PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

El mundo quiere más litio. El desafío: no desea más minas

Aunque el litio es una materia fundamental para la descarbonización mundial, existe una oposición a la creación de minas debido a oscuros sucesos en la historia.

El campamento de trabajadores del proyecto minero de litio 3Q de Liex, cerca de Fiambalá, provincia de Catamarca, Argentina.
Por Thomas Biesheuvel y Misha Savic
18 de diciembre, 2021 | 06:59 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los precios del litio, el componente básico de las baterías de los vehículos eléctricos, se han disparado este año hasta alcanzar un récord, lo que aumenta la preocupación de que no haya suficiente metal para alimentar el cambio de los motores de combustión. En ese contexto, ahora debería ser el mejor momento para construir una mina.

El Grupo Rio Tinto está descubriendo lo contrario. A los pocos meses de presentar los planes para una mina de US$2.400 millones en el oeste de Serbia, los opositores locales organizaron un movimiento que ha sacudido al gobierno y ha paralizado las ciudades mientras miles de manifestantes marchan por las calles. Posteriormente, las autoridades suspendieron el plan de ordenación del territorio para la mina propuesta, aunque no rechazaron el proyecto por completo.

PUBLICIDAD

“Todo el proyecto de Jadar no es más que otra forma de que las empresas multinacionales, con la ayuda de nuestro Estado, obtengan beneficios y causen daños al pueblo de Serbia”, dijo Slavisa Miletic, un activista que vive cerca de la mina prevista.

La oposición a la que se enfrenta Rio se está reproduciendo en todo el mundo, y los ejecutivos de la industria la consideran su mayor reto de cara al futuro. Southern Copper Corp. está luchando por conseguir el apoyo del gobierno para un controvertido proyecto de US$1.400 millones en Perú, y Lithium Americas Corp. fue llevada a los tribunales federales de Estados Unidos por su proyecto de mina en Nevada.

Históricamente, la minería ofrecía puestos de trabajo y desarrollo económico a zonas típicamente pobres, con impuestos y cánones para llenar las arcas del gobierno. Pero, con demasiada frecuencia, los habitantes de las zonas cercanas han pagado el precio de la degradación medioambiental y de las catástrofes ocasionales.

PUBLICIDAD

Eso está cambiando. Los habitantes de la zona se oponen y deciden que los beneficios económicos no compensan los costes de su calidad de vida. Además, los gobiernos cada vez están menos dispuestos o son más incapaces de hacer caso omiso de esas preocupaciones.

“Hoy es más difícil construir una mina que antes”, afirma Ben Davis, analista de minería de Liberum. “Es mucho más fácil organizar la oposición, a menudo en comunidades rurales y aisladas”.

Para apaciguar a los críticos, el gobierno serbio ofreció un referéndum sobre la mina, pero eso mismo se convirtió en algo controvertido, ya que la oposición dijo que las recientes revisiones legales inclinaban la balanza a favor del gobierno -y de Río-.

Los manifestantes también criticaron el intento de acelerar los cambios de propiedad de los proyectos estatales y privados. La indignación obligó al Presidente Aleksandar Vucic a devolver la propuesta al Parlamento para que la revisara.

“Las cuestiones medioambientales se han descuidado durante mucho tiempo en Serbia porque la economía y el nivel de vida han dominado durante años”, dijo Bojan Klacar, director del Centro para las Elecciones Libres y la Democracia (CESID), con sede en Belgrado. “Las prioridades han cambiado”.

Unos cuantos miles de serbios protestaron por cuarto fin de semana en varias ciudades, exigiendo la prohibición incondicional de la exploración y extracción de litio por parte de cualquier empresa, no sólo de Rio Tinto. En la mayor concentración, en la capital, Belgrado, los activistas prometieron intensificar sus protestas si no se satisfacen sus demandas antes del próximo mes.

PUBLICIDAD

Cuando Rio, la segunda empresa minera del mundo, anunció el proyecto en julio, parecía un éxito para el nuevo Director General, Jakob Stausholm.

La materia del futuro

El litio es una materia prima de futuro fundamental para la descarbonización mundial. Los principales fabricantes de automóviles, desde Tesla Inc. hasta Volkswagen AG y Toyota Motor Corp. necesitan un suministro cada vez mayor de materiales para baterías a fin de acelerar el despliegue de los vehículos eléctricos, y BloombergNEF prevé que la demanda de los minerales de los paquetes de iones de litio se quintuplique para 2030.

Un índice mundial de precios del litio se ha triplicado con creces este año, y BNEF prevé que los precios de las baterías de iones de litio aumentarán el próximo año por primera vez desde 2010.

PUBLICIDAD

La mina se construiría en tierras de cultivo, no en bosques vírgenes, y estaría a sólo 10 horas en coche del epicentro automovilístico de Alemania. El proyecto, que según Rio podría crear más de 2.000 puestos de trabajo, está previsto que se abra en 2026 y alcance la plena producción en 2029.

Sin embargo, esa lista de supuestos beneficios no importa a muchos. El oscuro pasado de la minería incluye una plétora de desastres mortales, desde fugas de cianuro hasta derrumbes de presas.

PUBLICIDAD

El año pasado, el director general de Rio se vio obligado a dimitir después de que la empresa destruyera un antiguo yacimiento aborigen en la garganta de Juukan, en Australia.

“Tenemos un historial de cosas en nuestra organización de las que no estamos orgullosos, y Juukan es la número 1 de esa lista”, dijo Sinead Kaufman, jefa de la unidad de Rio que planea construir la mina serbia.

Y no es sólo el litio lo que está resultando problemático. El cobre es un metal esencial para la transición energética, cuya demanda se prevé que crezca casi un 50% en la próxima década, según la minera chilena Antofagasta Plc. Las minas suelen tardar unos 15 años en pasar del descubrimiento a la producción.

PUBLICIDAD

Aun así, muchas de las mejores perspectivas están en el limbo. La mina de cobre Resolution propuesta por Rio en Arizona, que podría satisfacer una cuarta parte de la demanda estadounidense, está siendo revisada por el gobierno federal tras la oposición de la tribu apache de San Carlos, cuyo líder se negó a reunirse con el director general de Rio a principios de este año.

“A pesar de la contribución de la minería a casi todos los aspectos de la vida moderna, la industria sigue siendo vista como una industria que toma más de lo que da”, dijo Mark Cutifani, CEO de Anglo American Plc, en un discurso en Londres este mes.

El reto de Rio ahora es convencer a los serbios de que la mina de Jadar no será como las minas de antaño. La empresa afirma que se construirá con los más altos estándares, reutilizará casi toda el agua y utilizará camiones eléctricos.

“Una mina que se va a construir en la década de 2020, que va a estar en funcionamiento durante décadas, va a tener un aspecto muy diferente de algo construido hace 50 años, o incluso hace 20 años”, dijo Kaufman de Río. “Ese es el mensaje que tenemos que transmitir”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD