Actualidad

El caos marítimo enseña al mundo que no siempre puede conseguir lo que quiere

Echamos un vistazo a los acontecimientos más destacados del año y a las fotos que los captaron

Egipto
Por Brendan Murray
30 de diciembre, 2021 | 09:01 AM

Bloomberg — Algo extraño apareció en las aguas del sur de California hace poco más de un año, y se convertiría en el presagio de acontecimientos que sacudirían la economía mundial.

Una armada de gigantescos buques portacontenedores esperaba entrar en los puertos de Los Ángeles y Long Beach. Para Weston LaBar, el entonces director de la Harbor Trucking Association (Asociación de Camiones Portuarios), la docena de buques de carga procedentes de Asia transmitian la inquietante sensación de una inminente invasión naval. “Cambia las tropas de Normandía y añade chucherías y cachivaches, y eso es a lo que se parece”, dijo entonces.

En efecto, estaba a punto de comenzar una batalla, pero no del tipo militar. Era el comienzo del Big Crunch, una escasez de suministros de la cual se salvarían pocos almacenes y fábricas y llegaría a devenir en advertencias sobre una temporada navideña empañada por la inflación y niños decepcionados.

PUBLICIDAD

Resulta que los íconos de las tensiones en la cadena de suministro, como el bloqueo del Canal de Suez por parte del Ever Given, eran lo único que habría en exceso en el 2021.

Los barcos frente a la costa de California se han convertido en una imagen duradera de una economía mundial devastada por la pandemia, debido al sorprendente desequilibrio que se pone de manifiesto: los consumidores estadounidenses, apoyados por el estímulo fiscal, las abundantes vacunas y un mercado laboral en rápida recuperación seguían consumiendo mientras las arterias del comercio se atascaban a su alrededor.

Sinagapurdfd

Pocos lugares en el planeta se han librado de los cuellos de botella, ya que siguen siendo los barcos, trenes, camiones y aviones, los que dependen de seres humanos sanos que cumplen con horarios estrictos para funcionar sin problemas.

PUBLICIDAD

En Gran Bretaña, el combustible escaseó porque no había suficientes conductores de reparto tras el Brexit. Desde entonces han escaseado la cerveza y las papas fritas, gracias a los dolores de cabeza adicionales creados por la salida de la Unión Europea. Para los fabricantes de productos electrónicos y las empresas automovilísticas, la escasez de chips de memoria ha recordado al mundo que muchos de los aparatos de la vida funcionan con pequeñas obleas de silicio fabricadas principalmente en Taiwán y Corea del Sur.

Las empresas, desde el Reino Unido y Alemania hasta Egipto y Perú, se esfuerzan por conseguir materias primas y advierten de un período prolongado de precios más altos. Los consumidores, agobiados por el aumento de las facturas de la energía, se resienten en casi todo el mundo por el incremento del costo de la vida.

Le tomó varios trimestres a las cadenas de suministro enredarse tanto, y no se arreglarán rápidamente. Desde Los Ángeles hasta Rotterdam, los expertos en logística han advertido recientemente que la congestión podría no remitir hasta 2023. Como dijo Lars Jensen, CEO de la consultora marítima Vespucci de Copenhague: “No hay una solución rápida y fácil para esta situación”.

Para las empresas significa una seria revisión de las cadenas de suministro lejanas y, a corto plazo, la creación de espacio para la redundancia, como el espacio de almacenamiento adicional, pasos que añaden costes y riesgo además de la pandemia.

Un ejemplo de esto es Colgate Mattress en Atlanta. Esta empresa familiar lleva meses luchando por conseguir suficiente espuma de poliuretano para sus camas de bebé. Y la mayoría de los proveedores proceden de un radio de 400 kms. Las industrias que necesitan productos químicos y plásticos también fueron golpeadas por otro acto de Dios a principios de 2021: las tormentas de invierno en Texas.

El director de operaciones de Colgate, Dennis Wolkin, dijo que se enfrenta a una “hiperinflación de la espuma y algunas otras materias primas como nunca antes habíamos visto”. Sus registros se remontan a la década de 1970.

Californiadfd
Rusiadfd
Japóndfd
Líbanodfd
Phelan, Californiadfd
Los Angelesdfd
Australiadfd
Houstondfd
Lesosibirsk, Rusiadfd
Yokohama, Japóndfd

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD