Otro hábito con el que será difícil de terminar es hacer seguimiento de la gravedad del virus contando los casos.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Si bien las proyecciones para la propagación de la variante ómicron del covid-19 siguen siendo inciertas, esta parece ser mucho más transmisible (casi seguro) y más benigna (mucho menos seguro). No es solo que más personas estén vacunadas o tengan alguna forma de inmunidad natural, sino también que la variante en sí misma puede ser algo menos peligrosa, incluso para aquellos que deban ser hospitalizados a causa de ella.

Con todo esto en mente, vale la pena pensar en un posible desarrollo del virus en los próximos meses, para comprender mejor cómo enfrentarlo.

En Inglaterra, los casos de ómicron parecen duplicarse cada tres días y la variante parece estar desplazando a la delta. Según una estimación plausible, a las tasas actuales de propagación, ómicron alcanzará su punto máximo en muchas naciones en enero o febrero, demasiado pronto para que un refuerzo especialmente diseñado tenga efecto. Dada la lentitud para abordar la pandemia hasta la fecha, difícilmente habrá tiempo suficiente para realizar muchos cambios políticos importantes.

En otras palabras: principios de 2022 será un período interesante, en Estados Unidos y en otros lugares.

PUBLICIDAD

Incluso si ómicron es menos peligroso que la variante delta, la cantidad de casos de Covid-19 puede estar alcanzando un máximo histórico, dado que hasta los vacunados parecen tener niveles imperfectos de protección contra la infección. Y si la gente considera que ómicron es relativamente menos peligroso, es más probable que haya un gran número de casos.

¿Cómo reaccionarán las instituciones ante la proliferación de los casos?

Imagínese que un porcentaje significativo de estudiantes en una escuela dan positivo, pero nadie está gravemente enfermo. ¿Se sentirá esa escuela obligada a cerrar y pasar al aprendizaje remoto?

PUBLICIDAD

Una posibilidad es que las autoridades se den cuenta de que, de todos modos, prácticamente todos contraerán ómicron, expresen esa realidad a sus electores y sigan adelante con la instrucción presencial. Un escenario alternativo es que la mera mención del Covid-19 resulte tan aterradora que el cierre será inevitable. Después de todo, ¿cuánto se sabrá dentro de uno o dos meses sobre las perspectivas de contraer Covid-19 prolongado a causa de ómicron? Espero muchos cierres de escuelas.

Otro hábito con el que será difícil de terminar es hacer seguimiento de la gravedad del virus contando los casos. Hasta ahora, el número de casos ha sido un buen predictor de la cantidad de hospitalizaciones posteriores y luego del número de fallecidos. Si los casos se alejan más de los malos resultados, ¿podrán las instituciones y autoridades responder rápidamente a esa nueva realidad? Para cuando se adapten, si lo hacen, es posible que ómicron haya aparecido y desaparecido.

Para aquellos que tienden a preocuparse, será aterradora la rapidez con la que aumentan los casos de ómicron. Puede parecer que ha llegado el apocalipsis, incluso si gran parte del desarrollo de los casos a corto plazo es simplemente una aceleración de la enfermedad en lugar de un aumento en el total del año. (¿Cuán asustados estaríamos si la mayoría de los asesinatos del año ocurrieran en las primeras seis u ocho semanas del año?) En cualquier caso, los hospitales tendrán que estar listos. Pero es probable que muchos profesionales de la salud también den positivo a principios del próximo año.

¿Cómo se desarrollará el distanciamiento social voluntario? Incluso si ómicron es mucho menos peligroso que delta, todavía implicará algún riesgo, incluso para los vacunados. Y, debido a su rápido aumento, el pico de ómicron puede ocurrir en una ráfaga corta, pero intensa. Quizás muchas personas lo aceptarán bien si saben que solo necesitan permanecer en sus hogares por unas pocas semanas.

PUBLICIDAD

Pero incluso un breve confinamiento autoimpuesto podría causar problemas importantes en la cadena de suministro. El lado positivo de ese cálculo es que muchos de esos problemas pueden ser temporales, porque, así como ómicron llega rápidamente, también puede desvanecerse rápidamente.

¿Y los viajes? Muchos más estadounidenses tendrán miedo de ir al extranjero. Según la situación actual, deben dar negativo para poder volver a ingresar al país. Sin embargo, en enero o febrero, la probabilidad de un resultado positivo en la prueba de Covid-19 puede estar en un máximo histórico, incluso si se sienten bien. Por lo tanto, existe el riesgo de un colapso en los viajes internacionales.

Todo esto es especulación, por supuesto. Hay muchos otros escenarios posibles, incluidos aquellos con un número mucho mayor de muertes. Pero el resultado es el mismo: incluso los escenarios relativamente positivos crearán nuevos problemas de consideración a principios de 2022.

Ah, y antes de que me olvide: ¡feliz Año Nuevo!