Inflación y las criptomonedas
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Comencé mi carrera en Wall Street a principios de la década de 1980 y es la última vez que recuerdo que los inversores estaban tan preocupados por la inflación como lo están hoy. En aquel entonces entendíamos que la inflación había sido provocada por el abandono del patrón oro en 1971, shocks del lado de la oferta como el embargo petrolero de 1973, una política monetaria equivocada y políticas gubernamentales perversas como los controles sobre las tasas de interés, los salarios y los precios. El mensaje para los inversores fue claro: abandone las acciones y los bonos por oro y activos duros como bienes raíces, invierta en países con monedas más fuertes como Suiza, Japón y Alemania y no confíe en las instituciones financieras.

Los temores actuales sobre la inflación son diferentes y muchos inversores dudan de que las coberturas de la década de 1970 sigan siendo fiables. Las criptomonedas son un refugio cada vez más popular para los inversores con fobia a la inflación, tanto el “oro digital” de bitcoin como los activos cripto más nuevos diseñados no solo para ser a prueba de inflación, sino para capitalizar el aumento de precios. El atractivo de estos nuevos instrumentos depende del tipo de inflación a la que le tema.

PUBLICIDAD
Criptomonedas e inflacióndfd

Las interrupciones de la cadena de suministro ciertamente están contribuyendo a precios más altos, pero muchas personas creen que son transitorias. Si eso no es cierto y si las elevadas tasas de enfermedades infecciosas y los cambios culturales resultantes de la pandemia han reducido permanentemente la eficiencia económica y la voluntad de trabajar entre un gran grupo de la población, habrá menos bienes y servicios disponibles. Si los gobiernos responden con gastos de estímulo, subsidios y déficits, aumentando la oferta de dinero y transfiriendo riqueza de los trabajadores del sector privado a los trabajadores del gobierno, los jubilados y los desempleados, podría avivar las espirales inflacionarias.

Si este es su miedo, entonces el mayor problema es el lento crecimiento económico, no la inflación. Las criptomonedas pueden brindar cierta protección contra la oferta monetaria inflada, pero no crean más bienes y servicios. Muchas ideas cripto son empresas emergentes de tecnología implementadas como organizaciones autónomas descentralizadas en lugar de corporaciones tradicionales. Las empresas emergentes prosperan en economías en crecimiento, no en economías estancadas.

Hay ideas criptográficas dedicadas a mejorar o eludir las cadenas de suministro, y otras que ofrecen los tipos de empleo que prefieren algunos trabajadores después del cierre. Estas podrían ser buenas inversiones de capital de riesgo, pero son demasiado riesgosas para ser consideradas coberturas de inflación. Los problemas de la cadena de suministro son globales y podrían estar impulsando la inflación en China, la zona euro y los mercados emergentes, todos los cuales son elevados. Otra amenaza global para el valor de las monedas es la tensión internacional. Nada causa inflación como la guerra y hay conflictos latentes en todo el mundo, algunos que podrían conducir a guerras disparadas y otros más fríos generar sanciones, barreras financieras y aranceles.

PUBLICIDAD

Las ventajas de las criptomonedas sobre las finanzas tradicionales se disparan en tiempos de guerra y conflictos financieros. Las mejores apuestas para este escenario son las monedas más establecidas, bitcoin y ethereum, con grandes tenedores en todos los países, además de criptomonedas con fuertes protecciones de privacidad, como monero y dash. (Invierto en criptomonedas y también utilizo monedas para realizar transacciones. No poseo ninguna de las cuatro monedas mencionadas, pero puedo comprarlas en el futuro).

El foco principal de la mayoría de los inversores estadounidenses está en los temores de inflación centrados en EE. UU., el aumento de los déficits presupuestarios del gobierno y la política monetaria flexible. Los demócratas quieren grandes aumentos en el gasto además de los ya enormes déficits y la gran deuda. Si bien el partido favorece los aumentos de impuestos en principio, la legislación propuesta incluye más recortes y créditos de impuestos que aumentos de impuestos. Además, algunas de las formas de pagar los gastos en la legislación Build Back Better es mediante controles de precios de los medicamentos recetados en lugar de aumentos de impuestos reales. Legislar precios bajos alimenta la inflación en lugar de combatirla, especialmente cuando se considera un aumento de impuestos para fines presupuestarios.

Si los republicanos obtienen el poder en las elecciones de mitad de período, las cosas seguirán siendo preocupantes para la inflación. Mientras que los demócratas son gastadores entusiastas y poco entusiastas sobre el aumento de impuestos, los republicanos son entusiastas recortadores de impuestos y poco entusiastas por reducir el gasto. Cuando las dos partes se unen en una legislación bipartidista, a menudo tenemos una menor responsabilidad fiscal.

PUBLICIDAD

Y cuando los “borrachos botaratas” en el Congreso se combinan con los banqueros centrales politizados que parecen más interesados en negar o excusar la inflación que en combatirla, existe la posibilidad de que surja una inflación virulenta y persistente, inmune a las medidas fiscales y monetarias estándar. Esto puede conducir nada menos que a una pérdida generalizada de confianza en el dólar que acabe con la economía, como vimos en la década de 1970. También amenaza a las instituciones financieras y contribuye a la disfunción política.

Pero es importante tener en cuenta que esto aún no ha sucedido. La tasa de inflación de equilibrio de los bonos del Tesoro a 10 años es del 2,5% anual, lo que sugiere que el mercado cree que es probable que la inflación futura se encuentre en los niveles considerados normales antes de la crisis financiera de 2008. Si bien las tasas de inflación recientes han sido altas, la tasa anual promedio desde 2006 solo ha sido del 2,2%. Los rendimientos de los valores del Tesoro siguen siendo muy bajos. Los precios en algunas áreas claves, incluida la energía, parecen haber alcanzado su punto máximo y pueden estar disminuyendo.

Si lo que le preocupa es la inflación del dólar estadounidense, tiene la sencilla opción de trasladar las inversiones a países y divisas con una mejor gestión fiscal y monetaria. Las criptomonedas pueden considerarse uno de esos países y, de hecho, este escenario fue la principal motivación para la creación de bitcoin en 2008.

PUBLICIDAD

En general, creo que cualquiera que esté seriamente preocupado por la inflación debería poner las criptomonedas sobre la mesa como una opción que puede proteger contra algunos escenarios de inflación y aprovechar otros. No es una protección mágica contra la inflación. Casi todos los activos criptográficos tienen tanto riesgo no relacionado con la inflación que son apropiados solo como pequeñas partes de carteras diversificadas en lugar de tenencias centrales o coberturas puras.

Este artículo fue traducido por: Miriam Salazar