Mercados

Con explosión de burbuja china, Wall Street espera rally en 2022

Los argumentos alcistas para China se basan en la expectativa de que los responsables de la política monetaria apoyarán a la economía en 2022 para evitar un aterrizaje forzoso.

Un cartel de la calle Wall Street frente a la Bolsa de Nueva York (NYSE).
Por Sofia Horta e Costa y Enda Curran
15 de diciembre, 2021 | 06:37 PM

El estímulo pandémico contribuyó a desencadenar un frenesí especulativo en todo tipo de activos en 2021, desde las acciones hasta las criptomonedas y las propiedades. En China ocurrió lo contrario, ya que los funcionarios de Pekín tomaron medidas para desinflar las burbujas.

El resultado es una de las divergencias más extremas entre los principales mercados financieros de la historia reciente. La venta de acciones de este año en el índice MSCI China significa que el indicador va a la zaga de sus homólogos mundiales en unos 36 puntos porcentuales, la mayor diferencia desde 1998. Los bonos especulativos chinos en dólares están rezagados respecto de los rendimientos globales de alto rendimiento en 25 puntos porcentuales, la mayor cantidad en más de una década. Mientras que los precios de las viviendas están subiendo en lugares como Manhattan, el Reino Unido y Australia, han caído en China durante los últimos cuatro meses.

Este bajo rendimiento hace que Wall Street mire con avaricia las valoraciones baratas de China, especialmente cuando Pekín se inclina por la flexibilización. En los últimos dos meses, Goldman Sachs Group Inc, BlackRock Inc, UBS Group AG y HSBC Holdings Plc han sobreponderado las acciones del país. Marko Kolanovic, de JPMorgan Chase & Co., recomendó esta semana apostar por China en 2022, y proyectó que el MSCI China se disparará casi un 40%.

PUBLICIDAD

“La historia nos enseña que estos períodos suelen ser los que ofrecen las oportunidades más atractivas”, dijo Dale Nicholls, que administra la estrategia de situaciones especiales en China de Fidelity International Ltd. desde Hong Kong. “Tras un periodo de endurecimiento, hay un margen importante para relajar la política. Está claro que ha sido un periodo volátil, pero ya hemos visto momentos como este, y lo más probable es que los volvamos a ver”.

Las acciones chinas se han rezagado frente al mundodfd

Los argumentos alcistas se basan en la expectativa de que los responsables de la política monetaria apoyarán la economía en 2022 para evitar un aterrizaje forzoso. Esto significaría una relajación de las medidas reguladoras que han reducido las valoraciones de los activos chinos. El Banco Popular de China reforzó ese consenso este mes al liberar la liquidez de los prestamistas. Se especula que los bancos bajarán su tasa de préstamo de referencia el lunes por primera vez desde abril de 2020.

Dado que el posicionamiento es ahora tan ligero, los activos chinos pueden recuperarse de un cambio de política, según se cree. Los fondos activos del mundo tienen casi la asignación más baja a las acciones chinas en el extranjero en una década debido a las salidas extremas de este año, según estrategas de Goldman. Esto es especialmente grave en un año en el que los inversionistas enviaron más dinero a los fondos de acciones mundiales que en los 19 años anteriores juntos.

PUBLICIDAD

Sin embargo, muchos de los factores que aplastaron a los mercados financieros chinos este año siguen siendo preocupantes. Los inversionistas siguen vulnerables a la política opaca e imprevisible del Partido Comunista. Las esperanzas de que Pekín se acercara al final de una ofensiva contra el sector tecnológico se desvanecieron cuando se pidió a Didi Global Inc. que dejara de cotizar en EE.UU. China se mostró contraria a los contenidos publicados en el sitio de microblogging de Weibo Corp. y provocó una caída de casi el 10% en las acciones de la empresa, que acaba de salir a bolsa en Hong Kong, el martes.

La creciente división entre Pekín y Washington también amenaza las utilidades de las empresas. El miércoles, las acciones chinas de biotecnología se desplomaron después de que el periódico Financial Times informó que el Departamento de Comercio de EE.UU. planea prohibir a algunas empresas del sector el uso de tecnología estadounidense.

La crisis del mercado inmobiliario chino se agrava tras los incumplimientos de China Evergrande Group y Kaisa Group Holdings Ltd. Las acciones y los bonos de las empresas inmobiliarias se desplomaron esta semana en medio de especulaciones no confirmadas sobre las dificultades de pago de Shimao Group Holdings Ltd., considerado durante mucho tiempo uno de los actores más sanos del sector. Los datos del miércoles mostraron que la desaceleración del sector de la vivienda se intensificó en noviembre, lo que pesa sobre la economía.

El espectro del dinero caliente y la antigua desconfianza de Pekín hacia las burbujas también pueden limitar la flexibilización. Mientras que las acciones chinas y los bonos especulativos en dólares se han desplomado en el extranjero, los inversionistas extranjeros han seguido invirtiendo en deuda pública china. Estas entradas están apuntalando al yuan, que se encuentra en su nivel más fuerte desde 2015 frente a una cesta de monedas de socios comerciales. El banco central tomó la semana pasada medidas para limitar su apreciación, obligando a los prestamistas a mantener más divisas en reserva.

Yuan is at the strongest since 2015 versus basketdfd

“La desaceleración del impulso de crecimiento de China y la reciente volatilidad de sus mercados financieros ponen de manifiesto una serie de dilemas que enfrenta Pekín”, dijo Eswar Prasad, antiguo funcionario del Fondo Monetario Internacional en China, ahora en la Universidad de Cornell. “Los intentos de Pekín de resolver estos impulsos intrínsecamente contradictorios bajo la apariencia de un socialismo orientado al mercado conducirán inevitablemente a más tropiezos y accidentes”.

Apostar a partes de los mercados chinos fue una estrategia exitosa durante muchos años. En su récord de octubre de 2020, Alibaba Group Holding Ltd. subió un 366% desde su debut bursátil en 2014 en Nueva York. Eso es aproximadamente el doble que el índice Nasdaq 100. Desde entonces, la acción ha caído un 60%, perdiendo alrededor de US$515.000 millones en valor de mercado.

PUBLICIDAD

La deuda china de grado especulativo fue una de las operaciones más rentables en el crédito mundial antes de este año, y un índice de Bloomberg que sigue estos bonos subió alrededor del 100% en la década hasta mayo. El indicador, repleto de promotores inmobiliarios, ha perdido un 24% desde entonces.

El resultado es que muchos inversionistas que se subieron al mercado alcista de China están sufriendo pérdidas significativas. El fondo China Opportunity de UBS, de US$8.200 millones, uno de los mayores y más antiguos fondos de inversión de renta variable centrados en China, ha perdido un 25% en el año. La caída de las acciones tecnológicas chinas se ha visto agravada por los reembolsos del fondo. Dos administradores de cartera de UBS se retiraron después de que un fondo de US$3.000 millones quedara atrapado en el colapso de los bonos de alto rendimiento de China. El fondo de cobertura de BFAM Partners, de más de US$4.000 millones, se encamina hacia la primera pérdida anual en sus nueve años de historia.

Sin embargo, en un mundo dominado por la preocupación de que los valores de los activos están sobrecalentados y los bancos centrales tendrán que reducir la flexibilización, la perspectiva de un rebote considerable en los mercados financieros chinos es demasiado buena para dejarla pasar para muchos analistas. El índice MSCI China se cotiza a solo 12,2 veces las ganancias previstas, lo que representa el mayor descuento con respecto al S&P 500 en datos que se remontan a 2005.

--Con la colaboración de Rebecca Choong Wilkins.

PUBLICIDAD