EE.UU.

Gas natural de EE.UU. enfrenta un salvaje 2022 mientras crisis global ejerce presión

En los albores de 2022, operadores de servicios públicos se enfrentan a la perspectiva de volatilidad en medio de creciente competencia de compradores lejanos

Una refinería de Valero Energy Corp. en Corpus Christi, Texas, Estados Unidos.
Por Gerson Freitas Jr, Sergio Chapa y Natalia Kniazhevich
01 de enero, 2022 | 12:03 PM

Bloomberg — Al gas natural estadounidense le espera otro año salvaje, a medida que se desintegra la insularidad que antes protegía a los consumidores de energía norteamericanos de las turbulencias del exterior.

Los futuros del gas estadounidense de referencia subieron casi un 45% en 2021, lo que supuso el mayor rendimiento anual en media década, después de que una helada mortal que paralizó la producción fuera seguida por olas de calor en verano que elevaron la demanda y dificultaron los esfuerzos por almacenar suministros para el invierno.

En los albores de 2022, comerciantes, exploradores y operadores de servicios públicos se enfrentan a la perspectiva de una continua volatilidad en medio de la creciente competencia de compradores tan lejanos como Polonia y los Países Bajos, que están lidiando con una crisis tan aguda que las fábricas han cerrado y Goldman Sachs Group Inc. advierte que hay un “claro riesgo de quedarse sin gas”.

PUBLICIDAD

Los compradores extranjeros adquirieron el 13% de la producción de gas estadounidense en diciembre, lo que supone un aumento de siete veces respecto a cinco años antes, cuando aún no existía la mayor parte de la infraestructura necesaria para enviar el combustible fuera del país. Antes de la llegada del negocio estadounidense de exportación de gas, el mercado entre Estados Unidos y Canadá era una esfera provincial en la que los precios estaban dictados por las olas de frío en lugares como Pittsburgh y Chicago, y los huracanes en el Golfo de México. Pero esos días han quedado atrás, ya que los intermediarios de Seúl y Rotterdam desembolsan cantidades récord para atraer a los buques cisterna cargados de gas estadounidense.

“Seguimos esperando que haya más volatilidad de precios en estos mercados en relación con la historia reciente, aunque a un nivel más atenuado una vez que se salga de la temporada de máxima demanda del clima invernal”, dijo Natasha Kaneva, jefa de investigación y estrategia de materias primas de JPMorgan Chase & Co. “Esto es especialmente cierto en Estados Unidos, donde la volatilidad de los precios ha estado ausente durante mucho tiempo”.

La volatilidad de los futuros del gas cotizados en Nueva York se disparó a principios de diciembre hasta alcanzar el nivel más alto en casi tres años, mientras la preocupación de finales de otoño de que EE.UU. estuviera al borde de su propia crisis de suministro se disipó debido a un clima más suave de lo normal y los precios se desplomaron más de un 40% desde el máximo alcanzado en octubre. Los precios también han bajado recientemente en Europa, ya que la llegada de cargamentos estadounidenses ha aliviado los temores de una escasez inmediata, aunque los compradores de Europa continental siguen pagando ocho veces más que sus rivales estadounidenses.

PUBLICIDAD

La ansiedad no se ha disipado del todo, ya que aún quedan por delante los meses más fríos del invierno en el hemisferio norte. Hasta el 30 de diciembre, casi 50 buques cisterna con GNL estadounidense se dirigían a Europa, con destinos tan variados como Gibraltar, Turquía, Croacia y Polonia, según datos recopilados por Bloomberg. Se trata de un impresionante aumento del 77% con respecto a la semana anterior.

Crecimiento de la demanda en Estados Unidosdfd

2021 “fue un año excepcional’' para el gas, dijo Paul Phillips, estratega principal de Uplift Energy Strategy en Denver. A pesar de las expectativas de volatilidad continua, el año pasado “será difícil de superar”.

La preocupación por el cambio climático hace que algunos observadores adviertan de la posibilidad de que aumente la volatilidad en verano. “Definitivamente hemos visto un patrón de calentamiento”, dijo Dennis Kissler, un operador de Bok Financial Securities. “Los meses de mediados de verano tienen potencial para ser muy volátiles si el verano es más cálido de lo normal”.

“Seguimos esperando más volatilidad en los precios”. - Natasha Kaneva, de JPMorgan.

Los analistas afirman que una de las principales características de este año de volatilidad sería un aumento significativo de la producción nacional de gas. Bank of America prevé un aumento de 3,5 pies cúbicos en la producción diaria este año, impulsado por los nuevos pozos en los campos de esquisto desde el oeste de Texas hasta Pennsylvania. La producción de gas de Estados Unidos, excluyendo Alaska, aumentó alrededor de un 7% en 2021, borrando con creces el descenso relacionado con la pandemia de 2020, según BloombergNEF.

La producción diaria puede tocar un récord de 100 mil millones de pies cúbicos este año, amenazando con inundar el mercado con más gas del que puede quemar, dijo John Kilduff, cofundador de Again Capital LLC.

PUBLICIDAD

En un mercado “bien abastecido”, los futuros negociados en Nueva York tendrían un promedio de US$3,45 por millón de unidades térmicas británicas en 2022 y de US$3,10 al año siguiente, dijo Bank of America en una nota a los clientes. Esto se compara con la media de diciembre, de algo menos de 4 dólares.

“La palabra clave será la volatilidad”, dijo Kilduff. “Vamos a volver a tener un exceso de oferta” en 2022.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD

Los precios del gas natural en Europa caen a su mínimo en tres semanas por la creciente oferta

Ajustes de luz y gas en 2022: El Gobierno argentino confirmó los porcentajes de actualización

Otro cargamento invernal de gas natural parece desviarse a Europa por el Canal de Panamá

PUBLICIDAD