordados” y funcionando a pleno rendimiento. Este no es un resultado deseable.

Las inyecciones anuales contra el Covid-19 podrían ser mejores si se aplican a un ritmo continuo de Goldilocks.dfd

Una posible respuesta, según un equipo de investigadores de BarcelonaTech, consistiría en crear un nuevo marco de planificación para las vacunas contra el Covid-19: Administrar las dosis a un ritmo lo suficientemente rápido como para generar protección, pero no tan rápido como para requerir un nuevo despliegue a nivel nacional cada pocos meses. En otras palabras, un enfoque de Goldilocks (Ricitos de Oro) que funcione como un ciclo continuo: inmunizar a parte de la gente, todo el tiempo.

PUBLICIDAD

El modelo imagina varios resultados basados en una posible caída de la protección a lo largo del tiempo después de una tercera dosis. En este país modelo (llamado Jabland) un despliegue que vacune al 1% de la población cada semana aporta un bajo nivel de protección durante un largo periodo de tiempo, mientras que una tasa del 4% sería mejor, pero podría requerir más dosis dado el ritmo al que un grupo mayor pierde la protección.

La tasa Goldilocks que proponen los investigadores es del 2%, lo que supondría cubrir alrededor del 80% de la población de Jabland en 40 semanas. Si se traslada a la región real de Cataluña, esto equivaldría a vacunar a entre 150.000 y 200.000 personas por semana, o 10.000 por día. Dado que la región cuenta con unos 400 centros de atención primaria que distribuyen 30 vacunas al día cada uno, parece totalmente factible.

Si se amplía a una población del tamaño de un país, está claro que Francia y Reino Unido podrían administrar entre 1,3 y 1,4 millones de dosis a la semana. Reino Unido ya supera los 2 millones.

PUBLICIDAD

Pero esto requeriría un pie de guerra permanente, que exigiría más inversión en atención primaria.

Hay otras grandes advertencias, dado que nuestro mundo no es un Goldilocks. Para los países con menos éxito en el fomento de la adopción, incluso una tasa del 2% parece una exageración. Rumanía y Bulgaria, que se encuentran entre los países menos vacunados de Europa, no han alcanzado este nivel durante la mayor parte del año. La demanda es un problema en los países con grandes dudas sobre las vacunas, y la obligatoriedad es una política que aún no se ha probado realmente.

El suministro es el otro gran problema en el mundo en desarrollo. En Sudáfrica, donde ómicron parece ser ahora la variante dominante, el país no se acerca a una tasa semanal del 2%.

PUBLICIDAD

Y también existe el riesgo de que las futuras variantes, ya sea ómicron u otras, escapen a los planes de vacunación mejor elaborados de los funcionarios de salud pública.

Aun así, si las vacunas anuales acaban siendo la regla, el modelo Goldilocks tiene ventajas. Sería más fácil de explicar y de aplicar que la actual oscilación entre la crisis y la complacencia. Podría haber menos confusión (y cinismo y cansancio) si se hablara de refuerzos, terceras dosis y vacunas modificadas y se sustituyera por una mentalidad de una vez al año.

Este tipo de pensamiento de cuento de hadas podría acabar humillado por la realidad del Covid-19, por supuesto. Pero los responsables de formular políticas deberían empezar a trabajar en todos los posibles finales de la pandemia, incluso los felices.