Economía

Reservas internacionales del BCRA: ¿cómo llegan a fin de año?

Los analistas siguen de cerca la evolución de las reservas netas y netas liquidas, en una economía atravesada por el cepo cambiario.

La preocupación en torno a esa variable se da pese a un persistente cepo cambiario.
24 de diciembre, 2021 | 05:00 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Buenos Aires — Las reservas internacionales, un factor clave que refleja el margen de maniobrabilidad del Banco Central ante eventuales turbulencias cambiarias, cerrarán el año en el centro de la agenda económica, en un contexto en el que se mantienen las presiones en el mundo financiero, y más específicamente las vinculadas a los vencimientos de deuda extranjera.

La preocupación que rige en torno a esta variable se da a pesar de un rígido cepo cambiario y una batería de medidas que apuntaron a cuidar las tenencias en dólares de la autoridad monetaria. Con algunos meses mejores que otros, las reservas brutas atraviesan la última etapa del 2021 por debajo de los US$ 40.000, tras el último pago al Fondo Monetario Internacional ese mes. Sin embargo, el mercado mira mucho más de cerca lo que ocurre con las reservas netas, las de libre disponibilidad.

PUBLICIDAD

Reservas brutas y netas

“Observar la dinámica de las reservas internacionales es crucial para analizar el poder de fuego que tiene el Banco Central para controlar el mercado cambiario”, aseguró la consultora Ecolatina, que aclaró: “Están compuestas por un pool de activos que, en parte, no son divisas líquidas utilizables”.

“Para el análisis del verdadero poder de fuego del Banco Central, se calculan diversas medidas de reservas netas o líquidas, detrayendo de las reservas brutas algunos de los activos que no son de inmediata disponibilidad o pertenecen a las reservas, pero no al Banco Central”, explicó.

PUBLICIDAD

La evolución en 2021

Ecolatina recodó que “a fines del 2020, el poder de fuego del Banco Central se encontraba en niveles mínimos”. “Con el endurecimiento del cepo, medidas pro-mercado, el comienzo de la liquidación del agro con el rally de los commodities, la autoridad monetaria se encontró en una posición más cómoda para administrar el mercado cambiario”, analizó.

VER MÁS: Las cosechas de trigo y cebada dan respiro a las reservas del Banco Central

Varios factores confluyeron en el último año. “El abultado flujo de agrodólares del segundo trimestre y la postergación del pago al Club de París le permitieron duplicar las reservas netas entre marzo y julio. A su vez, la recepción de los fondos por la asignación de DEGs disipó cualquier grave deterioro de este stock vital atribuible a los pagos de capital e intereses al FMI”, evaluó.

Sin embargo, esa dinámica cambió en la segunda mitad del año. “Con la retracción estacional de la oferta de agrodivisas y las tensiones cambiarias habituales de períodos electorales, en el segundo semestre el Banco Central comenzó a perder divisas”, puntualizó.

PUBLICIDAD
      • ¿Cuánto queda? “De cara a fin de año, las reservas netas, contemplando el oro y excluyendo DEGs y el pago de más de US$ 1.800 al Fondo consecuentemente, se encontrarán por debajo de los US$ 4.000 millones. De éstas, un 90% es oro”, calculó.

Una situación “apremiante”

Gabriel Rubinstein, director de GRA Consultora, consideró que “la situación es más que apremiante y crítica”. De hecho, alertó sobre el riesgo de que lleguen a estar en negativo.

Cuando hay reservas líquidas netas negativas significa que, probablemente, se estén usando lo encajes bancarios. Por eso, es necesario buscar otros métodos. Por ejemplo, que los DEG no se usen para pagar al Fondo, sino que se puedan convertir en dólares y se puedan exhibir como reservas liquidas”, opinó en diálogo con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

La tensión política y sus riesgos

Martín Calveira, investigador del IAE Business School, escuela de negocios de la Universidad Austral, apuntó: “Un factor adicional no esperado podría derivarse de una mayor tensión política en el espacio del oficialismo que determine decisiones de política económica de mayor discrecionalidad y ruptura en las relaciones con el sistema financiero internacional, principalmente con el FMI”.

Ello podría afectar a las reservas internacionales del BCRA.dfd

TE PUEDE INTERESAR: FMI destaca avances con la Argentina, pero señala que serán necesarias más discusiones

PUBLICIDAD

“Esto puede generar incentivos a profundizar la dolarización de carteras, tensionar el mercado de cambios y, en consecuencia, afectar negativamente las reservas”, indicó y destacó que, “históricamente”, las variaciones negativas en los activos externos estuvieron asociadas en muchas ocasiones a la incertidumbre política y no a los fundamentos macroeconómicos.

En tanto, confió: “El panorama hacia fin de año para los activos externos del Banco Central no debería presentarse con mayores tensiones” por el aumento de la demanda de pesos ante las semanas festivas y los controles cambiarios.

PUBLICIDAD

En diálogo con Bloomberg Línea, el economista manifestó que en la actualidad hay “un nivel bajo de reservas brutas luego de tres meses consecutivos de caída” y estimó que son “U$S5.670 millones netos, descontando swaps monetarios y encajes en moneda extranjera”.

TE PUEDE INTERESAR: Gobierno dice que restricción a compras de viajes al exterior será temporaria, pero el sector repudia la medida

PUBLICIDAD