PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

México podría volver a reducir impuestos de Pemex, dice AMLO

El gobierno redujo el derecho de utilidad compartida de la empresa del estado a 40% para 2022 desde 54% en 2021.

La atribulada paraestatal tiene una deuda de US$113.000 millones, la mayor cantidad de cualquier productor de petróleo importante.
Por Amy Stillman y Maya Averbuch
13 de diciembre, 2021 | 12:37 pm
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — México podría recortar aún más los impuestos de Petróleos Mexicanos mientras la petrolera más endeudada del mundo se apresura a revertir las caídas de la producción de petróleo a largo plazo.

“A Pemex, periódicamente, le estamos quitando impuestos para que tengan más fondos”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su rueda de prensa este lunes. “Y podemos bajar más”, agregó, a pregunta expresa sobre el derecho de utilidad compartida (DUC).

PUBLICIDAD

En septiembre, el gobierno redujo el DUC de Pemex a 40% para 2022 desde 54% en 2021. La semana pasada, Pemex anunció que recibirá una inyección de capital de US$3.500 millones del gobierno como parte de una transacción para pagar obligaciones y también embarcarse en una serie de recompras de bonos y nuevas emisiones para reducir el costo del servicio de sus préstamos.

La atribulada paraestatal tiene una deuda de US$113.000 millones, la mayor cantidad de cualquier productor de petróleo importante, y ha experimentado una caída en la producción durante más de una década.

Pemex reemplazó a su director financiero este mes ante la preocupación de que no pudiera ganarse la confianza de los inversionistas. También podría terminar gastando casi el doble de lo que se proyectó originalmente para hacerse cargo de la refinería Deer Park de Royal Dutch Shell Plc en Texas.

PUBLICIDAD

Desde que llegó al poder a fines de 2018, López Obrador se ha propuesto hacer retroceder las reformas energéticas de su predecesor y restablecer el casi monopolio de Pemex en el sector petrolero.

Las políticas energéticas de AMLO han sido criticadas por inversionistas por asignar más recursos al negocio de refinación no rentable de la compañía y reducir las exportaciones de crudo para enviar petróleo a sus refinerías.

Calificadoras internacionales como Fitch Ratings y Moody’s Corp. han rebajado los bonos de Pemex a grado de basura en los últimos años, en parte porque dicen que no tiene una estrategia clara para revertir las caídas de producción.

“A diferencia de la política neoliberal, que quería ver a Pemex como si fuera una empresa cualquiera, darle el trato de Shell y a veces hasta más abajo de Shell, ahora ya no”, dijo López Obrador el lunes. “Ahora Pemex es una empresa protegida, apoyada, respaldada por el Gobierno de la República”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD