Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, se prepara para saludar a Hassanal Bolkiah, sultán de Brunei, en el número 10 de Downing Street en Londres, Reino Unido, el viernes 3 de diciembre de 2021. Fotógrafo: Chris J. Ratcliffe/Bloomberg
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg Opinión — El primer ministro británico, Boris Johnson, se enfrenta a otra semana marcada por una crisis política incluso cuando su gobierno se enfrenta a los nuevos desafíos de salud pública que plantea la variante ómicron. Su liderazgo está siendo cuestionado en un momento especialmente delicado: Johnson necesita apoyo desde dentro de su Partido Conservador y el público en general para impulsar nuevas reglas y restricciones para prevenir un brote que pondría presión sobre los servicios de salud.

La columnista londinense de Bloomberg Opinion, Therese Raphael, habló con Bobby Ghosh sobre el dilema de Johnson. Esta es una versión ligeramente editada de su conversación.

PUBLICIDAD

Ghosh : Voy a empezar pidiéndole que nos ponga al día con los escándalos que rodean a Boris Johnson.

Raphael: Ha habido una acumulación de críticas y controversias en torno a Johnson. Nunca está muy lejos de la controversia como líder político, pero esta última ronda llegó a un punto crítico debido a las revelaciones de que el 18 de diciembre del año pasado y muy posiblemente en varias otras ocasiones por esa época, se llevaron a cabo fiestas en el 10 de Downing St, el la residencia oficial y el lugar de trabajo del primer ministro. Estos eventos contravienen las reglas de encierro en ese momento.

PUBLICIDAD

La reacción inicial fue que se trataba sólo de una historia de la “burbuja de Westminster”, una historia política que en realidad no viaja más allá del centro de poder en Gran Bretaña. La respuesta de Downing Street fue, primero, negar que se hubiera celebrado ninguna fiesta y luego decir que no se rompieron las reglas. Esto se volvió problemático cuando apareció un video que mostraba una conferencia de prensa simulada en la que la entonces portavoz, Allegra Stratton, bromeó sobre el distanciamiento social en una fiesta de Downing Street.

Eso simplemente catapultó esto a otra estratosfera. Para muchos votantes es una cuestión de justicia: ¿la gente que hizo las reglas cumplió con las reglas? Y hay dudas sobre si se ha engañado al público. (Johnson ha designado a su secretario de gabinete, Simon Case, para investigar si se rompieron las reglas).

PUBLICIDAD

Esto se produce tras un mes de incesantes titulares negativos . Comenzó cuando un miembro conservador del parlamento, Owen Paterson, fue sancionado por cabildear con el gobierno en nombre de dos empresas privadas. Johnson aprobó un plan torpe para tratar de salvar a Paterson de ser suspendido del Parlamento. El gobierno tuvo que revertir su postura sobre Paterson, quien luego renunció.

Es en este contexto tenemos el Partygate, como se le llama, y estas preguntas sobre el control del primer ministro del gobierno.

PUBLICIDAD

Ghosh: También existe el telón de fondo de un aumentoe dlos casos de ómicron, algo que el primer ministro describió como una gran marea de nuevos casos. Al entrar en la temporada navideña, ahora hay una discusión en Downing Street sobre la imposición de nuevas restricciones.

Rafael: Los casos se duplican cada dos o tres días. El domingo por la noche Johnson se dirigió a la nación, lo cual es bastante inusual, para decir que el gobierno extenderá la aplicación de vacunas de refuerzo a todos los adultos de 18 años o menos y quería que se vacunen con esta tercera vacuna antes de fin de año.

PUBLICIDAD

Eso es hasta un millón de inyecciones al día. Es un número enorme y existen dudas reales sobre si el gobierno realmente puede alcanzar ese objetivo.

¿Y por qué anunció eso el domingo por la noche? Algunos especulan que fue para desviar la atención de los informes sobre las fiestas en Downing Street.

PUBLICIDAD

Hoy hemos escuchado sobre la primera muerte de la variante ómicron en Gran Bretaña. Ha habido muy pocas hospitalizaciones hasta el momento, pero el gobierno está claramente preocupado de que pueda ser un invierno bastante sombrío. La Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres estima entre 25.000 y 75.000 muertes . El lanzamiento de los refuerzos, aunque por delante de muchos otros países europeos, ha sido bastante lento en comparación con las primeras campañas de vacunación.

Una enfermera introduce una dosis de la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca Plc y la Universidad de Oxford en una jeringa en el Royal Health & Wellbeing Centre de Oldham, Reino Unido, el jueves 21 de enero de 2021.dfd

Para el gobierno, este es un momento bastante crucial: cuando la política y los mensajes de salud pública chocan. Johnson necesita apoyo dentro de su partido para exigir que las personas tengan certificados de vacunas, por ejemplo, para ingresar a lugares grandes como conciertos y eventos deportivos. Esto ha provocado una reacción violenta por parte de muchos legisladores conservadores, que lo ven como una pendiente resbaladiza hacia la reducción de las libertades. Habrá una votación en la Cámara de los Comunes el martes sobre estas reglas y una gran cantidad de parlamentarios pueden rebelarse.

PUBLICIDAD

Ghosh: Este es un momento particularmente incómodo para que la posición personal del primer ministro se vea debilitada por el escándalo cuando hay desavenencias en las filas. Eso provoca que se preste más atención a su idoneidad como líder del partido.

Rafael: El Partido Conservador es muy bueno para ganar elecciones. Son bastante transaccionales cuando se trata de elegir candidatos y líderes que puedan hacerlo. Y no tengo claro que haya un político en el partido con la estatura de Boris Johnson y ciertamente no con su historial de victorias electorales. Creo que ahora serían muy reacios a cambiar de caballo.

Creo que la preferencia de muchos sería ver a Johnson limpiar la casa para intentar evitar una sucesión de autogoles que lo han debilitado a él y a la marca del Partido Conservador.

Recuerde, este partido ha estado en el poder durante más de una década. Y aunque ha cambiado enormemente bajo Johnson y desde el Brexit, llegará un momento en el que los votantes digan que es hora de intentar otra cosa. No creo que estén en ese lugar todavía. Quizás algunos, pero no una masa crítica.

Y luego está el Partido Laborista, que se está beneficiando del caos en la Downing Street. Pero es más un caso de los conservadores perdiendo tracción que el de los laboristas ganando en este punto. Creo que es necesario que haya un cambio real, en el que los votantes se sientan seguros de la gestión de la economía por parte de los laboristas, sus ideas para la salud pública y otros temas, antes de que veamos una amenaza real a la capacidad de Johnson de mantenerse en el poder en las próximas elecciones.

Ghosh: En esta etapa del avance de ómicron en todo el mundo, parece que todos los gobiernos están buscando en todos los demás gobiernos lecciones sobre qué hacer. Gran Bretaña se ha presentado como un ejemplo, en términos de la respuesta de Covid-19, para que otros lo sigan. Se seguirá muy de cerca a medida que el gobierno introduzca nuevas reglas y restricciones.

Rafael: Hubo dos períodos de respuesta a la pandemia. El primero fue un desastre absoluto. La tasa de mortalidad de Gran Bretaña se encontraba entre las peores del mundo. El gobierno anunciaba políticas una semana y se revertiría en la próxima semana. Fue un completo absoluto.

Pero luego llegamos al punto en que las vacunas estuvieron disponibles y el Servicio Nacional de Salud las implementó; eso fue un gran éxito, aunque yo diría que la segunda dosis fue un poco menos exitosa. Gran Bretaña se ha tomado su tiempo para decidir si vacunar a los niños.

Pero el gobierno ha mejorado a la hora de seguir a la ciencia y los consejos médicos que en las primeras dos olas. Y hay cierto grado de confianza pública en eso. Entonces, aunque hay enojo por el Partygate, todavía hay confianza en los asesores científicos y médicos que están con el gobierno. Eso ha llevado a un nivel de cumplimiento bastante alto.

Lo que suceda en el futuro, en enero y febrero, es de enorme importancia. Eso no se debe necesariamente a algo que hará el gobierno, sino a si el NHS (por sus siglas en inglés, Servicios Nacionales de Salud) puede resistir la avalancha de casos de Covid-19, casos de gripe y superar el retraso con los casi 6 millones de personas que ahora esperan cirugías y tratamientos.

Los tiempos de espera de la sala de emergencias son en algunas áreas bastante horribles. La gente espera mucho tiempo por las ambulancias. Ha habido una gran caída en el diagnóstico de cáncer. Todas estas cosas se están acumulando.

La decisión del gobierno de endurecer las restricciones antes de Navidad tiene mucho que ver con el NHS. Y ese es un problema que la sociedad en su conjunto tendrá que enfrentar, si este modelo de atención médica financiada por los contribuyentes puede hacer frente a los tipos de estrés que estamos viendo en una pandemia, una pandemia que puede continuar.

Ghosh: Como dijo antes, ahora se ha informado de la primera muerte por ómicron en Gran Bretaña y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres está hablando de la posibilidad de un gran número de muertos durante el invierno.

Raphael: Tenemos que tener en cuenta que el modelo es tan bueno como los datos que se le agregan. En este momento, los datos provienen principalmente de Sudáfrica. También tenemos algunas defensas bastante sofisticadas en funcionamiento. Por supuesto, hay vacunas y refuerzos. También contamos con una variedad de tratamientos antivirales y de anticuerpos monoclonales, todos los cuales nos ayudan a proteger a las personas más vulnerables de enfermedades graves. Esas son buenas noticias.

Y finalmente, tenemos pruebas rápidas. Cada bebida navideña o invitación a una fiesta que he recibido en las últimas dos semanas viene con un apéndice: Por favor, hágase una prueba antes de presentarse.

Aquí viene la advertencia: las pruebas ahora parecen ser escasas . La gente en algunos lugares está luchando por conseguirlas, aunque el gobierno negó el lunes que haya un problema de suministro.

Será un problema para el gobierno si la gente no pueden hacerse la prueba.

Ghosh: Vivía en Londres cuando se lanzaron las vacunas por primera vez. Y como dices, salió muy bien. Hubo entusiasmo por parte del público en general por vacunarse. ¿Qué explica la disminución de ese entusiasmo? ¿Por qué no hay el mismo tipo de entusiasmo con los refuerzos, especialmente cuando hay alarma sobre ómicron? ¿Es porque la gente simplemente siente que ya hemos sido vacunados y estaremos bien? ¿Es porque la percepción en torno a ómicron es que es virulento pero no tan fatal como las variantes anteriores?

Reino Unido con la variante ómicrondfd

Raphael: Creo que es una combinación de ambas cosas. Prácticamente todas las restricciones a las que estábamos sometidos, eran restricciones bastante onerosas que se levantaron en julio y luego una batalla de todos contra todos.

La gente estaba bastante cansada de vivir en un mundo pandémico donde tenían que usar máscaras en todas partes, donde las reglas cambiaban constantemente. A medida que las hospitalizaciones se redujeron drásticamente y la tasa de mortalidad disminuyó, la percepción general fue que habíamos aprendido a vivir con el virus.

El otro factor fue que los mensajes del gobierno eran completamente confusos. Boris Johnson quería ir más allá de la pandemia. Quería centrarse en su gran proyecto de gasto en infraestructura, en hacer crecer la economía, en acuerdos comerciales, en el orden posterior al Brexit. Quería una buena noticia. Esa es su naturaleza como político: es más fuerte cuando transmite un mensaje optimista.

Entonces, el gobierno realmente erró a la hora de presionar a la gente para que obtenga refuerzos y recordarle que podemos estar viviendo con el virus, pero aún no ha terminado.

Ahora se habla de introducir nuevas restricciones . La secretaria de Educación no descartó el cierre de escuelas. No descartaron nuevas medidas antes de Navidad para limitar las reuniones. Esta combinación de cansancio, complacencia y mensajes gubernamentales deficientes ha dejado a Gran Bretaña a la defensiva a medida que se propaga ómicron.

Y ahora nos adentramos en lo que podría ser un invierno muy difícil.

Ghosh: ¿ Han tenido algún efecto los mensajes más urgentes de la semana pasada? ¿Ves a más personas usando máscaras? ¿La gente está empezando a tomar esto más en serio?

Rafael: Sí, absolutamente. Lo podías ver de inmediato en el transporte público y en las tiendas. Estamos viendo que la gente ahora está reconsiderando algunos de sus planes, particularmente en ambientes interiores y reuniones en hogares con mucha gente. Creo que hay más receptividad entre el público en general a lo que dice el gobierno, tal vez hablamos demasiado pronto al decir que debíamos celebrar la Navidad como lo era antes de la pandemia.

El cambio de comportamiento siempre ha estado por delante de las políticas gubernamentales. Esto fue cierto cuando el virus golpeó en 2020: incluso antes de que Johnson anunciara el primer cierre, las calles estaban desiertas. La gente ya se estaba quedando en casa sin ir a las oficinas. Ahora, una vez más, la gente no está esperando que el gobierno les diga lo que deben hacer.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar