PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Salud

VP de Asuntos Médicos de Moderna: ‘Con 3 dosis, nuestra vacuna es una herramienta importante frente a Ómicron’

César Sanz Rodríguez, vicepresidente de Asuntos Médicos para Europa, Medio Oriente y África del laboratorio estadounidense, habló en exclusiva con Bloomberg Línea desde Basilea, Suiza

Cesar Sanz Rodriguez. Vicepresidente de Asuntos Médicos para Europa, Medio Oriente y África del laboratorio Moderna.
28 de diciembre, 2021 | 09:15 am
Tiempo de lectura: 8 minutos

Buenos Aires — Argentina recibió el jueves, 23 de diciembre 2,6 millones de vacunas del laboratorio Moderna. Fue la primera entrega de un contrato firmado en julio de este año por un total de 20 millones de dosis, y arribó en un momento en el que el país contaba con una vacunación del 82% de la población con la primera dosis, el 69% con dos y 4,6% con una dosis de refuerzo.

Las dosis de Moderna llegan en semanas en las que Argentina atraviesa un rebrote de contagios, con la variante Delta aun predominante, y mientras comienzan a reportarse los primeros contagios de la variante Ómicron.

PUBLICIDAD

Las dosis de Moderna funcionarán en el país en el marco de los esquemas heterólogos, en combinación con otras vacunas. En ese sentido, Cesar Sanz Rodríguez, vicepresidente de Moderna de Asuntos Médicos de Europa, Medio Oriente y África, hace hincapié en el valor de la vacuna Moderna como dosis de refuerzo.

También, en diálogo con Bloomberg Línea, precisa detalles del desarrollo de una nueva vacuna destinada específicamente a aminorar el impacto de la variante Ómicron: “Ya tenemos una vacuna prototipo para ensayos con animales, y en principio, si no surgen contratiempos, estaríamos en situación de poder arrancar los primeros ensayos clínicos con humanos a principios del 2022, para tener las primeras lecturas de los ensayos a principios del segundo trimestre del año próximo”.

PUBLICIDAD

ADEMÁS: Marcelo Figueiras de Richmond: ‘Argentina se va a convertir en un hub de vacunas’

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

¿Cómo ha funcionado la vacuna Moderna, que es de la tecnología de ARN mensajero, en combinación y cómo podría ser aplicada eso en el caso de Argentina, que tiene la Sinopharm, la Sputnik?

La suerte que tenemos es que al mismo tiempo que se están generando muchos datos sobre Ómicron también se han publicado y está en vías de publicación algún estudio más precisamente evaluando la posibilidad de utilizar vacunas combinándolas. Efectivamente Argentina ha generado mucha información en ese sentido. Parte de la información que se ha generado sobre Moderna es en uso heterólogo porque en la etapa inicial de la pandemia el uso de la vacuna de Moderna en Europa no fue mayoritario ni mucho menos. Y lo que estamos viendo es que tiene sentido, primero desde el punto de vista de seguridad. Los perfiles de seguridad de las vacunas combinadas son similares a los que se utilizan en vacunas de manera homóloga. Pero también vemos que puede tener sentido de un punto de vista inmunológico y, dependiendo de las combinaciones, al combinar una vacuna como la de Moderna se consiguen niveles de activación de anticuerpos y de inmunidad celular bastante interesantes. Estoy convencido que lo que vamos a ver en un futuro es cada vez más la vacunación heteróloga va a tener un papel importante.

En la Argentina muchos están avanzando ya en una dosis de refuerzo. ¿Qué puede aportar la vacuna de Moderna en ese rol?

Quizás ahora lo más importante es entender qué es lo que pasa con Ómicron y la verdad es que justo en estos últimos días, hemos tenido acceso a resultados de neutralización del virus tomando muestras de sujetos vacunados con Moderna, aunque también haya recibido la dosis de refuerzo de Moderna en el contexto de ensayos clínicos, y la verdad es que los resultados son bastante alentadores. Primero tuvimos la decepción y preocupación de ver que con las dos dosis de vacuna únicamente, pues el nivel de respuesta a ómicron es bajo. Estamos hablando de que el nivel de anticuerpos tras dos dosis de vacuna frente a ómicron puede estar 40, 80 veces por debajo de lo que uno vería frente a la cepa normal. Pero las noticias alentadoras son que con el booster con la dosis de refuerzo de hecho los niveles pueden incrementar unas 40 veces respecto a los niveles pre booster. Es decir que en ese sentido yo creo que lo que estos resultados nos dicen es que con la vacuna actual concreto de la vacuna Spikevax mRNA 1273 tenemos realmente una herramienta yo diría importante frente a Ómicron. Lógicamente también estamos desarrollando otras líneas de trabajo, como la vacuna Ómicron específica que estamos desarrollando.

PUBLICIDAD

TE PUEDE INTERESAR: La OMS elige a una empresa argentina para desarrollar vacunas contra el Covid-19

¿Cómo vienen los ensayos clínicos para este refuerzo específico de Ómicron?

Tan pronto despertamos todos con la realidad de ómicron, que fue a finales de noviembre, cuando se produjo la explosión de casos en Sudáfrica, la compañía se puso a trabajar de inmediato en el diseño de una nueva vacuna. Hay una parte muy importante de ingeniería química que tiene que pasar primero, porque tenemos que desarrollar lo que es la secuencia y demás. Este trabajo empezó inmediatamente. Y este trabajo lo estamos realizando a riesgo. Tenemos una vacuna prototipo para ensayos en animales que lógicamente tienen que ser anteriores a los que realicemos en humanos. Y en principio si no surge ningún contratiempo, que no esperamos tal cual está yendo todo, estaríamos en situación de poder arrancar los primeros ensayos clínicos sujetos, en humanos, a principios del año que viene. Y pensamos que eso nos va a permitir tener una primera lectura de los resultados clínicos probablemente a principios del segundo trimestre del 2022.

PUBLICIDAD

¿Es normal imaginar, más allá de la preocupación que puedan generar las distintas variantes por lo novedoso o por lo desafiante, un esquema anual de vacunas contra el coronavirus?

Es un poco pronto todavía para decir si estaremos en esa necesidad. Ahora mismo, en base a la información que tenemos, probablemente es razonable para las personas que no han recibido todavía una dosis de refuerzo recibirla cuanto antes. Argentina termina hecho ya un movimiento en ese sentido, están adelantando la fecha de administración de la dosis de refuerzo de los seis meses que se establecieron inicialmente en los ensayos clínicos. Eso es razonable.

Estados Unidos aprobó la pastilla fabricada, producida por Pfizer. ¿Moderna está trabajando en algo similar?

No, Moderna es una compañía que se basa en una plataforma tecnológica que es la plataforma del ARN mensajero. Y en ese sentido la definición estratégica la compañía es poco la regla de zapatero a tus zapatos, dedícate a lo que es tu área de expertise. Estamos también haciendo algún trabajo preliminar en otras áreas relacionadas pero siempre muy en relación a este tipo de tecnología, donde hay compañías que tienen mucha más expertise y lógicamente esperamos que logren avances también en esa área.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Distribución de la píldora contra el Covid: ¿qué esperar en América Latina?

¿Cuál cree que debe ser el rol del sector privado en ayudar a que los países con bajos niveles de vacunación tengan un mejor y un mayor acceso a las vacunas?

El sector industria ha demostrado una capacidad la verdad increíble de producir. Si uno analiza la cantidad de dosis que se han producido de vacunas y que la pandemia empezó no hace tanto tiempo, realmente es un esfuerzo ímprobo e impresionante. Vamos a ver en los próximos meses y años es por un lado mayor disponibilidad de vacunas porque va a haber vacunas nuevas aprobadas. Por otro lado, las compañías estamos incrementando nuestra capacidad de producción. En el caso de Moderna es una compañía que hace más de un año y medio no teníamos ni una fábrica. Este año vamos a producir en números redondos una cantidad aproximada de 2.000 millones de dosis. Y esperamos que a lo largo del 2022 podamos expandir nuestra capacidad a 3.000 millones de dosis. Estamos estableciendo ahora mismo muchos acuerdos con distintos gobiernos, entre ellos también en países en vías de desarrollo. En África en concreto hemos anunciado que vamos a emplazar una fábrica que será para suministrar dosis en África. En ese sentido yo creo que con el esfuerzo de todos y el esfuerzo que requiere, vamos a ver un avance progresivo en los próximos meses y años. Soy optimista que el gap que tenemos ahora entre los países más desarrollados y países con problemas de acceso a vacunas poco a poco se va a ir solucionando. Estoy convencido.

PUBLICIDAD

Han llegado 2 millones, un poco más de dos millones de vacunas a Argentina del laboratorio Moderna sobre un contrato de US$20 millones. ¿Hay algún esquema de trabajo acordado respecto a cómo pueden ser las próximas entregas, en cuanto a fechas y cantidades?

No dispongo de esa información. Esa es el área de desarrollo.

Argentina, a diferencia de otros países, no tiene un sector antivacunas tan influyente. No obstante, siempre hay gente reticente a vacunarse y se proponen distintas medidas, como los pases sanitarios o la obligación de vacunas para eventos masivos. ¿Qué opina de esas estrategias que buscan garantizar que en lugares de concentraciones la gente esté vacunada?

Es importante desde el punto de vista de salud pública facilitar la vacunación del mayor número de gente posible. No sólo es por un beneficio individual sino es por un beneficio social colectivo. Las medidas concretas que se tengan que implementar yo creo que eso es muy dependiente lógicamente del entorno, de la cultura. No es lo mismo restringir una actividad colectiva en un país de cultura latina donde tenemos un tipo de interacción mucho más cercana, que hacerlo en Siberia, donde la densidad de población es muy inferior. Entonces realmente yo creo que ahí eso es competencia de las autoridades sanitarias país a país. También hay gente que nunca creerá en las vacunas y eso es así, es un hecho, pero luego hay mucha gente que tiene dudas, que tiene preguntas. Y lo que creo que es muy importante es facilitar información en la mayor medida de lo posible a todas esas personas que tienen preguntas. Yo tengo multitud de anécdotas en ese sentido, de gente que te viene a preguntar y cosas muy sencillas y muy razonables de preguntar. Es muy importante crear seguridad en la población, confianza. A veces el problema de estos días es que tanta información circulando por todos lados muchas veces sin mucho filtro que realmente a la gente le confunde y le crea dudas en ese sentido. Los medios de comunicación podéis ayudar un montón a dar el tono adecuado. Cuando me dicen que las vacunas se han desarrollado muy rápido, ha sido como un gran experimento, que no sabemos mucho, yo digo bueno, realmente si uno se lo plantea al revés, pocas veces en tan poco tiempo hemos sido capaces de generar tanta información. Si uno tiene dudas sobre la seguridad de la vacuna hoy por hoy estamos viendo publicaciones referidas a millones y millones de individuos. Nosotros acabamos de publicar hace poco una revisión de datos de seguridad refiriéndonos a 151 millones de personas vacunadas. La vacuna acaba de tener su primer aniversario. Mientras que a lo mejor en otro contexto hubiéramos necesitado años y años de experiencia acumulada para tener ese tipo de información. Tenemos todos una responsabilidad compartida, las autoridades, los medios de comunicación, las compañías farmacéuticas, los profesionales sanitarios. Yo creo que ahí hay mucho trabajo que seguir haciendo. Pero creo que se está haciendo un muy buen trabajo y cuando veo por ejemplo las cifras que mencionamos antes de la Argentina yo creo que es evidente. El colectivo de la población lo ha entendido y está por hacerlo bien y en ese sentido yo creo que seguir fomentando eso va a ser fundamental para poder vencer la pandemia.

TE PUEDE INTERESAR:

PUBLICIDAD