En ensayos, Paxlovid redujo el riesgo de hospitalización en un 89% cuando las personas con factores de riesgo recibieron el fármaco cinco días después de los síntomas.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Los científicos que han sido reacios a hablar de cualquier nuevo tratamiento contra el Covid-19 están utilizando de repente la expresión “cambio de juego” para describir la píldora antiviral Paxlovid de Pfizer. Pero el cambio de juego incluirá el racionamiento.

No es casualidad que funcione de la misma manera que los medicamentos que lo cambiaron todo con la epidemia de sida. Llamados inhibidores de la proteasa, hicieron que el VIH pasara de ser una sentencia de muerte a una enfermedad manejable.

PUBLICIDAD

Los médicos que tratan a los pacientes de Covid-19 están entusiasmados porque Paxlovid obtuvo la aprobación de uso de emergencia a principios de este mes, pero el aumento de los suministros en medio de la actual ola pandémica masiva podría desencadenar un rencoroso conflicto ético sobre quién debe tener prioridad. Entre las personas a las que se les podría salvar la vida se encuentran las que están vacunadas y reforzadas pero con el sistema inmunitario comprometido, así como las que no están vacunadas voluntariamente. Si la gente se enfadó porque los pacientes no vacunados agobiaban al personal médico y ocupaban camas en los hospitales, espere al clamor sobre quién recibe la nueva píldora.

En los ensayos clínicos, Paxlovid redujo el riesgo de hospitalización en un 89% cuando las personas con varios factores de riesgo recibieron el fármaco en los cinco días siguientes a la aparición de los síntomas. Al ser una píldora, no requiere un centro médico como los anticuerpos monoclonales, y las nuevas pruebas demuestran que la mayoría de esos tratamientos con anticuerpos no funcionan contra el ómicron en ningún caso.

PUBLICIDAD

“Creo que es un cambio de juego”, dijo Roger Seheult, médico de cuidados críticos y neumólogo en California, que habló conmigo esta semana justo después de terminar un turno en la UCI. Pero se pregunta cómo los varios cientos de miles de dosis prometidos por el gobierno de Estados Unidos resistirán la creciente ola de enfermedades. Señalando que 200.000 personas están contrayendo el virus cada día, dijo: “Podríamos ver un millón al día una vez que esto llegue a su punto máximo”.

Mencionó a Colin Powell como alguien que podría haberse salvado gracias al Paxlovid. Powell, que murió a causa de Covid-19 el pasado otoño, padecía un mieloma múltiple, una enfermedad que interfiere en la capacidad del organismo para fabricar anticuerpos en respuesta a infecciones o vacunas.

PUBLICIDAD

Pero millones de personas están inmunodeprimidas o se han saltado la vacuna. Seheult dijo que en la UCI de su hospital, también está viendo un número de personas con múltiples riesgos de salud que se han saltado las vacunas de refuerzo fuertemente recomendadas.

El problema del suministro no será fácil de solucionar, dijo Derek Lowe, químico medicinal y autor del blog farmacéutico In the Pipeline de la revista Science. Los materiales de partida son el problema, dijo. La fabricación de este tipo de fármacos complejos requiere múltiples pasos, cada uno de ellos con materiales diferentes. “Y cada una de esas cosas tiene que ser abastecida: ¿cuál es la cantidad que pueden fabricar realmente rápido, y hacerlo con la suficiente pureza y conseguir que se entregue?”, dijo Lowe, y añadió: “Tienes cinco, 10, una docena, 20 productos químicos diferentes de los que tienes que preocuparte de la misma manera”.

PUBLICIDAD

El proceso suele implicar a varios países. “Al final, dependemos de otros países que todavía tienen una industria de química fina, que puede ser grande, fea, sucia y maloliente”, dijo.

Merck también ha presentado una píldora antiviral, el molnupiravir, que en un principio había mostrado resultados igualmente prometedores, pero que ahora parece tener sólo un 30% de eficacia en la prevención de la hospitalización. El fármaco de Merck también suscitó la preocupación de que su capacidad para provocar mutaciones en el virus pudiera convertirse en un “caldo de cultivo” para nuevas variantes.

PUBLICIDAD

Seheult y otros médicos siguen viéndolo como un respaldo. Paxlovid puede interferir potencialmente con otros fármacos, por lo que podría no funcionar para los pacientes que no pueden descansar de sus medicamentos habituales ni siquiera durante unos días.

Paxlovid es básicamente dos medicamentos. Uno es el inhibidor de la proteasa, que actúa deteniendo una enzima clave necesaria para que el virus se reproduzca. Este ataque directo debería funcionar incluso en personas con sistemas inmunitarios no funcionales.

PUBLICIDAD

La otra parte, el ritonavir, es un medicamento contra el VIH más antiguo, que aumenta la dosis efectiva de la parte antiviral al ralentizar la capacidad del hígado para metabolizarla y destruirla. Por eso puede tener el efecto secundario no deseado de hacer que otros medicamentos se acumulen en dosis tóxicas.

Los dos fármacos que componen Paxlovid son similares a los que se administran a los pacientes con VIH de por vida, pero en el caso de Covid-19 el curso de la medicación sólo duraría cinco días. En los ensayos clínicos no surgieron problemas de seguridad. La necesidad de administrarlo en un plazo de cinco días es una limitación, pero las personas que saben que corren un alto riesgo podrían, en teoría, estar preparadas con las pruebas de Covid-19 en casa, siempre que el suministro de éstas pueda aumentar con la suficiente rapidez.

PUBLICIDAD

Al igual que los fármacos para el VIH cambiaron la forma en que la sociedad veía el sexo y las relaciones, e hicieron que la vida de muchas personas solteras fuera menos estresante, la presencia de un fármaco contra el Covid-19 eficaz podría aliviar la carga emocional y social de la pandemia. Las vacunas han avanzado mucho en esa dirección, pero han dejado atrás a personas que no pueden obtener todos los beneficios porque tienen el sistema inmunitario deprimido debido a la edad, las enfermedades o la necesidad de tomar medicamentos inmunosupresores.

¿Deben competir con personas que también están en riesgo por su decisión de no vacunarse? Aproximadamente la mitad de las personas no vacunadas dicen que rechazarían el Paxlovid, según una reciente encuesta de Harris, pero eso deja mucha demanda potencial en la otra mitad, y muchos otros podrían cambiar de opinión si pensaran que sus vidas están en peligro inmediato.

Además, hay toda una zona gris de personas que no han llegado a reforzarse, a pesar de tener más de 65 años o padecer enfermedades como la obesidad y la diabetes. Sólo una cuarta parte de los adultos estadounidenses han recibido el refuerzo, por lo que este grupo puede constituir la mayor parte de la demanda de Paxlovid.

Siempre es posible que las cosas no salgan como se espera. Los médicos pensaron que tendrían que racionar los respiradores, pero aprendieron que a muchos pacientes les iba mejor con oxígeno suplementario. Esta vez, nadie sabe todavía la magnitud de la sobrecarga hospitalaria que provocarán los casos de ómicron.

Incluso cuando el suministro aumente, a Lowe y a otros expertos les preocupa que si el fármaco se utiliza demasiado, podría aumentar la posibilidad de que el virus desarrolle resistencia. Así pues, la comunidad médica tendrá que ejercer su criterio a la hora de prescribir este fármaco en el futuro inmediato. El resto de nosotros debería moderar las esperanzas de una cura fácil y ponerse esa vacuna de refuerzo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Andrea González