INGLEWOOD, CALIFORNIA - 10 DE ABRIL: Los autos se alinean en una distribución gratuita de comida en ocasión de Viernes Santo el 10 de abril de 2020 en Inglewood, California. Foto de Mario Tama/Getty Images.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Al principio de la pandemia, los estadounidenses hacían cola durante horas frente a los bancos de alimentos, esperando su oportunidad para recoger comida. Muchos de ellos habían experimentado la inseguridad alimentaria antes de Covid-19. Decenas de millones de personas no conocían este tipo de asistencia. Sólo gracias a la intervención federal de emergencia se evitó una grave crisis de hambre en 2020.

Desgraciadamente, aunque la pandemia haya se haya atenuado en algunos aspectos, una serie de factores sigue impidiendo que muchos estadounidenses se hagan de suficiente comida. Esas tensiones siguen recayendo sobre los bancos de alimentos del país. A medida que Covid se prolonga, su misión se hace más difícil y costosa. Para garantizar que los efectos persistentes del coronavirus no conduzcan a mesas cortas de alimentos este invierno, el Congreso debería apoyar a las organizaciones benéficas que mantienen a los estadounidenses alimentados.

PUBLICIDAD

La inseguridad alimentaria es una condición en la que los individuos y las familias carecen de acceso a suficientes alimentos para vivir una vida saludable. En 2019, el 10,9% de los estadounidenses, o aproximadamente 35 millones de personas, se ajustaron a esa descripción en algún momento. Los programas gubernamentales como SNAP (antes conocido como cupones de alimentos) ayudaron a reducir esas cifras. También lo hicieron los bancos de alimentos.

Pero incluso con esa ayuda, la inseguridad alimentaria persistía. Cuando Covid y sus trastornos económicos llegaron, los grupos demográficos ya vulnerables se encontraron en una situación de especial necesidad. También lo hicieron los nuevos desempleados, los que sufrieron un recorte de horas considerable y los padres que de repente se vieron obligados a quedarse en casa debido al cierre de escuelas y guarderías. El impacto en los bancos de alimentos fue dramático: Según la organización benéfica Feeding America, el número de personas que necesitan ayuda alimentaria se disparó hasta los 60 millones en 2020, un 50% más que el año anterior.

El Congreso respondió con una serie de medidas de emergencia, como la ampliación de las prestaciones del SNAP y los programas de reparto de comidas escolares. Pero para los bancos de alimentos, la medida más importante fue una inyección de 1.200 millones de dólares al Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia, bajo el cual el Departamento de Agricultura compra alimentos a los agricultores y los distribuye a los estados. En 2020, ese programa y otros permitieron a Feeding America y sus asociados distribuir 2.500 millones de comidas. Esa ayuda funcionó de maravilla: A pesar de la pandemia y los trastornos asociados, la inseguridad alimentaria estadounidense no aumentó en 2020.

PUBLICIDAD

Second Harvest Heartland, un banco de alimentos de las Ciudades Gemelas, ha distribuido casi 200 millones de libras de alimentos desde el comienzo de la pandemia. Aun así, la demanda todavía no ha disminuido. Allison O’Toole, directora ejecutiva del grupo, me dijo que las visitas a los estantes de alimentos siguen siendo un 30% más que las cifras anteriores a la pandemia, en línea con lo que informan otros bancos de alimentos de Estados Unidos. “Sinceramente, me gustaría decir que lo peor de la crisis del hambre de Covid ha pasado. Y no es cierto”, dijo.

Citó muchos factores en juego en Minnesota, como las altas tasas de hospitalización de Covid, el fin de las prestaciones de emergencia por desempleo y por SNAP, y la inflación de los alimentos, que no sólo perjudica a las personas y las familias, sino que también afecta a los bancos de alimentos que dependen de las donaciones y de sus propias compras de alimentos. “Estamos viendo cómo suben los precios, desde las verduras y frutas enlatadas, hasta las proteínas”. Esta última categoría es especialmente preocupante: En Second Harvest, las donaciones de carne han bajado aproximadamente un 30%.

En 2020, las ayudas del gobierno ayudaban a suplir estas carencias. Pero muchos de esos programas terminaron el año pasado, mientras que las donaciones privadas a menudo se han agotado. Los bancos de alimentos han aumentado sus compras en un 58% en comparación con 2020, pero el aumento de los precios y las interrupciones de la cadena de suministro han hecho que esas compras no lleguen tan lejos como antes, poniendo en peligro la nutrición de los que menos pueden pagar.

PUBLICIDAD

Ahora que Estados Unidos se enfrenta a nuevas variantes y a otro invierno Covid, es una crisis inminente que el gobierno no puede ignorar. Aunque se espera que el Congreso ofrezca otros 2.000 millones de dólares para el Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia en 2022, los bancos de alimentos de Estados Unidos -liderados por Feeding America- argumentan que eso es insuficiente para hacer frente a la actual ola de personas que necesitan ayuda. Solicitan 900 millones de dólares adicionales para ayudar a abastecer sus estantes y satisfacer la demanda sostenida.

Es una petición razonable, y el Congreso debería aprobarla. Pero estas intervenciones de emergencia deberían dar lugar a investigaciones más profundas sobre cómo y por qué la inseguridad alimentaria sigue siendo un problema crónico de décadas en Estados Unidos, un problema que Covid sólo ha empeorado.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Francisco Aldaya.