PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Demanda de Aurelius reactiva garantías del PBI argentino

El fallo que intima al Gobierno a mostrar cómo calculó los datos del producto bruto interno despertó a los cupones ligados al crecimiento económico, que se duplicaron con creces a principios de este mes.

Un tribunal federal de Estados Unidos dictaminó que el Gobierno debe mostrar cómo calculó los datos del producto interno bruto.
Por Scott Squires
21 de diciembre, 2021 | 11:44 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El moribundo mercado de títulos ligados al crecimiento económico de Argentina está volviendo a la vida. Los cupones del PBI, que se pagan cuando se alcanzan ciertos umbrales de crecimiento, no han entregado ni un centavo a los inversionistas desde 2012 y no se espera que lo hagan pronto. Pero ellos se han duplicado con creces a principios de este mes, después de que un tribunal federal de Estados Unidos dictaminara que el Gobierno debe mostrar cómo calculó los datos del producto interno bruto, en una disputa legal liderada por los fondos de cobertura Aurelius Capital Management.

El fallo obliga a Argentina a revelar la metodología que utilizó para medir la actividad económica en 2013, cuando Aurelius y los otros fondos que se han unido a la demanda sostienen que el Gobierno no reportó correctamente el crecimiento para evitar tener que pagar las órdenes. Los valores subieron casi a un máximo de dos años, a pesar de que cualquiera que no sea parte de la demanda no se beneficiaría de un fallo favorable. En cambio, la especulación es que la orden judicial expondrá las maniobras nefastas del Gobierno y lo obligará a entregar dinero a los inversionistas.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Patricia Jebsen: ‘Muchos empezaron con Beat porque en Argentina no alcanza el salario’

Los títulos ligados al PBI subieron tras fallo de corte de EE.UU.dfd

La reactivación de los valores se produce después de una larga y polémica historia que comenzó cuando se ofrecieron originalmente a los acreedores como un endulzante de acuerdos de última hora en la reestructuración de la deuda de Argentina en 2005. Los inversionistas en ese momento estaban confundidos acerca de cómo valorar los instrumentos, en parte debido a las reglas complejas y ambiguas sobre cuándo pagarían exactamente. Si bien las garantías se diseñaron con el espíritu de compartir la riqueza cuando Argentina experimentó un crecimiento sostenido, se han convertido en un dolor de cabeza tanto para el Gobierno como para los tenedores.

“Los warrants se han utilizado con éxito en otras reestructuraciones como en Ucrania o Grecia, pero las garantías de Argentina estaban muy mal redactados”, dijo Alejo Costa, el principal estratega para Argentina de BTG Pactual en Buenos Aires. “No está claro cómo se supone que alguien debe calcular las cifras del PBI”.

PUBLICIDAD

Esa confusión ha contribuido a enormes oscilaciones de precios de los valores, que alcanzaron un máximo de US$19 en 2011 antes de caer a US$0,38 a fines del año pasado. Después del reciente repunte, las notas legales de Nueva York se han recuperado a alrededor de US$1.

Los cupones solo pagan a los inversionistas cuando la economía crece más que un cálculo de referencia del PBI, lo que significa que Argentina necesita un período de expansión sostenida para activar los pagos. El conflicto con Aurelius surgió de un cambio realizado bajo el mandato de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien en marzo de 2014 modificó el año base para los datos desde 1993 a 2004, reduciendo el crecimiento en 2013 a 3%, casi la mitad del ritmo pronosticado anteriormente y por debajo del nivel que activaría un pago de las garantías. Aurelius dice que en 2013, Argentina debería haber incorporado datos de 1993 en su cálculo base de expansión del PBI real.

Las garantías del PBI de Argentina han oscilado entre US$0.38 y US$20 desde su emisión.dfd

Aurelius argumentó que los cambios privaron a sus fondos de alrededor de US$172 millones en pagos y, con intereses, ahora se le adeuda más de US$253 millones, según muestran los documentos judiciales. Funcionarios de Aurelius se negaron a comentar para esta historia.

Los abogados de Argentina no respondieron a la solicitud de comentarios y el Ministerio de Economía declino a hacer declaraciones. La nación ha dicho en documentos judiciales que realizó todos los pagos requeridos vinculados a las órdenes judiciales, por un total de casi US$10.000 millones.

La demanda trae recuerdos de la saga legal de 13 años sobre el default de US$95.000 millones de la nación en 2001, cuando Aurelius y el fundador Mark Brodsky lucharon codo con codo con Elliott Management Corp. del multimillonario Paul Singer, su antiguo empleador. El país desafió las órdenes judiciales de pagar a los demandantes y lo dejó fuera de los mercados de capitales durante años. En 2016 se alcanzó un acuerdo, que en gran medida fue una victoria para los fondos de cobertura.

El lenguaje en las garantías de Argentina puede haber sido dejado intencionalmente vago para darle al Gobierno discreción sobre cómo calcular el PIB, según Mitu Gulati, profesor de derecho en la Universidad de Virginia que se especializa en leyes de contratos de deuda soberana. “Independientemente de lo que realmente diga el contrato, la pregunta es si el comportamiento de Argentina violó los términos implícitos del contrato, que es que todos deben actuar de buena fe”, dijo Gulati.

PUBLICIDAD

ADEMÁS: ¿Qué economía espera Goldman Sachs para Argentina en 2022?

Cálculos de crecimiento

Argentina ha estado registrando cifras de crecimiento tan bajas que sus garantías no han provocado pagos en una década. La economía no ha crecido más del 3% en un año desde 2011, ni se ha expandido durante dos años consecutivos en una década. Aunque se prevé que el PIB aumentará en aproximadamente un 10% este año y alrededor del 2.2% en 2022, los analistas dicen que no alcanzará los umbrales para los pagos de garantías en el corto plazo.

Usando un método de cálculo, Argentina necesitaría crecer al 4% durante cuatro años seguidos para que las garantías comiencen a pagar nuevamente, e incluso entonces solo pagaría alrededor de 20 centavos por cada una, frente a más de US$6 en 2011, según Javier Casabal, estratega de renta fija de AdCap Asset Management en Buenos Aires. Utilizando otro cálculo, Argentina necesitaría cuatro años de crecimiento anual de 7,75% para comenzar a realizar pagos, dijo.

PUBLICIDAD
Argentina no ha registrado dos años consecutivos de crecimiento en una década. dfd

El aumento en los precios parece estar ligado a la especulación de que Argentina se verá obligada a regresar a la mesa de negociaciones para reformular las reglas de una manera que beneficie a los inversionistas. Debido a que el simple hecho de poseer las garantías no generará automáticamente un pago para aquellos que no se unieron a la demanda, el mercado no encontrará un precio para los pagarés sin saber más sobre lo que decidirá el tribunal, según Costa de BTG. “Estamos hablando de un litigio que ayuda a quienes ya están demandando, pero a nadie más”, dijo. “Es muy difícil señalar el valor de estas cosas”.

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD