Economía

Compra de Nutresa: ¿Cuál es la estrategia del GEA para que Gilinski fracase?

Se sabe que no venderán ni Sura ni Argos, pero aún no hacen una jugada que ponga en peligro la estrategia de Gilinski para entrar a la empresa. ¿Qué hay detrás?

Grupo Nutresa
Por Daniel Guerrero
15 de diciembre, 2021 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — La compra del Grupo Nutresa por parte de la familia Gilinski no terminará este viernes como estaba previsto inicialmente, sino que se prolongará la espera hasta mediados de enero.

En las últimas horas la Superintendencia Financiera de Colombia autorizó a los banqueros caleños a continuar con la Oferta Pública de Adquisición por el Grupo Sura, otra de las empresas del Grupo Empresarial Antioqueño.

Hay que tener presente que la OPA por Sura se entendió en el mercado como una respuesta al anuncio que hizo de buscar un socio estratégico que no quisiera una participación mayoritaria en la compañía.

PUBLICIDAD

Gambito de dama

La jugada de Gilinski de bloquear a Sura en la defensa de Nutresa con una OPA, fue muy similar a la jugada de ajedrez conocida como el gambito de dama, que incluso estuvo de moda el último año por una serie en Netflix con el mismo nombre.

El gambito de dama es un movimiento de apertura en el que un jugador hace un sacrificio, habitualmente de un peón, con el propósito de obtener una ventaja posterior.

Un análisis del Departamento de Investigaciones del Scotiabank sobre las OPAs en contra del GEA, publicado en Bloomberg Línea el pasado 3 de diciembre, sugiere que la primera oferta sobre Nutresa pudo ser una primera movida distractora, para ir en contra de Sura, que se considera como el “alma” del también conocido como Sindicato Antioqueño.

PUBLICIDAD

¿Y el contragolpe?

Cuando España salió campeona del mundo en 2010, minutos antes del agónico gol de Andrés Iniesta, Arjen Robben erró un mano a mano con Iker Casillas. Fue un partido de ida y vuelta. De toma y dame.

Así se creyó que sería la partida entre el GEA y los Gilinski, pero hasta el momento sólo se han visto un par de jabs de los banqueros, y aún no se ve una respuesta contundente del empresariado paisa.

La estrategia del GEA:

Como era de esperarse desde que se conoció el interés de Gilinksi por comprar Nutresa, las empresas del GEA no venderán en la OPA.

Mucho se ha especulado sobre qué es lo que más les conviene a los fondos de pensiones, a los inversionistas extranjeros, y en general, a los institucionales.

Hasta el momento, el GEA ha hablado de revisar algunas de las políticas que algunos consideraban que afectaban a los minoritarios:

1. La evaluación de socios estratégicos, en un proceso abierto y competitivo, que compartan una visión integral de gestión y de largo plazo, que aporten conocimiento y capacidades para continuar desarrollando el potencial de la compañía en el fortalecimiento tanto del capital económico como de los capitales humano, social y natural.

PUBLICIDAD

2. Incrementar la rentabilidad para los accionistas con un balance adecuado entre la inversión para el crecimiento, la valorización del activo y la política de dividendos.

3. Acompañar a Grupo Nutresa para participar en mercados que tengan mayor liquidez y mejor formación de precio de su acción.

4. Apoyar decididamente los objetivos planteados por Grupo Nutresa a 2030, entre ellos duplicar las ventas obtenidas en 2020, con retornos superiores al costo de capital.

PUBLICIDAD

¿Demasiado tarde?

Analistas consultados, que prefieren no ser mencionados para que o se considera u opinión como una recomendación frente a la OPA, sostienen que las medidas anunciadas por Sura y Argos para favorecer los intereses de los accionistas minoritarios son positivas.

Sin embargo, advierten que los inversionistas minoritarios han visto muy castigado el precio de la acción, y de no aceptar la OPA es muy probable que pase mucho tiempo antes de volver a ver los títulos de Nutresa en un nivel similar.

Reconocen que el precio que Gilinski ofrece podría ser más alto dado que busca el control, pero insisten en que de igual forma no es un precio al que los inversionistas puedan acceder con facilidad nuevamente.

PUBLICIDAD